Dificultad para respirar, ¿qué podemos hacer?

Dificultad para respirar, ¿qué podemos hacer?

La dificultad para respirar es un síntoma de diferentes problemáticas, incluso sin relación directa con problemas respiratorios, conozca algunas causas.

44419909

¿Qué se entiende como dificultad para respirar?

Hablamos de dificultad para respirar cuando se tienen problemas para inspirar y llenar los pulmones no pudiendo conseguir una respiración plena. Produce en la persona que la padece una sensación de falta de aliento que, en fases más agudas, parece que la hacen llegar a la asfixia.

Causas de la dificultad para respirar

Las causas de los problemas para respirar son muy diversas. Hay casos en que se produce con la realización de esfuerzos o ejercicios leves, como subir escaleras, sin que se presente o se padezca de alguna afección concreta.

Algunas de las causas más habituales de la dificultad para respirar son las siguientes:

  • Una obstrucción de los conductos de paso del aire, por objetos extraños o procesos inflamatorios en la nariz, la boca o la garganta, que pueden producir dificultad respiratoria.
  • La cardiopatía puede causar problemas respiratorios si el corazón no es capaz de bombear sangre para proporcionar el oxígeno necesario a la persona.
  • Un fuerte golpe en el pecho (neumopatía) también puede causarla.
  • Estados de estrés emocional fuerte como la ansiedad o ataques de pánico también pueden producir la falta de aire al respirar.

Cuándo no hay que preocuparse

No debe ser causa de preocupación si se trata de un leve problema para respirar cuando se padece congestión nasal o se han realizado ejercicios vigorosos, especialmente si la persona no se ejercita habitualmente.

También hay que considerar si el nivel de humedad del ambiente es muy elevado y se nota que le cuesta respirar más de lo normal tras una actividad física.

Cuándo acudir al médico por un problema respiratorio

Los casos en que las dificultades respiratorias deben ser tratadas de urgencia son los expuestos a continuación:

  • Despertarse por la noche con falta de aliento.
  •  Dificultad respiratoria acompañada de sibilancias (suele indicar asma o principios de enfisema).
  • También si hay fiebre o tos impertinente.

Cuándo acudir rapidísimamente a Urgencias

  • Si la dificultad respiratoria está acompañada de dolores en el pecho.
  • Si se produce tras un esfuerzo leve o estando en reposo.
  • Si se produce tras haber inhalado algo o tras haberse atragantado con un objeto extraño.
  • Cuando se acompaña de síntomas de presión en la garganta o tos ronca, chillona.
  • Cuando se produce después de un fuerte golpe en pecho o costillas.
  • Cuando la dificultad para respirar es intensa.


Valoración

picture-861.jpg
Juan José Sánchez Ortiz
Terapeuta físico, emocional y coach. Articulista experto en salud, ecología, desarrollo personal y ONGs en medios digitales e impresos. Periodista de investigación con trabajos referenciados en artículos, tesis de postgrado y doctorales.
Anterior artículo »
Siguiente artículo »