Como Educar a un cachorro

Como educar a un cachorro

¿Cómo educar a un cachorro? Pues lo primero que necesitamos es una gran dosis de paciencia y seguir los consejos que encontramos en este interesante artículo.

4477

¿A qué edad es conveniente empezar a educar a un cachorro?

Si los métodos empleados para enseñar a nuestro cachorro no son demasiado bruscos, la edad ideal para llevar a cabo su educación es lo más pronto posible, es decir, en cuanto el veterinario ha dado el visto bueno, en relación al tema de las vacunas, conforme ya puede salir a la calle y pisar el suelo.

Si no ha habido ningún retraso en la vacunación, esto suele ser a los tres meses de edad. Es cuando el perro está todavía en una buena época de aprendizaje (son auténticas “esponjas” y lo captan todo “al vuelo”), y es también cuando ni a él ni a los dueños les ha dado tiempo de coger vicios de comportamiento que luego cueste más de eliminar.

Además, si educamos a nuestro cachorro, por ejemplo, para que aprenda que la correa no se muerde y que por la calle ha de caminar tranquilo, sin tirar, sin ladrar, etc., lo tomará como algo natural “por la calle se camina así”, en vez de hacer un cambio de conducta tras haber estado más o menos tiempo yendo por la calle como un loco. Es más fácil educar a un perro desde el principio para que aprenda lo que queremos que modificar conductas indeseadas ya establecidas.

Sin embargo, muchos adiestradores recomiendan esperar al año o año y medio de edad para empezar el adiestramiento del perro. Esto puede ser por dos motivos principales:

  • Si los métodos que empleamos para educar a nuestro perro son rudos, el cachorro puede bloquearse y coger miedo antes que un perro más adulto.
  • Al año o año y medio de edad el perro alcanza su madurez sexual y hace “el cambio de carácter”, con lo cual algunos problemas de conducta típicos de los cachorros pueden desaparecer por sí mismos, y en cambio ser sustituidos por comportamientos indeseados más típicos de perros adultos, por ejemplo la competencia jerárquica hacia perros del mismo sexo.

Hay profesionales que prefieren empezar a trabajar a partir de ese punto. Yo opino que hay que aprovechar la época en que el perro está más receptivo al aprendizaje y evitar que coja manías desagradables, así que cuanto antes se le encarrile mejor.

Además, para dominarle delante de perros cuando sea adulto primero tendremos que habernos ganado su respeto, y mejor hacerlo cuando es joven.

¿Cuál es el primer paso a la hora de educar a un cachorro?

Como con cualquier perro que deseemos educar (y esto implica no sólo que obedezca órdenes, sino también que deje de hacer todo lo que nos molesta que haga), el primer paso es bajarle el nivel de ansiedad y focalizarle la atención en el dueño, para que esté receptivo a lo que se le quiera enseñar después tanto en casa como en la calle.

Esta atención, que equivale a sentar a un niño en el pupitre antes de empezar a enseñarle cualquier cosa, se consigue a través de los dos ejercicios básicos de obediencia con correa (caminar al lado y sentarse cuando paramos), realizados, eso sí, de la forma adecuada para conseguir este “cambio de chip” inicial. De paso, durante este proceso el dueño aprende a comunicarse con él de manera efectiva para evitar malos entendidos (del tipo “no sé si no me entiende o si me está tomando el pelo”).

¿Cómo continuamos?

Cuando el perro está calmado y focalizado, podremos enseñar al cachorro a obedecer las órdenes que queramos, así como eliminar de su conducta los comportamientos que nos molestan.

Los métodos educativos tendrán que ser, como a cualquier edad, lo suficientemente firmes como para que el animal obedezca, pero sin emplear técnicas que supongan una violencia física (ponerle patas arriba para someterlo, tirarle objetos que puedan hacerle daño, etc.) o psicológica (asustarle excesivamente, amenazarle con pegarle) para el animal.

También convendrá completar las clases tratando a nuestro cachorro con esencias curativas naturales (no con medicación), incluidas en el Adiestramiento Emocional, para que empiecen a equilibrar su carácter ya desde el principio, evitando posibles malas conductas futuras causadas por una dependencia excesiva, por miedos más o menos ocultos, por destete prematuro del cachorro o por cualquier otra emoción desequilibrada.



Valoración

picture-1047.jpg
Laura Oliván
Especialista en comportamiento canino, Medicina holística y terapias naturales. Creadora del Adiestramiento Emocional y Autora del libro “¿Qué siente tu perro?”.
Anterior artículo »
Siguiente artículo »