Negocio de las zapatillas deportivas y ética

Negocio de las zapatillas deportivas y ética

El negocio de las zapatillas hace décadas que ha sido polémico por casos de explotación infantil, se prometieron cambios que no se han cumplido.

1283432

La polémica desatada por Nike

Nike es la empresa número uno en ventas no sólo en el negocio de las zapatillas deportivas, sino en toda la gama de productos para el deporte, es decir todo un imperio en su campo.

Negocio fructífero que no parece necesitar saltarse las normas para obtener grandes beneficios y menos recurrir a la mano de obra barata, vulnerando los derechos humanos para conseguir sus objetivos económicos.

La polémica saltó en los años 90 del pasado siglo en las que Nike recibió y enfrentó fuertes críticas por el uso del trabajo infantil en Camboya y Pakistán en la fabricación de balones de futbol.

En 2001, volvió a saltar el escandalo con un documental de la BBC que desvelaba casos de trabajo infantil y malas condiciones laborales en una fábrica de Nike en Camboya. El documental se basaba en la vida diaria de seis niñas que trabajaban siete días a la semana, a veces hasta 16 horas al día.

Las correcciones de Nike

Nike negó su responsabilidad directa sobre las posibles situaciones de explotación laboral, alegando que ellos tenían subcontratas en el país que se encargaban de todos los temas de fabricación y contratación local.

La multinacional prometió corregir este funcionamiento y crear unas reglas de buenas prácticas para sus subcontratas así como intentar auditar cada cierto tiempo para evitar incumplimientos de estas buenas prácticas, aunque decían que sería muy difícil de seguir con total fiabilidad.

Multa millonaria a Nike

En el año 1998 la multinacional del calzado deportivo vuelve a ser puesta en entredicho debido a la denuncia de un consumidor por incumplimiento de la publicidad afirmando que Nike había incumplido la legislación californiana con publicidad engañosa y práctica comercial desleal al asegurar que garantizaban a los trabajadores un salario digno, comidas sin cargo y atención sanitaria y que las condiciones de trabajo estaban dentro de las leyes locales después de que salieron nuevas pruebas de abuso laboral de menores. Nike fue amonestada a pagar 1,5 millones de dólares en el año 2003 al finalizar este juicio.

Las últimas controversias

En julio de 2011 Nike reconoció que cerca de dos terceras partes de sus fábricas no aplicaban las normas de la compañía de buenas prácticas en el trato a los trabajadores, ya que en esas mismas fechas un artículo de Associated Press (Importante agencia de noticias de Estados Unidos) desveló que se encontraron empleados en Indonesia que informaron de abuso constante de los supervisores.

El negocio de las zapatillas deportivas

En todo este asunto no hay que mirar sólo a Nike que parece que es la única infractora del negocio de las zapatillas, cuando muchas grandes empresas tienen fábricas en estas zonas susceptibles de infracciones a los derechos laborales e incluso humanos. Incluso son conocidos algunos casos similares en multinacionales de otros ámbitos. No sólo Nike puede estar en esa lista negra, aunque gracias a ella quizás otras han tenido que poner orden en este tipo de cuestiones.

Mientras que en estas zonas queda un beneficio ínfimo, se dice que con 1% de la inversión en publicidad del negocio de las zapatillas deportivas, se podría sacar de la pobreza a 10.000 trabajadores indonesios y sacar aún a más niños de la explotación laboral y darles estudios u oportunidades de salir del círculo de pobreza.

Ayudar a eliminar la explotación laboral infantil

Existen diferentes formas en las que podemos apoyar la eliminación de la explotación tanto infantil como de la mujer o de cualquier tipo. Existen diferentes iniciativas a través de ONGs o grupos de empresas que buscan un sistema económico más justo con los trabajadores, el medio ambiente y el consumidor.

Hay iniciativas de comercio justo de las que puede encontrar más información en nuestra sección de “Ecología” en el apartado “Comercio solidario”. También existen intentos de cambiar el actual paradigma económico con proyectos empresariales como la “economía del bien común” del economista austríaco Christian Felber cuyo movimiento en cuestión de pocos años está calando y expandiéndose rápidamente en Europa, España y Latinoamérica.



Relacionados

Valoración

picture-861.jpg
Juan José Sánchez Ortiz
Terapeuta físico, emocional y coach. Articulista experto en salud, ecología, desarrollo personal y ONGs en medios digitales e impresos. Periodista de investigación con trabajos referenciados en artículos, tesis de postgrado y doctorales.
Anterior artículo »
Siguiente artículo »