Clases de duchas terapéuticas

Clases de duchas terapéuticas

Las duchas de agua terapéuticas son una herramienta que la hidroterapia utiliza para ayudarnos a cuidar nuestro cuerpo y disfrutar mientras lo hacemos.

duchas-hidroterapia

¿Todas las duchas terapéuticas son iguales?

No, existen diferentes modalidades de duchas terapéuticas y el aplicar una u otra dependerá del problema que se quiera tratar.
Con la presión y temperatura del agua se consigue el efecto deseado.
Vamos a hablar sobre los tipos de duchas que más se utilizan en la hidroterapia.

Clases de duchas terapéuticas

  • Duchas babosa: este tipo de duchas terapéuticas son muy relajantes pues el agua sale con muy poca presión, deslizándose con suavidad por la zona a tratar. La temperatura del agua debe estar entre templada y caliente y la duración será entre 10 y 15 minutos.
  • Duchas de lluvia: el número de agujeros de la ducha es mayor que en la ducha babosa, y deben tener 1 milímetro de diámetro, esto hará que la presión de salida del agua sea mayor. Se aplicará durante unos cinco minutos y con una temperatura templada o caliente.
  • Duchas filiformes: los orificios de la ducha deben ser de 0,5mm de diámetro lo que conseguirá que la presión de salida del agua aumente. La duración recomendada es de 4-5 minutos. Durante este tiempo el agua se proyecta sobre la zona que se desea tratar. La temperatura del agua suele ser caliente y este tipo de ducha consigue estimular la circulación.
  • Duchas escocesas: este tipo de ducha terapéutica es la que alterna los chorros de agua fría y caliente. Con el agua caliente y el vapor conseguimos una dilatación de los vasos sanguíneos, favoreciendo la transpiración y relajando los músculos y las articulaciones. El agua fría y el hielo constriñen los vasos, reducen la inflamación y la congestión superficiales. Con la ducha escocesa se reactiva la circulación y se tonifica la piel. Es una ducha estimulante que nos ayudará a combatir el estrés y también contribuirá a la eliminación de las células muertas, actuando como un estupendo exfoliante.
  • Duchas de afusión: consiste en una ducha en posición horizontal en forma de lluvia. Se usa en casos de contracturas y en programas antiestrés. Generalmente se realiza una aplicación parcial con el cliente en decúbito prono.
  • Duchas circulares: en este caso se recibe el agua por varias duchas al mismo tiempo. Se regula la presión y la temperatura proporcionando un masaje superficial desde los pies a la cabeza. Este tipo de duchas esta especialmente indicado si se tiene mala circulación y también ayuda en los tratamientos adelgazantes.


Valoración

picture-1057.jpg
Elia Arcas
Escribir me obliga a aprender, a investigar y a conocer gran cantidad de temas relacionados con la salud y con un sistema de vida responsable y respetuoso.
Anterior artículo »
Siguiente artículo »