Consecuencias de las drogas, ¿solo para los consumidores?

Consecuencias de las drogas, ¿solo para los consumidores?

Las consecuencias de las drogas no sólo destrozan a esas personas adictas sino que también causan una auténtica agonía entre sus familiares.

consumo-de-drogas

¿Es un problema que depende de la clase social?

Es una enfermedad que ataca a todas las clases sociales y todo tipo de personas y familias. He visto hijos de “buena cuna”, crecidos entre principios, valores y buenas costumbres, como otros procedentes de familias desestructuradas. Quienes tienen dinero lo lapidan y quienes no lo tienen lo consiguen a cualquier costo para poder consumir.

Las teorías dicen que 7 a 9 % de la población, tiene la propensión de ser adicta. Otros dicen que el contacto regular con las sustancias es la causa de que el cerebro se vuelva dependiente, lo cual hace que nadie este libre de riesgo.

Independiente de las vías por las cuales se desarrolla esta enfermedad,  la evolución suele ser muy similar en casi todos los casos.

¿Cuándo suele ser el primer contacto con las drogas?

El primer contacto con las drogas suele ser alrededor de los 14 y los 16 años. Se inicia con el alcohol y el tabaco, para continuar con los porros (Cannabis), a lo cual le sigue “un poco de éxtasis, speed y otras… para experimentar”.

Alrededor de los 20 años la cocaína entra en escena. Algunos, a falta del dinero para consumir, terminan robando a sus familias, entrando en la prostitución o volviéndose pequeños “camellos” que trafican inicialmente a cambio de sus propias dosis y que cuando descubren el dinero fácil de las ventas a sus “colegas” se les abre el universo (que los llevará a su autodestrucción)

Aquellos en cuyas casas fluye el dinero y que manejan sumas considerables a cortas edades, lo tienen más fácil para pasar desapercibidos durante un largo período.

¿Las consecuencias de las drogas se notan desde el primer día?

Dependiendo de la fragilidad neuronal de cada individuo es probable que durante los primeros años de enfermedad las familias solo noten una falta de interés de sus hijos por el estudio y cambios de carácter que son fáciles de confundir con comportamientos secundarios a una adolescencia “difícil” o con problemas relacionados con el entorno.

Los más fuertes transitan sus estudios escolares y universitarios sin que sus familias se den cuanta de la bomba de tiempo que tienen en sus manos.

Aquello que comenzó como un juego y una experiencia placentera, se torna a partir de un momento en la mayor pesadilla de sus vidas. Consumen con la ilusión de sentirse bien y se encuentran con la realidad de que las sensaciones placenteras son cada vez menores y que a cambio se instauran la ansiedad, la agresividad, las dificultades de controlar impulsos, las disfunciones sexuales, las paranoias, las alucinaciones… la locura. Estas son algunas de las terribles consecuencias de las drogas.

Otras consecuencias de las drogas, la enfermedad de las familias

Las mentiras, las peleas, los robos, los accidentes, las noches sin dormir sin saber donde encontrarlos, se vuelven el pan nuestro de cada día que mina la salud de las familias. Después de muchos años de intentos varios, las familias ya destrozada anímicamente llegan a la conclusión de que NO PUEDEN AYUDARLOS. El sufrimiento del adicto y de sus familias, como consecuencia de las drogas, es enorme,

“Yo consumo cuando quiero”

La mayor parte de los adictos creen que controlan el consumo y que son capaces de parar cuando ellos así lo decidan y lo cierto es que es usual que lo hagan por pequeñas temporadas. Estos “parones” muchas veces coinciden con cambios novedosos en sus vidas. Aparición de una nueva pareja, nacimiento de un hijo, cambio de domicilio…

Estas nuevas circunstancias están actuando como “droga de sustitución” y cuando pasa la novedad, sus cuerpos empiezan a pedir de nuevo las sustancias. Cuando menos piensan han vuelto a comenzar el consumo y el ciclo se repite. Consumo, culpa, arrepentimiento, intento de dejarlo… consumo. Ya no es divertido. Consumen porque no pueden parar. Han pasado del consumo social  a hacerlo a escondidas y en soledad.

¿Cómo nos afecta el consumo crónico?

El consumo crónico de sustancias psicoactivas crea alteraciones en neurotransmisores y conexiones cerebrales que pueden generar pérdida de memoria y apatía, como en el caso del cannabis, que en la peor de las circunstancias desencadena una psicosis.

Consumidores de cocaína, ketamina, setas alucinógenas y drogas de diseño llegan a desarrollar síntomas que son difíciles de diferenciar de otras enfermedades mentales. El uso simultáneo de psicofármacos y drogas solo termina agravando los cuadros ya existentes, pues los efectos tóxicos se suman.

¿Cómo se pueden dejar las drogas?

Prácticamente, solo aquellas personas que son consumidoras sociales, en las que no se ha instaurado drogodependencia como enfermedad, son capaces de dejar el consumo sin un tratamiento adecuado.

Dejar las drogas es mucho más que dejar de consumir. Hay que comenzar por asumir que se trata de una enfermedad GRAVE, CRÓNICA, que puede ser MORTAL y que requiere ser tratada como tal.

Es necesario un acompañamiento médico y psicológico especializado, terapias grupales y un cambio de hábitos y de vida completos por parte del enfermo. Además de todo esto hay que tener en cuenta que la recuperación de algunas consecuencias de las drogas, como las funciones cerebrales requiere de largo tiempo (2 a 5 años)

Los tratamientos actuales que mejores resultados ofrecen para los adictos son aquellos que se hacen en régimen de ingreso inicial con un posterior seguimiento intensivo que acompañe al paciente a reinsertarse de manera lenta y progresiva en la sociedad.



Relacionados

Valoración

Consecuencias de las drogas
Liz Corredor
5 (100%) 1 vote
picture-696.jpg
Liz Corredor
Médico especialista en salud mental y drogodependencias.
Anterior artículo »
Siguiente artículo »