Beneficios del protocolo FODMAPS

Cada vez son más las personas que sufren de molestias digestivas tales como hinchazón, retortijones, ruidos, exceso de gas, dolores, heces blandas o diarreicas, estreñimiento o ardores.

Beneficios del protocolo FODMAPS

El protocolo FODMAP se originó para mejorar la sintomatología de estas personas, o que ya cronificados los síntomas, se les etiqueta como pacientes con “colon irritable”, que no es más que una irritación e inflamación de la mucosa digestiva (sobretodo a nivel intestino grueso/colon) acompañada de un desequilibrio de la microbiota (flora bacteriana) encargada de producir los gases y unas heces saludables. Muchas de estas personas acuden al médico pero no encuentran solución porque no hay un problema grande como una úlcera, divertículo o intolerancia, y se nos proponen antidepresivos, antiespasmódicos o probióticos, como si eso fuera a solucionar el problema.

El protocolo FODMAPS

FODMAP es un acrónimo que se refiere a diferentes moléculas que son más difíciles de digerir y que son fácilmente fermentables por nuestras bacterias intestinales (carbohidratos fermentables, oligosacáridos, disacáridos, monosacáridos y polioles).

Cuando hay un exceso de estas bacterias, fermentan estos componentes en exceso generando síntomas como gases, hinchazón y distensión abdominal, dolor abdominal, diarreas o heces blandas, entre otros.

Para muchos pacientes que como yo, que he sufrido colon irritable, hemos tenido que seguir el protocolo FODMAPS, sabréis que es un protocolo duro, ya que es muy larga la lista de alimentos que se incluyen y que, por lo tanto, hay que evitar o reducir al máximo para reducir nuestros síntomas de gases, distensión o inflamación abdominal y dolores.

Por ello os quiero proporcionar mis trucos personales y en consulta con este tipo de problemas:

Por mi propia experiencia y la de mis pacientes en consulta, este protocolo muchas veces no hace falta realizarlo tan estricto si se ayuda y complementa con un antibacteriano natural (extracto de orégano o extracto de lapacho en cápsulas) para agilizar la mejora.

En esos casos los alimentos que sí que habría que reducir serían: ajo, cebolla, pimiento, coles, alcachofas, legumbres (las lentejas las podemos tolerar mejor) y frutos secos.

Por otro lado, es importante eliminar temporalmente o reducir al máximo aquellos alimentos que se han visto que son más proinflamatorios a nivel mucosa intestinal: gluten, lácteos, soja y azúcar.

Ejemplo de menú semanal

Desayunos:

Pan sin gluten ni azúcar con aguacate, tahín, tomate, aceite de coco…

Comidas:

  • Ensalada de arroz integral y vinagreta de umeboshi (disolver la ciruela en AOVE).
  • Rúcula y canónigos con hamburguesa de mijo hecha al horno con verduritas.
  • Espaguetis de calabacín y pasta sin gluten con bechamel hecha con harina sin gluten y bebida de arroz.
  • Salteado de gambas con espinacas y piñones.
  • Judías verdes y patata con conejo al horno y especias.
  • Paella de quinoa y verduras.
  • Ñoquis de patatas eco con aceite de albahaca y semillas y berenjena a la plancha.

Cenas:

  • Crema de zanahoria y calabaza con aceite de coco y tortilla francesa.
  • Espárragos al horno con lubina.
  • Crema de calabacín e hinojo con huevos duros.
  • Acelgas al vapor con rape y boniato al horno.
  • Sopa de verduras con trigo sarraceno.
  • Crema de chirivia y nabo con jengibre y sardinas a la plancha.

Entre horas:

Fruta, gelatina de agar-agar de coco o frutos rojos, yogur vegetal de coco sin azúcar, pudding de chia, infusión de anís estrellado, llantén o menta.



Valoración

El protocolo FODMAPS
4 (80%) 1 vote
Neus Elcacho
Graduada técnica en Dietética y Nutrición, especializada en Alimentación y Salud Natural. Miembro de la Asociación Española de Dietistas-Nutricionistas.


Anterior artículo »
Siguiente artículo »