¿En qué consiste la Educación Postural?

¿En qué consiste la Educación Postural?

La educación postural es importante para un buen desarrollo físico y para aprender a movernos con naturalidad evitando lesiones y dolores innecesarios.

2839021

Desarrollar esta sensibilidad resulta siempre en un incremento de la eficacia pero también de la percepción que el individuo tiene de él mismo. Influye directamente nuestro estado psicológico, el cuerpo siendo el sano de las emociones, sentimientos y de nuestras percepciones del mundo.

Hace poco tiempo que una nueva educación Postural, cuando impregnada hasta ahora de los modelos militares y de la cultura deportiva, se ha abierto a otro enfoque: lo que llamamos prácticas cuerpo-mente para traducir esta reconciliación después de siglos de depreciación del cuerpo.

Hablo por supuesto de nuestra cultura occidental, la tradición oriental habiendo integrado estos conceptos antes que oponerlos tan radicalmente. Ha desarrollado así todo un repertorio de técnicas corporales de meditación que son verdaderas fuentes de conocimiento para nosotros.

¿En qué consiste la Educación Postural?

Nos damos cuenta, de manera vivencial y ahora también científica, que tenemos la posibilidad de percibir de manera extremadamente fina nuestros movimientos y de movernos armoniosamente. Pero pocos utilizan completamente este potencial de acción y de percepción.

Cuando nuestros movimientos podrían ser un poderoso vector de autoconocimiento y construcción de nosotros mismos (como unidad física, psíquica y emocional), asistimos al contrario para la mayoría de nosotros.

Así los problemas físicos que tenemos (dolores espalda y de articulaciones entre otros pero también, indirectamente, otras enfermedades) pocos son debidos a un problema estructural pero más bien a tensiones acumuladas, o sea un mal uso de nosotros mismos (movimientos, pensamientos, emociones…)

¿Cómo desarrollar éste fantástico potencial humano?

La clave es una verdadera educación postural y al movimiento. Y este aprendizaje se puede empezar a cualquier edad.

Su propósito es mejorar la consciencia de nuestro cuerpo mediante el despertar de la sensibilidad proprioceptiva, verdadero sexto sentido. Esta facultad está integrada por el centro nervioso y cerebro, que recibe de nuestras articulaciones, nuestros músculos y tendones las informaciones referentes a la posición, la velocidad de los segmentos así que la amplitud de sus movimientos.

Se afina nuestras coordinaciones, potenciando el juego sutil entre musculatura profunda, que desempeña una función postural, y la más periférica que se utiliza específicamente por los movimientos y desplazamientos. La capacidad de encontrar una economía postural permite una mejor utilización del movimiento cotidiano, una funcionalidad gestual.

Desarrollar esta sensibilidad resulta siempre en un incremento de la eficacia pero también de la percepción que el individuo tiene de el mismo. Influye directamente nuestro estado psicológico, el cuerpo siendo el sano de las emociones, sentimientos y de nuestras percepciones del mundo. Por eso, muchas técnicas de educación postural son terapias corporales (ver articulo “terapias corporales” de Laura Folleto)

¿Cómo actúan estas técnicas?

La lista de técnicas cuerpo-mente que sigue no es, de lejos, exhaustiva: es un reflejo parcial de todo un patrimonio de investigaciones que comparten las mismas problemáticas.

Los medios son diversos pero encontramos algunas similitud: despertar nuestro sistema de información, cambiar nuestro estado tónico y por eso estirar y/o relajar los músculos retraídos, flexibilizar y movilizar de manera fina las articulaciones, reforzar la musculatura postural; se busca una cualidad del movimiento más que la intensidad, una sensación de facilidad actuando, aunque para llegar a este estado puede necesitar mucha atención.

La actuación es más bien lenta para poder resentir. Aquí se escucha las percepciones internas (de donde, entre otras cosas, la importancia en muchas técnicas de la respiración para tomar consciencia de los espacios internos) El objetivo lo más inmediato es experimentar nuevas percepciones de su mismo y permitir al cuerpo a reorganizar sus hábitos, hasta los más íntimos: su propia manera de moverse y mantenerse.

Dos ejemplos de técnicas orientales

  • El Yoga: es estado mental pacificado. Por extensión, significa el conjunto de medios que conducen a este estado; práctica de posturas, movimientos y respiraciones integrando la meditación.
  • El Tai-chi: es un sistema chino originario de los artes marciales. Consiste en un conjunto de movimientos encadenados de manera lenta, uniforme y sin interrupción. Es el arte de la meditación en movimiento.

De origen occidental

Las técnicas que siguen tienen en común el objetivo declarado de una educación del sistema neuro-muscular vía una toma de consciencia de nuestros hábitos posturales y nuestros movimientos.

  • La Eutonia: el método de Gerda Alexander. Palabra formada por dos raíces griegas EU y TONOS que significan respectivamente “armonía” y “tensión”. El objetivo es obtener un equilibro tónico idóneo, verdadera tela de base entre hipo y hipertonicidad, para mantener su postura o la realización de cualquier movimiento. Desarrollando un estado de receptividad elevado vía al tacto y las sensaciones internas, propone una exploración de nuestras percepciones.
  • El Método Alexander: elaborado para Matthias Alexander, es una reeducación psicofísica a través una análisis del uso que hacemos de nosotros mismos, buscando a cambiar nuestros modelos inconscientes de pensamientos, sentidos y sensaciones.
  • Método Feldenkrais: del nombre de su creador, es un aprendizaje de la sensación y del sentido del movimiento a través de la exploración del movimiento. Se trata de investigar nuevo esquema neuro-muscular y potenciar nuestra capacidad de aprender.
  • Método Pilates: visa la reequilibración muscular, reforzando los músculos débiles y alargando los músculos acortados, a través de un acondicionamiento físico adaptado a cada uno. La respiración, concentración, alineación, centración, el control y la fluidez son los conceptos clave del método así que una maquinaria especifica y original.

He privilegiado dentro de este tema de educación postural, las técnicas que piden una participación activa del alumno, educándose a través de sus propios movimientos. Hay por tanto otras técnicas tan interesante de este punto de vista, integrando completamente este concepto de educación, pero con una intervención más directa del “maestro”, actuando directamente sobre el sistema informativo neuro-muscular (tejido muscular y conectivo) para cambiar el estado tónico, como el método Mézières, la Reeducación Postural Global, la técnica Rolfing o la Osteopatía.



Valoración

picture-565.jpg
Hervé Baunard
Advanced Rolfer® y Rolfing Movement Practitioner®, formador de profesores de pilates, especialista en educación somática, de la postura y del movimiento.
Anterior artículo »
Siguiente artículo »