Conciliación familiar y laboral

Conciliación familiar y laboral

Conseguir la conciliación familiar y laboral debería de ser un objetivo prioritario para que la gente, realmente, pueda mejorar así su calidad de vida.

1362513

Igualdad laboral mal entendida

El cuidado responsable de los hijos, para una crianza sana y con apego, necesita el respaldo de unas políticas económicas que faciliten la conciliación familiar y laboral. Lo contrario es una sociedad entera que sale perdiendo.

Un aspecto tan fundamental de la maternidad como la lactancia, debería ser considerado prioritario en salud pública. Al hablar de la igualdad hombre-mujer debemos encontrar el lenguaje adecuado para no caer en términos simplistas que al sistema poco le importan, pero que implican olvidar las necesidades del principal protagonista que es el bebé.

Es fundamental, tener en cuenta primero las necesidades del bebé, ya que es el más débil, el que más necesita protección y además es, el que no puede defenderse por sí mismo.

En países más avanzados en materia de derechos de la infancia y de la mujer, ellas juegan un papel más activo en la sociedad y en la política. Países europeos como por ejemplo: Suecia, Noruega, Dinamarca y Finlandia tienen todos más de 44 semanas de baja maternal.

Estos países que sí son un modelo a seguir, están demostrando que invertir en promoción de la salud acaba por resultar más justo… y, a la larga más rentable desde el punto de vista económico.

La vuelta al trabajo

Todos los padres quieren lo mejor para el bebé, y se pueden hacer muchas cosas cuando llega el momento de volver a trabajar. Como hay muchos factores a tener en cuenta no se puede decir que unas soluciones sean mejores que otras.

Actualmente, en España el permiso de maternidad es de solo dieciséis semanas, dieciocho en caso de gemelos y veinte en caso de trillizos. La ley permite que hasta diez de las dieciséis semanas de permiso las disfrute el padre en vez de la madre.

Salvo excepciones, no parece que eso favorezca la lactancia ni ser lo mejor para el bebé. En España, hubo hace unos años una recogida de firmas para solicitar los seis meses de permiso de maternidad para alcanzar niveles europeos. Aún no se ha conseguido.

Ley española de conciliación familiar y laboral

En la ley denominada “de conciliación familiar y laboral”, por más que se lee una y otra vez, la conciliación no aparece por ninguna parte. Básicamente se da a elegir: o vida familiar o vida laboral. Si se elige la vida familiar, se puede coger un permiso sin sueldo; si se opta por la vida laboral, se puede llevar al niño a la guardería.

Conciliar implica poder hacer las dos cosas a la vez. A lo largo de la historia las mujeres siempre han trabajado, no es un fenómeno nuevo. Hace apenas dos siglos que los padres fueron mayoritariamente arrebatados de los hogares; hace apenas medio siglo que el sistema productivo actual abdujo también a la madre para dejar al hijo en una guardería. El lema de la sociedad actual parece ser: en el trabajo hay que rendir al cien por cien, y al niño se le atiende lo que se pueda y cuando se pueda.

La actual organización económica es demasiado estresante, y va en contra de nuestras necesidades biológicas. Algún día esta situación cambiará, como lo vemos ya en otros países más avanzados. Algún día, los padres podrán de verdad conciliar, su trabajo con su vida familiar.

Reglas de oro de la mujer trabajadora

La conciliación familiar y laboral es uno de los temas aún no resueltos de la sociedad actual y que tiene importantes consecuencias a nivel social, laboral y personal.

Nuria Chinchilla, defiende en su libro* que la conciliación de la vida familiar con el trabajo es una necesidad, lo cual lejos de ser un lujo está además demostrado: al mejorar las condiciones de trabajo/vida familiar, es mayor el rendimiento laboral y aumenta la fidelidad hacia la empresa.

Un aspecto fundamental para cambiar esto es la educación de la igualdad, el reparto de responsabilidades y, la conciliación ya desde la escuela para cambiar las actitudes de los más jóvenes.

Conciliar el trabajo con la vida familiar será posible cuando nuestros dirigentes políticos, gobernantes y legisladores se impliquen junto con un empresariado más flexible y el compromiso de las familias. Pero, ante todo está la voluntad de cada uno de querer cambiar las cosas, mejorar la sociedad en la que vivimos y dirigir nuestro destino, en un equilibrio entre lo que damos y lo que recibimos de la sociedad.

Bibliografía: *Nuria Chinchilla y Maruja Moragas. “Dueños de nuestro destino. Cómo conciliar la vida profesional, familiar y personal”. Editorial Ariel. 2009.
Carlos González. “Un regalo para toda la vida. Guía de la lactancia materna”. Ediciones Planeta, Temas de hoy. 11ª ed. 2011.



Relacionados

  • Desconfianza en la parejaDesconfianza en la pareja La desconfianza en la pareja es una situación angustiosa para quien la sufre y una […]
  • Crisis matrimonialCrisis matrimonial Como se ha mencionado, una crisis matrimonial no tiene porqué significar el fin de todo. […]
  • Equilibrio en la parejaEquilibrio en la pareja Sinceramente como lograr el equilibrio en la pareja es una cuestión sobre la que vale la […]
  • Relaciones destructivasRelaciones destructivas Las relaciones destructivas pueden ser imprevisibles y hay quien inconscientemente se […]

Valoración

picture-1152.jpg
Beatriz Lores
Doctora en Biología, especializada en Promoción de la Salud y Medicina Natural.
Anterior artículo »
Siguiente artículo »