Compresas de patata, eficaces y baratas

Compresas de patata, eficaces y baratas

Las compresas de patata son un buen remedio natural para varios problemas de salud, sean comunes o estéticos, y que podemos preparar en un momento.

145197

¿Qué son las compresas de patata?

Las compresas de patata son un tratamiento de uso tópico. Vayamos por partes y definamos por separado los dos elementos:

Compresa: Es un remedio o preparado natural con el que se impregna una gasa y se aplica sobre una zona del cuerpo y se deja reposando con una venda u otro medio para fijarla. De este modo se absorben las propiedades terapéuticas de las compresas.

La patata: No le hace falta presentación a este tubérculo ya que es una alimento ampliamente extendido. Posee muchas propiedades alimenticias como potasio, magnesio, calcio, hierro, antioxidantes y vitaminas A, B (B2, B6, B11) H y K. Ya los antiguos incas celebraban un día festivo dedicado a la patata, llamado “Situa”, cada septiembre en el que para ellos la patata poseía una fuerza mágica curando enfermedades y exorcizando demonios.

Prescripciones o indicaciones de la compresa de patatas

Las compresas de patatas están indicadas para las personas que tienen los siguientes problemas:

Salud

  • Artritis crónicas no inflamatorias como anquilosis o artrosis.
  • Enfermedades infecciosas como bronquitis y cistitis.
  • Dolores en cervicales, hombros y espalda.
  • Dolores de cabeza.
  • Quemaduras solares.

Estética

  • Bolsas en los ojos (se aplica la compresa fría).
  • Granos.
  • Ojeras (también se aplica fría).

Contraindicaciones de la compresa de patatas

Las contraindicaciones de la compresa de patatas son pocas, pero obedecen a la lógica.

  • En caso de inflamación no aplicarla ya que es efectiva como compresa caliente y el calor perjudica a la inflamación.
  • Abstenerse de usar la compresa de patatas sobre lesiones sensibles de la piel o quemaduras para evitar infecciones.
  • No ponerla sobre heridas abiertas o en cicatrización, por la misma razón que en el punto anterior
  • Y, por supuesto, tampoco se debe aplicar si se tiene hipersensibilidad al calor, excepto para las ojeras, ya que debe ser fría.

Preparación de la compresa de patatas

Los materiales necesarios para hacer una compresa de patata son simplemente una bolsa o paño de hilo o una gasa con las dimensiones adecuadas para nuestras necesidades. Y dependiendo del tamaño de la superficie a tratar, será una patata mediana o dos grandes.

La preparación de la compresa de patatas caliente es muy fácil. En un cazo con agua suficiente ponemos a hervir las patatas hasta que se queden blandas como para escacharlas con un tenedor y hacer una masa que se deja enfriar hasta el punto de estar caliente pero sin quemar.

De ahí la pasamos al paño o gasa y ya tenemos la compresa de patatas lista para aplicar. Para la compresa fría, que es la que se emplea para los ojos, se ralla la patata cruda después de pelarla muy fina y dejamos que se empape la gasa y la colocamos sobre los ojos cerrados.

Modo de aplicación de la compresa de patatas

La aplicación de la compresa de patatas caliente no tiene ningún secreto. Se emplea sobre la piel en la zona que requiera el tratamiento. Se deja en reposo cinco minutos para que la piel vaya absorbiendo sus propiedades terapéuticas.

La volvemos a calentar y se aplica un par de veces más. En el caso de la compresa de patatas fría contra las ojeras se pone 10 minutos a reposar sobre los párpados.

Nuestros consejos

Si desea conocer más tipos de compresas, sus aplicaciones, indicaciones y contraindicaciones, consulte las actualizaciones de nuestra sección “Compresas y cataplasmas”.



Valoración

picture-861.jpg
Juan José Sánchez Ortiz
Terapeuta físico, emocional y coach. Articulista experto en salud, ecología, desarrollo personal y ONGs en medios digitales e impresos. Periodista de investigación con trabajos referenciados en artículos, tesis de postgrado y doctorales.
Anterior artículo »
Siguiente artículo »