Dieta blanda, indicaciones y pautas básicas

Dieta blanda, indicaciones y pautas básicas

La dieta blanda es una de las más comunes ante determinados casos pero es muy importante conocer bien como organizarla para evitar falta de nutrientes.

20737605

Indicaciones de la dieta blanda

La dieta blanda está indicada para enfermedades digestivas leves (úlcera péptica y duodenal, hernia de hiato).

Se administra con la finalidad de evitar la secreción excesiva del ácido clorhídrico y de otros factores implicados en la úlcera péptica y duodenal, y evitar el reflujo gastroesofágico en la hernia de hiato.

La dieta actúa para aliviar síntomas pero no tiene carácter curativo.
El objetivo de la dieta blanda es nutrir con una mínima estimulación digestiva, evitando complicaciones.

Características y realización de la dieta

Debe de ser una dieta completa, equilibrada y variada.

Los alimentos se presentan enteros, pero sometidos a cocciones suaves, con poco aceite, sin condimentar y bajos en fibra, de manera que su digestión sea facilitada.

Cocciones recomendadas: hervidos, horno, vapor, microondas, baño maría.

Utilizar el aceite en crudo.

Se debe evitar alimentos que aumenten la producción de ácido clorhídrico

  • Sustancias estimulantes e irritantes (café, alcohol, picantes).
  • Sustancias químicas (aditivos alimentarios).
  • Cocciones como sofritos, salsas, estofados, rebozados, quemados… en general todas las cocciones que lleven adición de grasas o aceites.
  • Frutas ácidas.
  • Verduras y frutas crudas.
  • Carne y pescado graso.
  • Marisco.
  • Cereales integrales.
  • Alimentos o platos salados o muy condimentados.

Menú de una dieta blanda

Desayuno

  • Cereales de desayuno con leche de avena y un plátano muy maduro.

½ Mañana

  • Pan blanco con una cucharada de mermelada y queso fresco.

Comida

  • Crema de calabacín + Muslo de pollo con patata y cebolla hervidas.

Merienda

  • Compota de manzana con galletas.

Cena

  • Sopa de verduras + merluza al horno con tomate.

Consejos

  • Comer poco a poco, masticando bien los alimentos y en un ambiente relajado y tranquilo.
  • Realizar de 5 a 6 comidas diarias, poco abundantes.
  • No recostarse después de realizar la ingesta.
  • La dieta debe de ser baja en fibra.
  • Realizar una dieta sana, equilibrada y variada.

Precauciones con la dieta blanda

Este tipo de dietas a menudo son poco apetitosas y monótonas por lo que pueden acabar provocando una disminución de la ingesta. Es esencial el seguimiento de su realización para evitar carencias y asegurar el equilibrio nutricional.

En caso de insuficiencia de nutrientes enriquecer la alimentación administrando suplementos nutricionales.

Es muy importante que este tipo de dietas, como la dieta blanda, esté supervisado por un especialista profesional en nutrición  a fin de garantizar que la dieta sea controlada, variada y equilibrada dentro de las necesidades individuales de cada paciente.



Valoración

picture-1238.jpg
Marc Vergés Serra
Nutricionista y fitoterapeuta. Profesor de Dietoterapia en el IFP Roger de Llúria. Coordinador y profesor de iniciación deportiva.