Beneficios del colágeno

Beneficios del colágeno

A todos nos suena el colágeno porque durante décadas ha sido un ingrediente estrella en las cremas y cosméticos anti-edad, pero el colágeno puede hacer por ti mucho más que mantenerte joven.

colageno_alimentacion

¿Qué es el colágeno y para qué sirve?

El colágeno es la proteína más abundante de nuestro cuerpo y forma parte de todos nuestros músculos y huesos pero también de los tendones, los ligamentos, los cartílagos, la pared de los vasos sanguíneos, la córnea, los dientes, la piel, el cabello o las uñas.

Como veis, es un componente muy importante para nuestro organismo, hasta el punto que representa la cuarta parte de todas las proteínas de nuestro cuerpo y el 80% de lo que se conoce como tejido conectivo.

La principal función del colágeno es organizarse en fibras que forman una red proteica que aporta firmeza, elasticidad y resistencia a estos tejidos. Es decir, es la malla sobre la cual se “sujetan” todas las estructuras que hemos citado. Además, las fibras de colágeno también ayudan a proteger nuestros órganos vitales.

¿Por qué tiene efecto anti-edad?

Con el paso de los años, la producción de colágeno de manera natural se reduce progresivamente. A partir de los 40 años, nuestras células van perdiendo la capacidad de sintetizar esta proteína a partir de los alimentos, y sobre los 60 años, su producción se habrá reducido de media entre un 35 y un 50%.

Es por ello que, entre otras cosas, a partir de cierta edad empieza a haber “descolgamiento” (flacidez) del cutis, arrugas, cabello y uñas más frágiles, debilidad de músculos, huesos y ligamentos y enfermedades degenerativas de la córnea y el sistema osteo-articular.

¿Cómo revertir el proceso de pérdida de colágeno?

La lógica nos dice que podemos enlentecer este proceso de envejecimiento con una dieta adecuada, que cubra nuestras necesidades diarias de proteínas (y siempre procurando que sean proteínas de buena calidad).

Además, deberemos aportar también suficiente vitamina C, ya que también es necesaria para poder sintetizar colágeno. Es decir, si tomamos proteínas pero no vitamina C, nos estaremos quedando a medias. Un adulto medio necesita unos 80-120 mg de vitamina C al día (los fumadores necesitan algo más debido a que “gastan” una buena parte de esta vitamina para neutralizar los radicales libres del tabaco).

Las mayores fuentes de esta vitamina son las frutas como los cítricos, las fresas, los kiwis, las bayas de gogi, los tomates, el pimiento rojo y las verduras crucíferas como el brócoli.

A veces, por motivos dietéticos, en casos de edad avanzada o de enfermedades degenerativas de los huesos, puede ser necesaria la suplementación con colágeno hidrolizado. Viene en forma de polvos que se pueden mezclar con agua o zumo y es suficiente con una cucharada al día.

Algunas casas comerciales lo venden combinado con magnesio y vitamina C.

¿Qué beneficios aporta la suplementación con colágeno?

  • Efecto “lifting”: otorga una mayor firmeza a la piel evitando el temido descolgamiento.
  • Efecto antiarrugas.
  • Ayuda a reparar los cartílagos (especialmente útil en deportistas que sobrecargan las articulaciones, pero también en postoperatorios como por ejemplo una cirugía de menisco, etc.).
  • Mejora la densidad ósea en casos de osteoporosis.
  • Reduce el dolor y la inflamación articular en la artrosis.
  • Redensifica el cabello y las uñas.


Valoración

picture-1259.jpg
Yhanna Sánchez
Terapeuta diplomada en Naturopatía y Acupuntura. Técnico superior en diagnóstico clínico. Redactora y ponente en talleres de salud natural, nutrición y belleza.

 

Anterior artículo »
Siguiente artículo »