Como superar el cansancio extremo

Como superar el cansancio extremo

Si te interesa saber que es el cansancio extremo, cuales son sus causas y que puedes hacer para combatirlo no dejes de leer este interesante artículo.

86891411

El cansancio extremo se caracteriza por un agotamiento físico inexplicable, el cual no se repara con el sueño y se acompaña de debilidad y repercute tanto a nivel físico, mental como emocional. Actualmente es uno de los síntomas que más se acentúa en nuestra sociedad y suele relacionarse con el SFC “Síndrome de fatiga crónica”.

Posibles causas del cansancio extremo

Se deben diferenciar posibles causas. Por una parte podemos encontrar un cansancio extremo pasajero el cual es inferior a unos seis meses y en el que el estrés suele estar detrás. Por otro lado si el cansancio y debilidad persiste en el tiempo habría que ver si existen otros factores desencadenados por otras enfermedades.

Los tipos de cansancio varían así como sus síntomas, pudiendo ser:

  • Cansancio físico: con reducción de energía, debilidad muscular, bajo rendimiento físico, etc.
  • Cansancio emocional: desánimo, pérdida de apetito, irritabilidad y cambios de humor, llanto, inapetencia sexual, etc.
  • Cansancio mental: bajo rendimiento, falta de memoria, falta de concentración, dolor de cabeza etc.

Diagnostico

Es importante establecer el tipo de cansancio, es decir, desde cuando se siente, como se manifiesta, si existe o ha existido algún acontecimiento estresante en la vida, cuales son los hábitos de vida, dolencias u otros síntomas acompañantes. La amnesis es amplia, física, psíquica y emocional.

Encontrar la causa que lo genera, será determinante para poder hacer un buen tratamiento.

Combatir el cansancio extremo

El tipo de cansancio y sus causas determinará el tratamiento. En el caso de que el cansancio sea agudo podemos optar por unos cambios de hábitos en nuestra vida que nos ayudarán a sobreponernos del cansancio.

Cuidar la alimentación

La primera pauta para empezar, será eliminar de la dieta el consumo de algunos alimentos como: el café y excitantes en general, azúcar blanco, refinados y evitar comidas grasosas. Los cuales pueden disminuir los niveles de serotonina y desequilibran minerales y vitaminas. También dietas de adelgazamiento desequilibradas.

No debemos olvidar tener una buena actividad de nuestros órganos, hígado, riñones, intestinos. Podemos hacer una pequeña depuración previa y así los nuevos nutrientes tendrán una mayor absorción.

Para combatir el cansancio extremo debemos incluir en nuestra dieta alimentos ricos en:

  • Omega 3: pescado azul, nueces, almendras, aceite de linaza, de oliva, de pescado, alga espirulina, semillas de chía, quinoa, soja…
  • Omega 6: aguacate, almendras, avellanas, pipas girasol, pistachos, aceite de maíz, aceite hígado bacalao…
  • Magnesio: pepitas de calabaza, cáñamo, girasol, sésamo, nueces, almendras, higos secos, plátanos. Germen de trigo, el cual además contiene colina y ácidos grasos que ayudan a combatir la fatiga.
  • Triptófano: huevos, leche, cereales, legumbres, frutos secos, semillas, espinacas, berros, fenogreco, espárragos. Proteínas e hidratos de carbono. Estos aumentan los niveles de serotonina.
  • Cinc: cereales integrales: avena, arroz, centeno, mijo; legumbres, semillas de calabaza, semillas de sésamo, semillas en general, germen de trigo, mariscos, carnes y aves, pescado.
  • Vit. C: pimientos, naranjas, limones, pomelos, perejil, berros, papaya, arándanos, uva, ajos, apio…
  • Calcio: algas, semillas de sésamo, algarroba, sardinas, anchoas, brécol, acelgas, coliflor, leche, yogur, queso blanco.
  • Incluir hidratos de carbono complejos: cereales integrales, copos ce avena, acelgas, berros, espinacas, brócoli que además nos aportan ácido fólico y que no falten las proteínas, importante para los neurotransmisores y el tejido muscular.

Suplementación

  • Antioxidantes: Vitamina C, Vitamina E.
  • Aminoacidos: Teanina, L-tirosina, Glicina.
  • Vitaminas b1, b2, b6, bitomina y el acido pantoténico. Aumentan el aprovechamiento de la glucosa mejorando y la utilización del oxígeno por las células.
  • Oligoelementos: Magnesio, Fosforo, Zinc, Litio, Selenio.

Alimentos nutricionales

  • Germen de trigo y levadura de cerveza: por su contenido en vitaminas del grupo b y oligoelementos regula las alteraciones nerviosas y trata el cansancio.
  • Jalea real: tonifica las suprarrenales y ayuda a la formación de serotonina.
  • Ginseng: aunque su poder energético es excelente, deben evitarlos las personas muy activas por naturaleza.
  • Polen: su contenido en proteínas de alto valor biológico con casi todos los aminoácidos esenciales y vitaminas como la C, E y el complejo de vitaminas del grupo b y antioxidantes, actúa como un tónico revitalizante aportando energía rápida al organismo.
  • Miso. Alcaliniza la sangre y nutre el sistema nerviosa, ayudando a la asimilación y digestión de otros alimentos. Regenerativo de la flora intestinal y ayuda a eliminar residuos tóxicos.
  • Quínoa, amaranto y trigo sarraceno: estos tres cereales, son un buen un buen alimento por sus contenido en minerales y proteínas de buena calidad.

Descanso

El sueño es un remedio natural por excelencia para reparar el cansancio. Suavizar el sistema nervioso e inducir el sueño.

Tisanas para facilitar el sueño y relajarse: Tila, pasiflora, melisa, pasiflora, espino albar, valeriana, mejorana, amapola, menta, espliego.

Hábitos saludables

Mantener unos horarios fijos en nuestros hábitos, sobre todo a la hora de las comidas y fijarse un horario de sueño. No saltarse ninguna de las principales comidas. Realizar algún tipo de ejercicio.

Terapias complementarias

Como la acupuntura, homeopatía, esencias florales, aromaterapia, yoga, taichí, autocontrol emocional… cada una de ellas nos puede ayudar a abordar la causa y tratar de forma holística el cansancio.

Nuestro consejo

Las causas del cansancio crónico y debilidad, pueden ser el resultado de una condición ácida de la sangre. Aún así, además de la debilidad física, debemos tener en cuenta sobre el estilo de vida que se lleva. En ella se incluye las emociones y forma de pensar. La higiene mental y emocional es un buen coadyuvante a seguir en una terapia junto con un reajuste en la alimentación.

Aunque existe un gran abanico de remedios, elegir el adecuado se hará a través de un buen diagnóstico y con la supervisión de un profesional.



Valoración

picture-1234.jpg
Verónica Duro
Naturópata. Técnico en Dietética y Nutrición. Terapeuta floral. Monitora en técnicas de relajación y desarrollo personal.
Anterior artículo »
Siguiente artículo »