El Vaginismo, un problema con solución

El Vaginismo, un problema con solución

El vaginismo suele causar graves problemas en las relaciones de pareja, causando sentimiento de culpabilidad y frustración.

2948412

¿Qué es el vaginismo?

El vaginismo es una disfunción sexual que afecta a numerosas mujeres en sus relaciones. Se trata de una contracción refleja e involuntaria de los músculos pubococcígeos, que rodean la vagina, provocando el cierre parcial o total de la vagina, lo que causa dolor, escozor y cierta incomodidad que hace imposible mantener relaciones sexuales con penetración.

Tipos de vaginismo

El vaginismo primario es cuando una mujer nunca ha podido tener relaciones sexuales sin dolor debido a la contracción de los músculos que rodean la vagina.

Sin embargo, el vaginismo secundario se da cuando la mujer ha tenido una vida sexual sin problemas y placentera, pero debido a algún acontecimiento bien físico o psíquico como partos, operaciones, abusos sexuales, medicación o cambios hormonales, sus músculos se contraen involuntariamente ante la penetración.

Causas del vaginismo

El origen del vaginismo suele estar en una combinación de causas físicas y psíquicas, que provocan que el cuerpo se contraiga de manera refleja e involuntaria ante la previsión del dolor.

Causas físicas

  • Partos, cesáreas, abortos, episiotomías…
  • Falta de estimulación y lubricación.
  • Cirugía pélvica.
  • Cambios hormonales, sobre todo en la menopausia.
  • Determinados medicamentos.

Causas psíquicas

  • Miedo al dolor, a las relaciones sexuales, a quedarse embarazada, al rechazo…
  • Problemas de pareja, desconfianza, abusos sexuales…
  • Experiencias sexuales negativas o traumáticas.
  • Educación sexual muy estricta o negativa.

El vaginismo tiene solución

Afortunadamente el vaginismo es un problema que tiene solución. Mediante un entrenamiento adecuado y determinados ejercicios indicados por un terapeuta, se puede conseguir una relajación de los músculos y una mayor flexibilidad de la vagina hasta conseguir la penetración sin dolor alguno.

  • Ejercicios del suelo pélvico Kegel: este tipo de ejercicios están diseñados para ayudar a controlar los músculos del suelo pélvico y poder relajarlos y contraerlos a voluntad.
  • Terapia de exposición: ayuda a la desensibilización gradual de la penetración. Para ello se utilizan dilatadores vaginales que ayudan a dar flexibilidad a la vagina y a facilitar la penetración.
  • Ejercicios de masturbación: con estas practicas conseguirás conocerte y sentirte a gusto con tu propia sexualidad. Además al estar más relajada y eliminar factores como la presión, frustración y rechazo, te permite tener un mayor control de tu cuerpo y sobre todo la zona sexual.
  • Relaciones sexuales con calma: cuando tengas relaciones ve poco a poco, usa lubricante y busca aquellas posiciones que te resulten más cómodas. Es muy importante que tu compañero sea paciente y te apoye.
  • Si el vaginismo esta provocado por problemas emocionales o psicológicos puedes utilizar la terapia cognitivo conductual TCC, encaminada a cambiar los pensamientos y comportamientos relacionados con las relaciones sexuales.


Relacionados

Valoración

picture-1001.jpg
Almudena Reguero
Periodista especializada en temas de salud y terapias naturales.
Autora del libro "Mi hijo es hiperactivo y distraído", Bohodón Ediciones.
Anterior artículo »
Siguiente artículo »