Qué es la Candidiasis Masculina

Qué es la Candidiasis Masculina

La candidiasis masculina es una afección oportunista micótica, esto es, producida por levaduras/hongos, microorganismos que por naturaleza están presentes en nuestra “flora microbiana” de piel y mucosas.

69741928

El objetivo del tratamiento de fondo no considera la eliminación de “Candida albicans”, sino el restablecimiento del equilibrio de este delicado sistema de defensa, en definitiva de nuestra inmunidad.

No es una enfermedad grave, ni venérea; aunque si molesta y persistente, en la que las terapias naturales ofrecen un buen abanico de opciones a prolongar en el tiempo, mínimo tres meses, incluyendo distintas fases y seguimiento terapéutico.

Es necesario, por tanto reconocer la candidiasis masculina, tomar conciencia de sus peculiaridades y trabajar tanto los síntomas como la enfermedad de base para así velar hacia el mantenimiento del sistema inmunitario, en caso contrario las recaídas son probables.

Qué es la Candidiasis Masculina

Enfermedad oportunista que manifiesta un desequilibrio de la propia flora en la piel de la zona genital.

Clasificada como micosis cutánea, en concreto del grupo de levaduras. La más común es Candida albicans, de ahí que la denominación genérica habitual sea “candidiasis genital”, candidosis, moniliasis (el género Candida se denominaba Monilia), balanopostitis, o balanitis, aunque esta última corresponde a sintomatología, no a diagnóstico.

Candida albicans reside mayoritariamente, de forma natural a temperatura corporal, en la zona ano-genital y alrededor de la boca, también en zonas húmedas, oscuras, (axilas, interdigital, retroauricular), mucosa digestiva (boca, garganta, estómago, e intestino), o aparato respiratorio.

La candidiasis masculina no se considera una enfermedad venérea, en condiciones normales no es perjudicial, dado que el conjunto de microorganismos endógenos, o propios, realizan la función de regulación del pH en simbiosis con el resto de microorganismos presentes en la piel, y por tanto de protección y conveniente permeabilización. La piel es un mediador entre “lo interior y lo exterior”.

Epidemiología

La Candidiasis en su totalidad de expresiones afecta un 25 % de la población, sobre este porcentaje entre el 20 y 30 % del género masculino padece candidiasis masculina. Así pues a pesar de asociarse mayoritariamente a una afección femenina, básicamente por fisiología ano-genital, su aparición en hombres no es desestimable.

Considerada afección benigna, o no perjudicial, necesita ser diagnosticada lo antes posible para ser correctamente tratada, debido a que suele ser molesta y rebelde.

Sintomatología

  • Afecta a glande, prepucio y/o surco balano-prepucial.
  • Cursa con picor y/o ardor intenso, aparición de pequeños puntos rojos, o blancos parecidos a pústulas.
  • Película blanquecina en prepucio, e incluso goteo, junto a tumefacción del glande.
  • El ardor o picor puede ser especialmente severo tras la actividad sexual.
  • Picazón y/o ardor en el orificio anal.
  • Infección en la zona inguinal, molestias en la micción.
  • Dolor local con malestar general, fatiga o falta de energía, situación que puede condicionar de forma pasajera la potencia sexual, sin mayores consecuencias tras el conveniente tratamiento.

Factores que favorecen su aparición

Es fundamental analizar situaciones que debilitan la inmunidad

  • Calidad vital, incluyendo vida sexual y su repercusión emocional.
  • Enfermedades adyacentes; diabetes mal regulada, enfermedades intestinales inflamatorias, prostatitis persistente, desequilibrio estrógeno/progesterona, u obesidad, entre otras.
  • Situaciones puntuales de sobreesfuerzo con ansiedad.

A su vez

  • Tratamientos antibióticos, tratamientos corticoides.
  • Estilo de alimentación con pobreza en nutrientes (vitaminas, minerales, fibra), predominio de alimentos transformados y azúcares refinados, con alteración de la flora intestinal.
  • Intolerancia a la levadura, por ejemplo de la cerveza, o del pan.
  • Sensibilidad a un tipo de espermicida utilizado en preservativos (nonoxinol-9).
  • Hábitos higiénicos incorrectos, con riesgo más acentuado en hombres no circuncidados.

Existe una amplia discusión sobre situaciones de contagio por relaciones sexuales; cabe puntualizar que las personas con “desequilibrio” por cándida generalmente no son contagiosas, aunque en casos de inmunodepresión la infección es más favorable.

Hemos de recordar que la piel no es la causa de la enfermedad sino el síntoma donde se refleja.

Mecanismos de actuación

Es importante aliviar síntomas, prevenir posibles complicaciones y analizar el sistema de prevención que mejor se ajuste al individuo.

La intervención de impacto a nivel tópico tiene como objetivo disminuir una expresión aguda de la candidiasis masculina, fase que debe llevar inherente una alternativa de tratamiento interno relacionada con el terreno favorable al “sobredesarrollo” de Candida albicans, vista en el apartado anterior.

La desaparición de síntomas no asegura la desaparición de la tendencia, las micosis en general son muy tenaces, si no se realiza un firme seguimiento mediante tratamiento interno las recidivas son probables.

Las Candidas y su disminución, generan una gran diversidad de sustancias indeseables que suponen un añadido de toxinas a desechar, para ello necesitamos tiempo y paciencia dada la posible reacción de Herxheimer durante el tratamiento de drenaje.

