Causas y soluciones del cansancio mental

Causas y soluciones del cansancio mental

El cansancio mental sobreviene en épocas de mucho estrés, cuando estamos sometidos a un fuerte impacto emocional, o si queremos abarcar más tareas de las que nos resultan factibles.

64352559

Causas del cansancio mental

Una actividad intelectual sostenida o épocas en las que ésta se incrementa, así como momentos en los que sobrevienen muchos temas importantes al mismo tiempo, que pasamos por una situación personal complicada, o que hay cambios en nuestra rutina… Todo esto conlleva una carga adicional de estrés, y necesitamos un tiempo de adaptación para suavizarla.

El estrés continuado, además de tener repercusiones físicas (genera adrenalina, cortisol y hormonas que el cuerpo aprende a aceptar como “habituales”, pero que no son inocuas para la salud), desemboca en una sensación de colapso y cansancio mental, que nos dificulta enormemente la gestión de los temas más simples y cotidianos. Si no se atienden las señales, se puede entrar en una espiral que agrava ese estado de bloqueo y el malestar consiguiente.

Aviso de “stop”

Pueden aparecer asociadas al cansancio mental, dispersión, fatiga física que sin embargo no lleva a descansar mejor ni a conciliar un sueño profundo, frecuentes lapsus y errores en las tareas más comunes, así como despistes y olvidos, e incluso confusión mental.

A menudo se tiene la impresión de que hay una “nube” en el interior de la cabeza que nos impide actuar con eficacia y pensar con claridad.

Los lapsus a veces pueden llegar a entrañar peligro o acarrear importantes molestias y pérdidas de tiempo para solventar los errores u olvidos cometidos.

Qué evitar

Para que el cansancio mental no se adueñe por completo de nosotros, cuando aparece una situación difícil como la pérdida de un ser querido, una enfermedad grave, una separación afectiva, pérdida o cambio de trabajo, un nacimiento en la familia, o cualquier circunstancia generadora de un fuerte estrés, hay que darse un tiempo para adaptarse y restablecer cierta rutina, además de evitar sobrecargarse con demasiadas cosas o darle excesivas vueltas al tema en cuestión.

Tampoco ayuda a impedir un extremo cansancio mental la costumbre de atender varios temas al mismo tiempo, o estar desempeñando tareas que requieren concentración con la TV encendida, el móvil conectado y cerca, música ruidosa de fondo, estruendo alrededor, etc.

¿Sabías que el estrés continuado, aparte de producir cansancio mental y sus efectos derivados, influye en el sistema inmunológico, debilitándolo? ¿Y que eso a la larga afecta también a los órganos y al funcionamiento general del cuerpo? Por este motivo, es importante saber gestionar tus pensamientos, que en definitiva, son los que ante cualquier situación generan sobrecarga mental y sus consecuencias: impaciencia, irritación, confusión, insomnio, baja productividad en las tareas habituales, errores frecuentes, crisis de angustia…

Aprende a gestionar las causas del cansancio mental

  • Puedes practicar alguna técnica sencilla de relajación o meditación, y buscar momentos de silencio o de conexión con la naturaleza.
  • Si tienes una enfermedad importante, pon todos los medios a tu alcance para vencerla, pero sobre todo, lo que tendrá más peso a la hora de mejorar serán tu actitud mental y emocional, y asumir tu responsabilidad en el proceso para recuperar la salud.
  • Haz una lista de lo que es realmente prioritario, en los momentos en los que parece que todo viene al mismo tiempo.
  • Organiza bien las tareas y procura dedicar el tiempo necesario estipulándolo de antemano
  • Si aún así, tienes sobrecarga de tareas, deja para mañana lo que no puedas hacer hoy… sin angustiarte.
  • Pide ayuda o apoyo afectivo a quienes creas que están disponibles y puedan proporcionártelo.
  • Date el tiempo necesario para adaptarte a la situación que te genera estrés, procurando ser consciente de qué emociones te colapsan.
  • Ejercítate en respirar profundamente y hazlo siempre que te acuerdes, y sobre todo, cuando estés ante el disparador del estrés.
  • Haz una sola cosa por vez y deja la multitarea simultánea relegada a la categoría de “malas costumbres”, ya que atender muchas cosas al mismo tiempo dificulta la concentración, produce menos rendimiento, baja eficacia y peligro de cometer frecuentes errores.

Y ya por último, si acabas de empezar de nuevo tus jornadas laborales después de un período de descanso y desconexión, mantén un estado relajado y dúctil todo el tiempo que te sea posible, conservando una actitud de serenidad ante los eventos que vayan surgiendo en el día a día.



Valoración

Cansancio mental
5 (100%) 1 vote
picture-1230.jpg
Valeria Joaniquet
Diplomada en aromaterapia emocional. Formada en trabajo con los sueños, varios sistemas florales y Reiki. Sanación vibracional con sonido, voz y otros.
Anterior artículo »
Siguiente artículo »