Beneficios de las cenas ligeras para adelgazar y para nuestra salud

Beneficios de las cenas ligeras para adelgazar y para nuestra salud

Las cenas ligeras para adelgazar nos ayudarán además de a controlar nuestro peso a cuidar nuestra salud. Es una buena norma que debemos poner en práctica.

cena-ligera

Las cenas copiosas pueden ser un problema para nuestra salud. Muchas personas experimentan el hecho de llevar una alimentación equilibrada durante el día pero se descontrolan en el momento de la cena. Este descontrol puede producirse como consecuencia de haber llevado una dieta desequilibrada a lo largo del día, haber dejado pasar demasiadas horas entre comida y comida, haber hecho una ingesta insuficiente de calorías, haber sufrido estrés y un largo etcétera de situaciones más.

Tenemos que recordar que la cena es una comida importante, y que además, tendrá que ser la menos abundante; pero siempre respetando que sea lo suficientemente nutritiva para asegurarnos de que así nuestro cuerpo reparará sus funciones durante el momento del sueño.

Beneficios de las cenas ligeras

Además de la importancia de tomar cenas ligeras para adelgazar también debemos destacar otros beneficios: facilita la digestión, ya que no requiere de grandes esfuerzos, se consigue un mejor descanso ya que se evitan apneas del sueño, se mejora el perfil cardiovascular, previniendo la diabetes y mejorando presión arterial, entre otros.

Inconvenientes de una cena pesada

Al hacer la digestión más lenta y pesada, las persona puede tener dificultades para conciliar el sueño, sufrir sudoraciones, ardores de estomago y un malestar general muy poco beneficioso para afrontar un nuevo día con energía, vitalidad y buen humor.

Alimentos NO aconsejables para tomar en la cena

  • Grasas: deberían evitarse los alimentos ricos en grasas saturadas como por ejemplo las mantequillas y margarinas, las natas, el aceite de palma y el de coco, el aguacate, las aceitunas negras y los frutos secos en general.
  • Carnes: es preferible no consumir carnes grasientas como la carne picada de cerdo, la ternera grasa, hamburguesas comerciales, salchichas, conservas de carne, chuletas de ternera, embutidos grasos, pato y vísceras grasas.
  • Pescado: evitaremos también el atún fresco, conservas y anguilas, angulas y pescados en salmuera o en aceite como las anchoas o las sardinas.
  • Leche: restringiremos la ingesta de lácteos por la noche, aunque sean desnatados.
  • Cereales y féculas: si se consumieran, deberían ser en proporciones muy pequeñas y optando siempre por aquellos que no han pasado por procesos de refinamiento y que, por lo tanto, conservan todas las propiedades y una fibra vegetal capaz de controlar el índice glucémico. Esto es debido a que proporcionan una gran cantidad de energía por su alto contenido en almidones y azucares y por su bajo contenido en agua. Evitaremos sobretodo el pan blanco, todo tipo de pastelería, snacks, siropes, preparados comerciales…
  • Frutas: las frutas son ricas en azúcar, por lo tanto restringiremos su toma por la noche.
  • Sal: también es importante controlar las ingestas de sal para evitar una retención de líquido.

Alimentos aconsejables para cenas ligeras

  • Grasas: el aporte de grasas es importante para nuestro organismo, pero debemos ofrecerle grasas de calidad y, siempre que sea posible, de origen vegetal. Incluiremos por lo tanto: aceite de oliva, aceite de girasol o bien aceites de semillas en general.
  • Proteínas: las cenas ligeras para adelgazar no deben dejar de incluir las proteínas ya que esta puede incrementar la pérdida de peso. Las proteínas pueden ser de origen animal o de origen vegetal. Si tomamos carne está debe ser magra (pollo, pavo o conejo), y si optamos por el pescado son aconsejables las anchoas frescas, bonito, bacalao fresco, lenguado, etc.) En cuanto a las proteínas de origen vegetal nos las ofrecen las legumbres, frutos secos y, por supuesto, el tofu y el hesitan. Las proteínas de origen vegetal son de mejor calidad y más fáciles de digerir y procesar que las de origen animal.
  • Verdura: en las cenas ligeras para adelgazar se pueden consumir todo tipo de verduras y en cuanto a las cantidades no hay restricciones. Optaremos siempre por las verduras cocinadas al dente, al vapor, en escaldado, hervidas, salteadas, en forma de cremas y sopa… etc. Mientras que las crudas las consumiremos durante el resto del día para así facilitar la digestión durante la noche.
  • Condimentos: se pueden usar los siguientes (con moderación las personas que tenga hipertensión): mostaza, ajo, vinagre, canela, jengibre, perejil, tomillo, orégano…

Otros consejos

  • Hacer unas 5-6 comidas al día, de este modo no hay fases de ayuno durante el día y se regula el apetito.
  • Realizar ejercicio diario durante 30 minutos como minino, de preferencia por la mañana para no interferir con las hormonas que se secretan por la noche.
  • Comer sin prisas, tomar el tiempo de masticar bien sin elementos de distracción (televisión, revistas, radio…).
  • Si es una persona que suele picotear antes de cenar, es aconsejable beber 2 vasos de agua antes de cenar, para llenar el estomago.
  • Intentar que los platos de la noche sean calientes o templados, y por lo tanto evitar platos fríos o crudos, para mejorar la digestión.
  • No irse a dormir justo después de haber cenado, dejar un tiempo para la digestión.


Valoración

picture-1268.jpg
Audrey Agneray
Técnico superior en Dietética y nutrición.
Estudiante de fisioterapia.
Anterior artículo »
Siguiente artículo »