Tópico o externo

  • Asegurar la eficiencia de la higiene corporal, debe incluir tanta atención a la zona genital (glande, retrayendo prepucio), como anal.
  • Es necesaria la limpieza con jabón tras cada deposición, junto al conveniente secado de la zona.
  • La limpieza de manos pasa a formar parte del protocolo de higiene, “antes y después” de ir al baño.
  • Baños de agua de mar.
  • No es recomendable el uso de ropa ajustada ni tejidos sintéticos que favorezcan la humedad, por ejemplo bañadores para uso en la playa.
  • Aplicación de cremas, ungüentos o geles de distinta naturaleza y eficacia en función de la evolución de la afección.

Sistémico o interno

  • Calidad de vida: Actividad física moderada, destinada exclusivamente a bienestar personal, junto a horas de descanso y sueño.
  • Alimentación: Debe asegurarse una estabilidad horaria de ingestas, junto a un menú específico para afección por cándidas.
    Es importante analizar la necesidad de alimentos con azúcar añadido, estos deben desestimarse por completo, junto a aquellos que incluyen levadura; cerveza, pan, o vino, son claros ejemplos. Dar prioridad a productos frescos, ricos en fibra y no procesados.
    Verduras (descartando hortalizas ricas en hidratos de carbono), germinados y pescados pasan a ser referencia en la estructura del hábito alimentario.
    Existe una amplia bibliografía desarrollada, se trata de un cambio de punto de vista hacia una alimentación claramente más saludable.
  • Sistema inmune: Asegurar la calidad de la flora intestinal mediante probióticos, favorecer la reestructuración de tejidos y drenar toxinas.
    Supone un protocolo de suplementación y fitoterapia guiado por un profesional, como apoyo a la conveniente alimentación, de ninguna manera esta parte de la terapia excluye la readaptación del menú.
  • Visión integrativa: En casos sistémicos o cronificados de candidiasis masculina, terapias como la psico-neuro-inmunologia (PNI), bio-resonancia (chequeo de función celular), u ozonoterapia, ofrecen otro abanico de posibilidades dirigidas a la causa fundamental de la afección genital.

Tratamiento de la candidiasis masculina

Tópico o externo

  • Higiene: Son recomendables, geles o jabones que incorporen aceite de árbol de té (Melaleuca alternifolia).
    No se aconsejan las toallitas higiénicas. El área debe estar limpia y seca antes de aplicar productos específicos.
  • Pomadas, cremas o geles: La opción de fungicidas farmacológicos puede ser alternativa rápida y radical que debe incluir un estricto protocolo preventivo, las recaídas son habituales.
    Cremas o preparados con aceites esenciales o extractos de: árbol de té, orégano, semillas de pomelo, coco (ácido caprílico), canela o romero.
    Gel de aloe vera como antiinflamatorio y regenerador de la piel.
    Esta fase suele necesitar de 7 a 10 días. Tras la desaparición de los síntomas es recomendable prolongar su aplicación, dado que el tratamiento local no corrige los factores desencadenantes, y se debe estar atento a la evolución en el tiempo.

Sistémico o interno
Este nivel de actuación para candidiasis masculina, precisa mínimo 3 meses de seguimiento terapéutico.

  • Alimentación: Destacan como favorables el kéfir de leche de cabra u oveja, kéfir de agua, verduras fermentadas como el “chucrut“, vinagre de manzana, cereales integrales, almendras, avellanas, nueces, zumos verdes, y estevia como edulcorante.
  • Suplementación: Los probióticos son eje del restablecimiento de la flora microbiana con repercusión en la piel. Se recomienda tomarlos en ayunas; especialmente por la noche tras haber realizado la digestión de la cena y/o por la mañana al levantarse, unos quince minutos antes del desayuno.
    En caso de tratamiento antibiótico es importante que en la diversidad de lactobacilus haya del tipo “rhamnosus“.
    Vitaminas antioxidantes, reestructuradoras de piel y mucosas, como B6, betacaroteno, ácidos grasos esenciales del grupo omega, e incluso oligoelementos pueden ser sabiamente pautados en función del perfil y evolución individual.
    La elección para tomar antes de las principales comidas extractos de: Ajedrea, Canela, Pino silvestre, Tomillo, Ajo, Clavo, Própolis, Árbol de té, Hoja de olivo, Semilla de pomelo.
  • Fitoterapia: Se necesita ingesta frecuente de líquido para compensar la posible reacción de Herxheimer. Puede incorporarse la toma de agua de mar.
    Ejemplos de infusiones a alternar son:
    Te con kombucha.
    Drenadores hepatobiliares que incluyan cardo mariano, boldo, o genciana.
    Infusiones con lapacho, o plantas que presenten berberina como principio activo, por ejemplo la carrasquilla.
    Mezclas necesariamente moduladas por un especialista debido al prolongado periodo de tratamiento y las características de los principios activos de las plantas indicadas.


Relacionados

Valoración

Candidiasis masculina
Àngels Florensa
4.5 (90%) 2 votes
picture-1267.jpg
Àngels Florensa
Especialista en nutrición, alimentación, seguridad alimentaria y tecnología de alimentos.
Anterior artículo »
Siguiente artículo »