El proceso de duelo: 10 consejos útiles

El proceso de duelo: 10 consejos útiles

El proceso de duelo, superar la pérdida de un ser querido, puede ser una experiencia dolorosa o no, depende de cómo el individuo entienda este tránsito.

16934880

10 consejos para ayudar a las personas que pasan por un proceso de duelo

Que el proceso de duelo sea una experiencia dolorosa o no dependerá de si la persona es creyente y de su manera de entender la muerte. Cuando el ser querido ya ha pasado a otro estadio, lo más importante es que la persona que se queda exprese sus emociones. Quedárselas dentro provocará bloqueos que, a la larga, pasarán factura.

También hay ciertas convenciones sociales que no le hacen ningún favor a quien atraviesa por el proceso de duelo. Si deseas ayudar a una persona que pasa por esta situación, estas son mis sugerencias:

  • Recordarle que la muerte es un renacimiento. La persona debe entender que una muerte aquí es un renacimiento en otro estadio de conciencia (en el estadio entre vidas), de la misma manera que cuando nace un bebé en el mundo es porque ha habido una muerte en otro estadio. Si el individuo ha trabajado su espiritualidad y entiende la muerte de esta manera, el proceso de duelo ya no es una experiencia tan dolorosa. También le es más fácil, desde el amor, acompañar al ser querido en su tránsito y evitar así que el alma quede anclada por las ataduras afectivas.
  • Evocar los buenos momentos. Existen muchas culturas y muchas maneras de ver la muerte. Hay tradiciones en que los funerales son sobrios, otras en que son habituales las plañideras, etc. Pero también existen funerales que son auténticas celebraciones en las cuales se recuerdan los momentos alegres y las anécdotas divertidas. Es la mejor manera de aceptar la muerte y de facilitar el paso a la luz a la persona que se va.
  • Ayudarle a expresar sus sentimientos. Cuando el ser querido ya está en el otro estadio, podemos hacer que la persona inicie el proceso de duelo y exprese sus sentimientos. Es el momento de que hable, de que llore o de que se derrumbe. Lo peor que podría hacer el individuo es reprimirse, porque estos bloqueos tarde o temprano acabarían convirtiéndose en trastornos emocionales e incluso en enfermedades físicas.
  • Sólo deben acompañarle los más allegados. El individuo necesita el amor de las personas más queridas y más próximas. Los primeros días de duelo son delicados. No es el momento de quedar bien ni de atender a los compromisos. La persona que atraviesa el proceso de duelo agradecerá estar con quien pueda expresar abiertamente sus sentimientos.
  • Evitar las palabras vacías. Las convenciones sociales han acabado popularizando frases como “Te acompaño en el sentimiento”, “Te acompaño en el dolor”, “Mi más sentido pésame” o “Te expreso mis condolencias”. De tan utilizadas, han perdido su valor y no ayudan a la persona en su proceso de duelo. Recibirá mejor un “Te quiero” sincero o, a lo sumo, un “Lo siento”.
  • Es el momento de la comunicación no verbal. A veces es más efectiva esta forma de comunicación. La persona que ha perdido un ser querido, seguramente agradecerá más una mirada, una caricia o un abrazo que unas palabras desgastadas.
  • Haciendo que la persona se evada, no se arregla nada. A veces las amistades intentan que la persona que vive el proceso de duelo se evada y se olvide, por momentos, de esa experiencia dolorosa. Le invitan a salir y a distraerse. Será más útil que le pregunten cómo está, incitándola a llorar, a hablar y a recordar al ser querido. Lo que más necesita quien está pasando un duelo es expresar sus sentimientos y emociones.
  • Los más pequeños merecen un trato especial. Los más pequeños son los que menos oportunidades han tenido para experimentar qué se siente cuando se muere un ser querido. Nunca hay que decirles que no lloren. Lo peor que se le puede decir a un niño es que se comporte como un hombre.
  • Anticiparse a los problemas de su día a día. Tras las primeras horas e incluso días de conocer la noticia, a la persona que ha perdido el ser querido se le hace un mundo cualquier trámite, gestión o tarea del día a día. Si se le dice que nos avise si necesita algo o si se le pregunta si se le podemos ayudar, lo más probable es que nos diga que no. Es mejor que su entorno se anticipe y tome las riendas para facilitarle sus quehaceres: dar la noticia a los demás, acompañarle en los trámites, hacerse cargo de las tareas domésticas…
  • Lo último son los compromisos. De la misma manera que a la persona le será útil estar tranquila con los más queridos durante los primeros días, también agradecerá que los compromisos aplacen las visitas unas semanas y le den el tiempo necesario para que pueda rehacerse.


Relacionados

  • Como superar la timidezComo superar la timidez Este artículo nos ofrece consejos que nos ayudarán a saber como superar la timidez, […]
  • Tristeza de amorTristeza de amor Aunque la expresión “tristeza de amor” parece de otra época, lo cierto es que en la […]
  • ¿Qué es la envidia?¿Qué es la envidia? La envidia es un sentimiento muy potente y que, como veremos a continuación, puede sacar […]
  • 94042268Celos Enfermizos Los celos enfermizos son desproporcionados e interfieren negativamente en la vida […]

Valoración

El proceso de duelo
Griselda Vidiella
4 (80%) 1 vote
picture-1207.jpg
Griselda Vidiella
Naturópata, psicoterapeuta y creadora del Método Keymac para la eliminación de bloqueos energéticos. Es la Directora del Centre FAC.
Anterior artículo »
Siguiente artículo »