Consumo de agua embotellada y medio ambiente

Consumo de agua embotellada y medio ambiente

Cada vez somos más las personas que nos sumamos al consumo de agua embotellada sin pensar demasiado en las consecuencias que tiene para el medio ambiente.

3440534

¿A quien beneficia el consumo de agua embotellada?

Por supuesto a las empresas que se dedican a comercializar el agua.
Ellas se han dedicado a vendernos la necesidad de consumir este tipo de agua por cualquier razón que se les ha podido ocurrir.

¿Quieres adelgazar? El consumo de dos litros de agua envasada de la marca “tal” te ayudará a perder esos kilos que te sobran.
¿Haces deporte? Debes beber una gran cantidad de la marca de agua “cual” que restituirá a tu organismo todos los minerales que pierdes sudando.

Son estrategias de las grandes marcas para que nos olvidemos del agua de la red y nos pasemos al consumo de agua embotellada, con lo que lograremos grandes beneficios para nuestra salud, o ¿para sus bolsillos?

El agua del grifo ¿es segura?

Bueno pues en contra de lo que nos venden parece ser, que salvo algunas excepciones, el consumo de agua de las redes municipales es más seguro, más sano, más barato y mucho más ecológico.

Y debemos saber que en realidad, cerca del 40% del agua embotellada es originalmente agua del grifo; la única diferencia es, a menudo, los minerales agregados que no representan ningún beneficio concreto para la salud.
En algunos lugares se está empezando a animar a los consumidores a que vuelvan a beber el agua del grifo.

Problemas del agua embotellada

Uno de los grandes problemas del agua embotellada son las botellas de plástico que la contienen, verdadera plaga para el medio ambiente.
El plástico que se usa para la fabricación de las botellas deriva del petróleo crudo.

Solo para el mercado americano se requieren 1,5 millones de barriles de petróleo, que serían suficientes para que 100.000 coches funcionarán durante un año. En todo el mundo se utilizan cerca de tres millones de toneladas de plástico para embotellar el agua.

Hay que sumar la energía que se consume en las plantas embotelladoras y, por supuesto, el combustible que se usa para el transporte del agua una vez embotellada.
En algunos lugares la extracción del agua para su embotellamiento deja a los lugareños sin agua en sus redes locales y provoca grandes desequilibrios en el medio ambiente.

Debemos tener en cuenta

Que una botella de plástico tarda más de 700 años en descomponerse y cuando lo hace sigue contaminando.
Una gran parte de lo que pagamos por el agua embotellada es por la botella, alrededor del 90%.
Solo un 20% de las botellas son recicladas.

Se necesitan unos cien millones de litros de petróleo para fabricar mil millones de botellas.
Que se necesitan siete litros de agua para producir uno de agua embotellada.
El agua del grifo es, cuando menos, de la misma calidad que el agua embotellada.
El consumo de agua embotellada es mucho más caro que el consumo de agua de red.

Ejemplos a seguir

Los habitantes de Bundanoon, pequeña ciudad australiana, decidieron por unanimidad acabar con las botellas de agua, preocupados por el impacto del plástico en el medio ambiente.
También han conseguido evitar que una compañía embotelladora explotará los acuíferos del pueblo.

En Alemania y Austria se esta imponiendo el uso de botellas de vidrio, muchos más reutilizables y reciclables que las de plástico.
En California algunos famosos restaurantes se niegan a servir agua embotellada, aconsejando el consumo del agua del grifo.

Por último

Debemos ser responsables con el consumo del agua embotellada y pasarnos al agua del grifo si en nuestra localidad no esta desaconsejada. Recordemos que muchas personas en nuestro planeta se mueren de sed.



Valoración

picture-1057.jpg
Elia Arcas
Escribir me obliga a aprender, a investigar y a conocer gran cantidad de temas relacionados con la salud y con un sistema de vida responsable y respetuoso.