Dejar de fumar con ayuda de Esencias Florales

Dejar de fumar con ayuda de Esencias Florales

¿Es posible dejar de fumar con ayuda de esencias florales? Por supuesto. Este artículo nos explica como las esencia florales pueden ayudarnos a romper con el tabaco.

61659088

¿Mañana?

Mañana dejo de fumar… cuantas veces no nos hemos hecho o hemos oído esta frase.

Fumar un cigarrillo proporciona placer, excitación, disminución del hambre y no deja de ser un tranquilizante que ayuda a sobrellevar ciertas emociones. Se recurre a los cigarrillos con el fin de calmarse y generalmente se inicia uno en este hábito como instrumento social que brinda seguridad y protección.

Son sobradamente conocidos los efectos dañinos que sobre el organismo humano tiene el tabaco debido a las sustancias tóxicas que contiene, entre las que se encuentra el alquitrán y la nicotina, por eso no entraremos a analizar este veneno sobre la salud y las consecuencias que comporta.

La nicotina actúa a modo de droga haciendo que el consumo de cigarrillos pueda ser considerado como una drogodependencia, y como toda drogodependencia no es fácil abandonarla.

¿Es difícil dejar de fumar?

Dejar de fumar es difícil, pero no imposible. Para dejar de fumar el primer paso que requiere es la concienciación personal de querer hacerlo. Ha de haber una motivación clara que impulse a ello. Y cuando se toma la decisión, ser muy consciente que cuando hay una drogodependencia física y psíquica, aparece inevitablemente el síndrome de abstinencia y éste siempre es molesto, y sin embargo, hay que pasarlo.

Para hacer que este síndrome de abstinencia pueda ser más llevadero, es bueno acompañarlo con algún tipo de terapia.

Entre las diversas terapias, métodos y técnicas que abordan la deshabituación tabáquica, se encuentra la Terapia Floral, habiéndose demostrado su efectividad para paliar los trastornos tanto físicos como emocionales que conlleva el abandono del tabaco, además de tratar las posibles carencias emocionales y los hábitos adquiridos que empujan a fumar.

Abordaje de la deshabituación con Esencias Florales

El tabaco provoca tres tipos de dependencia: física, psicológica y social. La dependencia física es la que causa el síndrome de abstinencia. Los síntomas asociados al síndrome de abstinencia, entre otros son: deseo de tabaco, frustración, malestar, ansiedad, agresividad, inquietud o agitación, impaciencia, dificultad de concentración, insomnio, cansancio, incremento del apetito.

Este síndrome lo presentan aproximadamente el 95% de los fumadores al cesar en su hábito, comienza a las pocas horas de la abstinencia y puede persistir varias semanas en mayor o menor grado.

Las esencias florales más utilizadas para ayudar en este proceso de deshabituación son:

  • Monga Warata: Para reforzar la fuerza de voluntad y no abandonar.
  • Crab Apple: Fundamental en la primera fase del tratamiento por su poder desintoxicante y depurador. Limpia mente y cuerpo.
  • Cherry Plum: Para paliar la desesperación por el impulso irrefrenable de fumar.
  • Agrimony: Calma la ansiedad y la irritación nerviosa. Ayuda a neutralizar la ansiedad oral que impulsa a comer más de la cuenta. Esta esencia trabaja también los problemas subyacentes de la personalidad
  • Impatiens: Combate el nerviosismo, la impaciencia y el insomnio.

La dependencia psíquica va unida en ocasiones a la llamada dependencia social, según la cual se asocian determinadas actividades más o menos placenteras al acto de fumar, llegando a automatizarse el hecho de realizar dicha actividad con el cigarrillo, que resulta un buen comodín para allanar las relaciones sociales.

En este proceso son varias las esencias que ayudan:

  • Centaury: Cuando la persona se siente “esclava” del tabaco; cuando la adicción es más fuerte que uno. Proporciona firmeza para decir NO al cigarro.
  • Morning Glory: permite romper con los patrones de conducta asociados al tabaco. Equilibra y tonifica.
  • Walnut o Bottlebrush: Para la adaptación al cambio y a las nuevas costumbres.
  • Nicotiana: Esta es la flor del tabaco, proporciona estabilidad frente a la frustración y trabaja muy bien en la adicción al tabaco.
  • Boronia: Calma la tortura mental producida por la obsesión por el cigarrillo.
  • Chestnut bud: Refuerza la voluntad de no volver a recaer en el hábito que se está abandonando.

Como se toman estos remedios florales

Se preparan fórmulas alternando estas esencias. Las de la primera fase son fundamentales durante los primeros 21 días. Después se va revisando la formula adaptándola a las necesidades personales de cada exfumador o exfumadora. Para que el tratamiento resulte más efectivo, es conveniente incorporar esencias personalizadas que cubran los rasgos caracterológicos de cada persona.

La toma diaria es de 4 gotas cinco veces al día, aunque pueden aumentarse la toma en función de la necesidad de cada uno. El tiempo aproximado de duración del tratamiento suele ser de unos tres meses.

Resulta muy efectivo apoyar este tratamiento con cuatro sesiones de Reiki, que además de relajar permite liberar bloqueos de energía y patrones no deseados, reprogramando así la memoria celular.

Recuerda: dejar de fumar es posible. Nunca es tarde para emprender el camino hacia la salud. Merece la pena.



Relacionados

Valoración

picture-721.jpg
Manuela Estévez
Prattitioner en Terapia Floral, Terapia Regresiva (TVP), Terapeuta facilitadora de O’Oponopono y asesoramiento en Astrología Humanística.
Anterior artículo »
Siguiente artículo »