Remedios naturales para los edemas

Remedios naturales para los edemas

Los edemas son causados por depósito de líquido que pueden ser algo leve o síntoma de algo más grave, diferéncielos y conozca sus remedios naturales.

pie-hinchado

¿Qué son los edemas?

Los edemas son esa inflamación común que se produce especialmente en pies, tobillos y piernas y en cara y manos más rara vez. En realidad esta hinchazón es una retención de líquido de los tejidos blandos que suele acumularse en las zonas mencionadas, aunque también hay personas que padecen retención de líquidos y no edemas.

Causas del edema

Las causas del edema pueden ser leves y fácilmente tratables con remedios naturales o caseros, pero en otros casos pueden ser un síntoma de enfermedades más graves:

  • La gravedad: Por efecto de ésta si se permanece mucho rato estático, sentado o especialmente de pie, se produce acumulación de líquido en las zonas bajas del cuerpo (piernas y pies).
  • Problemas circulatorios: Debido a una insuficiencia venosa en las piernas por debilidad de válvulas para el retorno de la sangre y líquido hacia arriba.
  • Embarazo: Es otra causa natural del edema en las piernas por la presión del útero en los vasos sanguíneos de las piernas.
  • Síntoma de enfermedades: De insuficiencia cardíaca, problemas renales, pulmonares, del hígado o tiroides.
  • Otras causas: Consumo excesivo de sal, quemaduras solares, determinados medicamentos o problemas linfáticos.

Síntomas del edema según el tipo de edema

Es interesante conocer los síntomas generales del edema, diferenciándolos de aquellos causados por enfermedades:

  • Síntomas generales del edema: La piel hinchada suele presentarse pálida, dilatada o brillante. Si presiona levemente con un dedo se quedará marcado durante 10 ó 15 segundos después.
  • Edema cardiaco: Se suele localizar en el dorso de los pies y alrededor de los tobillos. La piel se torna pálida con tenues estrías violáceas por retención local de la sangre venosa. El edema se presenta de forma ascendente por las piernas y se acaba generalizando por el cuerpo. Con el reposo suele mejorar y empeorar con las causas de edema por “gravedad”.
  • Edema renal: Se ubica en párpados, cara interna de los muslos, y además en los hombres en el prepucio y escroto y grandes labios en la mujer.

Tratamiento natural y caseros del edema

Tratar de forma natural o casera el edema puede ser cuando las causas son las leves. Pero si está en tratamiento de alguna de las enfermedades más graves también estas pautas generales le sirven, pero comuníqueselo a su médico ante posibles contraindicaciones:

  • Consultar al médico si el edema se acompaña de dolor, irritación, calor en la zona, herida o llaga abierta, si le cuesta respirar o si se hincha sólo una extremidad.
  • Colocar una almohada debajo de las piernas para elevarlas cuando se acueste.
  • Usar medias de descanso.
  • Ejercicio regular y constante, acorde a la edad y al estado físico.
  • No permanecer largo rato de pie, sentado o quieto, muévase cada poco.
  • Reducir la sal en la dieta.

Fitoterapia para el edema

Los remedios naturales para el edema con plantas medicinales dependerán del tipo de edema, por lo que para su caso concreto mejor consultarlo con un profesional.

Pero si el suyo está verificado como causa leve, cualquiera de estas plantas con propiedades diuréticas le beneficiarán: Diente de león, maíz, cerezo, fumaria, achicoria, perejil, cebolla, sauco y espino albar.

Dieta para el edema

Un remedio natural para un gran porcentaje de enfermedades que afectan a nuestra sociedad, que sirve de tratamiento o prevención, es mantener una dieta equilibrada. En el caso del enema es fundamental seguir las normas generales para una alimentación sana, tales como que sea rica en vegetales, frutas, legumbres, con abundante agua y líquidos y evitar carnes rojas, alcohol y alimentos muy salados (hay algunos camuflados como pastillas de caldo, sopas, purés comerciales, etc.)

Para tratar la retención de líquido que causa los edemas con la dieta, se deben añadir alimentos diuréticos bajos en sal y ricos en potasio, como la calabaza, alcachofa, berenjena, espárrago, tomate, patata, calabacín, seta, y también plátanos, uvas y manzanas, además de beber mínimo dos litros de agua diarios y mejor fuera de las comidas.



Valoración

picture-861.jpg
Juan José Sánchez Ortiz
Terapeuta físico, emocional y coach. Articulista experto en salud, ecología, desarrollo personal y ONGs en medios digitales e impresos. Periodista de investigación con trabajos referenciados en artículos, tesis de postgrado y doctorales.
Anterior artículo »
Siguiente artículo »