El Ghee: Depurador natural del organismo

El Ghee: Depurador natural del organismo

El ghee es una especie de mantequilla que tiene, según la tradición de la medicina Ayurveda, múltiples usos tanto culinarios como medicinales.

3209900

De los muchos alimentos que utiliza la Medicina Ayurveda cabe destacar uno como condimento alimenticio medicinal: El Ghee.

Desde la antigüedad el Ghee está considerado un alimento sagrado que favorece el organismo y lo purifica de forma considerable, favoreciendo la eliminación de toxinas.

Propiedades del Ghee

En la Medicina Ayurveda, el Ghee es considerado como un elemento indispensable para aplicarlo en alimentos (vía interna) como de forma externa, aplicándolo como crema en ojos o piel. El ghee es considerado uno de los mejores alimentos para apaciguar Pitta y Vata.

Contiene entre el 2 y el 3 % de aceite linoleico, elemento al que se le atribuyen propiedades anticancerígenas.

Posee un 27 % de aceites monoinsaturados, que están asociados a la prevención del cáncer y de enfermedades cardíacas.

Forma parte de su fórmula un considerable número de antioxidantes (barredores de radicales libres), así como las vitaminas A, D, E y K.

Su consumo no aumenta el colesterol.

E ghee en sí mismo no es susceptible de oxigenación, por lo que su duración es prolongada, y no es necesario guardado en la nevera.

Indicaciones del Ghee

Internamente:

  • Trastornos digestivos derivados de un Pitta elevado como gastritis y úlceras.
  • Elimina el exceso de bilis.
  • Estreñimiento.
  • Fiebre.
  • Dolor de oídos.
  • Dolor de cabeza, a través de Nasya.
  • Proporciona fuerza el cuerpo.
  • Aumenta la capacidad digestiva, el fuego digestivo, favoreciendo la absorción y asimilación de los alimentos.
  • Favorece y potencia la memoria, la inteligencia y la percepción.
  • Lubrica todas las articulaciones.
  • Para la memoria se aplica con Nasya.

Externamente:

  • Para desórdenes de piel Pitta, eccemas, erupciones cutáneas, alergias en la piel, quemaduras…
  • Para desórdenes de los ojos, irritación, vista cansada, alergias…
  • Netra basti.

Instrucciones para la elaboración del ghee

A modo de introducción se puede decir que el ghee es la mantequilla clarificada, es decir, sin la proteína ya que mediante el proceso de ebullición a que se la somete hace que se separe la proteína que lleva y sea mucho más digestivo y esté libre de grasas.

Para hacer el ghee se recomienda, a parte de los ingredientes necesarios, un poco de paciencia a la hora de ponerse ya que es un proceso lento.

Ingredientes para el ghee

  • Mantequilla ½ Kg o 1 Kg (al final del proceso queda bastante reducida por ello cuanto más cantidad mejor).
  • Una gasa esterilizada (de venta en farmacias).
  • Un colador.
  • Una olla de acero inoxidable o de hierro colado (nunca de aluminio).
  • Un recipiente de vidrio preferentemente con tapa hermética. Si no es posible también puede utilizarse un recipiente de plástico tipo tupperware.
  • Una cuchara de madera.

Elaboración del ghee

  • Se pone la mantequilla en la olla a fuego lento y se va removiendo para derretirla. Durante todo el proceso se deberá ir removiendo constantemente y evitar que la mantequilla se queme.
  • Cuando empiece a hervir se formará una espuma que NO se ha de retirar en ningún momento, sino que hay que esperar a que esta se evapore.
  • Se mantendrá hirviendo hasta que la mantequilla se haga más líquida y alcance un color dorado. En las paredes de la olla quedará la proteína a medida que se vaya haciendo el ghee y cogerá un color tostado y tendrá un olor a galleta.
  • Para comprobar que el ghee está hecho se ha de hacer “la prueba del algodón”. Se retira la olla del fuego y se coge un trocito de algodón o un bastón de algodón de los oídos. Se moja un poquito el algodón en el ghee y se comprueba directamente en el fuego si chisporrotea. Si ya no chisporrotea es que ya no hay agua y está hecho.
  • Acto seguido se coge la gasa y se pone en el colador, se coloca encima del recipiente de vidrio y se vierte el ghee para que así quede retenida toda la proteína.
  • Se deja enfriar sin tapar y a medida que se va enfriando cogerá consistencia y se solidificará (en verano quedará menos consistente y en invierno quedará completamente frío como la mantequilla aunque la textura siempre será granulada) Se conserva fuera de la nevera durante un año.


Valoración

picture-1278.jpg
Maria Martrat Hugué
Directora y profesora de masaje en la Escuela de Enseñanzas Profesionales Especializadas Vipassana.
Anterior artículo »
Siguiente artículo »