El exceso de Colesterol, ¿enemigo íntimo?

El exceso de Colesterol, ¿enemigo íntimo?

El exceso de colesterol es una alarma que nos dice que algo no está funcionando bien, y se ha de tratar como un factor más, no como una enfermedad.

143422

El colesterol es una sustancia tan natural y vital para la vida que el cuerpo es capaz de sintetizarla. Sin colesterol no podríamos sobrevivir ni un día de vida.

El hígado es el encargado de mantener el colesterol en valores normales, esto lo realiza aumentando o disminuyendo su producción dependiendo de la ingesta en la dieta.

El colesterol forma parte de cada una de las membranas celulares de nuestro cuerpo. Solo hay un tipo de colesterol, no existe el malo y el bueno, como en las películas, lo que sucede es que el colesterol se combina con fosfolípidos y proteínas formando las lipoproteínas, ósea “los transportadores” porque al ser una grasa no puede viajar sola en un medio acuoso como es la sangre.

¿Sabía que los valores de colesterol han ido variando en las últimas décadas?

En un principio los niveles tolerados eran de alrededor de 260 mg/dl en sangre, luego se redujo a 240 mg/dl. No duro mucho este límite cuando de repente disminuyo a 220.

Este nuevo marcador estuvo algún tiempo en el mercado hasta que actualmente aparece en nuestras analíticas el “valor deseable de colesterol debe ser inferior a 200 mg/dl.”

¿Cada vez se reducen más, y cuál será la causa?

¿Será que los responsables sanitarios nos quieren proteger?

¿Como surge esta obsesión y porque nos asustan creando un estado de alerta a la población? ¿Serán las farmacéuticas las responsables de este negocio?

Porque el acoso de los medios de comunicaciones es indudable, hasta nos han fabricado decenas de productos alimenticios “funcionales” que ayudan a prevenir el exceso de colesterol.

Pero no nos avisan que el colesterol demasiado bajo puede traernos problemas muy graves como disminución de algunas hormonas cuya materia prima no es ni más ni menos que el colesterol.

¿Tan malo es tener colesterol elevado?

La respuesta es que solo un factor no determina “el todo”, es tan malo como tener hábitos tóxicos como el alcohol, fumar, sedentarismo, la tensión arterial por las nubes, el sobrepeso, estar emocional y físicamente estresado, en estos términos el exceso de colesterol, es insano.

Solo el colesterol alto en sangre NO es un “factor de riesgo” cardiovascular ni el responsable de ataques cardíacos y accidentes cardiovasculares. El exceso de colesterol es una alarma que nos dice que algo no está funcionando bien. El problema es que se trata un factor de riesgo, como si fuera una enfermedad por si misma.

Los fármacos más corrientes para reducir los niveles de colesterol son “las estatinas, interfieren la producción hepática del colesterol, pero se ha descubierto recientemente que el tratamiento con estatinas está relacionado con el deterioro de la función de miocardio (músculo cardíaco).

Pero nuestro gran depurador, el Hígado se deteriora con el uso continuado de medicamentos, literalmente “se intoxica” y con un hígado congestionado por más medicamentos, dieta baja en grasa o ejercicio que se haga no alcanzaremos nunca a equilibrar nuestro colesterol. Entonces, antes de obsesionarse tanto con el colesterol ¿porque no procuramos mantener un hígado en estado saludable?

Sería más interesante centrarnos en dietas libre de productos refinados, grasas saturadas, azúcares de todo tipo, cafeína, alcohol, que preocuparnos por el exceso de colesterol.

Tomar pescado azul al mínimo 2 o 3 veces a la semana; un puñado (tu puño es la medida) de frutos secos nos aportan grasas de buena calidad. Los cereales integrales nos aportan vitaminas del grupo B y mucha fibra, las legumbres y las semillas. El aceite de oliva de primera presión en frío es ideal.

La forma de cocinar también es importante, evitar frituras, las grasas a altas temperaturas se transforman y son muy tóxicas para el hígado. Los ácidos grasos trans que aparecen en margarinas, galletas, bollería aumentan el colesterol.

Remedios caseros para reducir el colesterol

Moler semillas de lino y añadir por ejemplo a una bebida de avena en el desayuno y una en la cena. El lino y la avena contienen fibra soluble que impide que el colesterol excretado se vuelva a reabsorber.

Limpieza hepática

Tomar por la mañana en ayunas una cucharada sopera de aceite de oliva primera presión en frío más el zumo de medio limón, a esta mezcla se le puede añadir 25 gotas de extracto de plantas hepático-biliares.

A continuación puede tomar un vaso de agua mineral caliente.



Relacionados

Valoración

El exceso de Colesterol
Marc Vergés Serra
4.67 (93.33%) 3 votes
picture-1238.jpg
Marc Vergés Serra
Nutricionista y fitoterapeuta. Profesor de Dietoterapia en el IFP Roger de Llúria. Coordinador y profesor de iniciación deportiva.
Anterior artículo »
Siguiente artículo »