Cataplasmas de fenogreco o alholva

Cataplasmas de fenogreco o alholva

Las cataplasmas de fenogreco o alhova son un remedio natural excelente para aliviar por ejemplo hemorroides, madurar granos enquistados o forúnculos.

7359338

¿Qué son las cataplasmas de fenogreco?

Definamos por separado las cataplasmas y la alholva:

  • Cataplasmas: son tratamientos tópicos a modo de untura. O sea, se aplican sobre la piel y pueden estar compuestas por diferentes elementos naturales. Según esto las cataplasmas se usan para diferentes dolencias. Por lo general las cataplasmas tienen efectos calmantes, antiinflamatorios, cicatrizantes o de aplicación concreta sobre determinadas dolencias.
  • Alholva: también conocida como fenogreco y coleta. Es una planta herbácea anual de unos 48 cm de altura. Con flores blanquecinas y fruto en forma de vaina. La alholva es originaria del sudoeste asiático y sus propiedades terapéuticas ya eran conocidas por los antiguos egipcios.

Prescripciones de las cataplasmas de fenogreco

Las cataplasmas de fenogreco o alholva son usadas con muy buen resultado para tratar las siguientes dolencias:

  • Cataplasmas calientes: apendicitis, “madurar” granos enquistados o algún tipo de forúnculo, enfermedades reumáticas y problemas de las articulaciones como tendinitis, artritis, artrosis, etc.
  • Cataplasmas frías: alivian las hemorroides o se usan como antiinflamatorio.

Las cataplasmas de fenogreco tienen contraindicación sólo durante los tres primeros meses de embarazo o en caso de ser madre lactante.

Preparación de las cataplasmas de fenogreco o alholva

Se ponen a hervir por litro de agua 100 g. de semillas de fenogreco trituradas o hechas harina. Esperamos que hiervan durante 15 minutos hasta obtener una masa con una textura como la de una papilla y se unta la cataplasma sobre la piel.

Aplicación de las cataplasmas de fenogreco

Antes de aplicarse las cataplasmas de fenogreco, si se trata de una cataplasma fría, se dejan enfriar en un lugar fresco. Si se trata de una cataplasma caliente, sólo se dejan enfriar hasta el punto en que las compresas no resulten demasiado calientes. Luego se cubre la cataplasma con un paño de hilo o un material parecido.

Nuestros consejos

Cuando aplicamos el remedio en una zona del cuerpo en la que puede deslizarse, como el codo o rodilla, se puede vendar la compresa de fenogreco y de esta forma evitará que ocurra.

Si quiere conocer más sobre las propiedades tanto nutricionales como terapéuticas de las semillas de fenogreco o alholva, le recomendamos que vea nuestra sección de Nutrición –legumbres- donde encontrará más información de esta antiquísima planta medicinal.



Valoración

picture-861.jpg
Juan José Sánchez Ortiz
Terapeuta físico, emocional y coach. Articulista experto en salud, ecología, desarrollo personal y ONGs en medios digitales e impresos. Periodista de investigación con trabajos referenciados en artículos, tesis de postgrado y doctorales.
Anterior artículo »
Siguiente artículo »