Celiaquía e infertilidad

Celiaquía e infertilidad

Celiaquía e infertilidad guardan una estrecha relación que hace más frecuentes los abortos en mujeres con enfermedad celiaca.

59750741

La celiaquía es una enfermedad de carácter autoinmune, que afecta aproximadamente al 1% de la población, y que está provocada por la intolerancia al gluten, una proteína presente especialmente en cereales como trigo, cebada, centeno, avena (siempre que no sea pura) y sus derivados. Las enfermedades autoinmunes están relacionadas con el sistema inmunitario. En el caso de un celiaco, su sistema inmunitario confunde al gluten con un agente enemigo y actúa atacándole. De esta manera cuando un celiaco ingiere la más mínima cantidad de gluten, las vellosidades de su intestino delgado se inflaman, y pueden llegar a atrofiarse con el tiempo provocando todos los síntomas relacionados con la celiaquía, que van desde diarreas, vómitos, dolores de cabeza, irritabilidad, estreñimiento, fatiga crónica y un largo etcétera, hasta llegar a casos más graves.

Debido a su carácter autoinmune la enfermedad celiaca está relacionada con una gran cantidad de enfermedades, la mayoría de ellas también autoinmunes, y en los últimos años se ha descubierto la relación entre celiaquía e infertilidad.

La infertilidad es la incapacidad de llevar a término un embarazo, es decir, los problemas de fertilidad dan lugar a abortos o embarazos de riesgo. Y en los últimos años se ha demostrado que los problemas de fertilidad van muchas veces unidos a mujeres celiacas que aún no han sido diagnosticadas, por lo que ingieren gluten a diario.

Un estudio de la Universidad de Columbia realizado con 191 mujeres con problemas de fertilidad determinó que un 5,9% de estas mujeres eran celiacas. Unos datos similares ofrece un estudio argentino que señala que la tasa de infertilidad en la población no celiaca es del 1%, mientras que en la población celiaca es del 5%. Queda así clara una relación entre celiaquía e infertilidad en la que se está aún investigando para determinar las posibles causas y la incidencia.

Mala absorción de nutrientes esenciales

Algunos expertos señalan que la celiaquía y la correspondiente mala absorción de sustancias esenciales que provoca, podrían alterar el metabolismo hormonal y por ello provocar la infertilidad. De hecho en muchos casos, se llega al diagnóstico de celiaquía tras descubrir la infertilidad o desajustes en el ciclo menstrual.

Es importante también señalar que la relación se produce entre la celiaquía y la infertilidad, y ésta hay que diferenciarla de la esterilidad, que es la incapacidad para quedarse embarazada, bien sea por problemas en la mujer o en el hombre.

Por otro lado, y volviendo a la celiaquía y la infertilidad, los estudios también señalan que las mujeres celiacas diagnosticadas que durante el embarazo cuidan al máximo su alimentación, es decir, no realizan ni de manera activa ni de manera pasiva transgresiones de la dieta sin gluten, no suelen tener problemas de fertilidad y pueden tener un embarazo totalmente normal.

Celiaquía e infertilidad, son una pareja más de las muchas que pueden manifestarse en una persona celiaca. Las enfermedades asociadas más comunes son la fibromialgia, la osteoporosis, la diabetes, la intolerancia a la lactosa, la dermatitis herpetiforme, y la tiroiditis de Hashimoto, entre otros. Casi todas ellas son enfermedades de carácter autoinmune, al igual que la celiaquía.

Con el objetivo de que no se manifiesten estas enfermedades asociadas, es fundamental un diagnóstico precoz y certero. En el momento en el que una persona con celiaquía o sensibilidad al gluten no celiaca, comienza la dieta estricta sin gluten, su organismo comienza a recuperarse y en cuestión de unos puede estar completamente recuperado. El problema del diagnóstico es que los síntomas suelen ser muy difusos y eso puede despistar a los profesionales médicos.



Valoración

lorena-perez
Lorena Pérez
Soy periodista, experta en comunicación en salud y RSE. Además soy celiaca desde los 14 años.
Anterior artículo »
Siguiente artículo »