Promoción del Bienestar y Salud perfecta

Promoción del Bienestar y Salud perfecta

La salud es el absoluto estado de bienestar físico, mental y social, un derecho de todos los seres humanos. El objetivo final del bienestar es la salud perfecta.

101406

Promoción del Bienestar y Salud perfecta

El concepto de Promoción de la Salud fue definido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en el año 2005, durante la elaboración de la carta de Bangkok para la Promoción de la Salud en un mundo globalizado.

Así, la OMS define Promoción de la Salud como:”el proceso que permite a las personas incrementar el control sobre su salud y sus determinantes, y así mejorar la salud”.

Los programas de Promoción de la Salud se forman a través del desarrollo de políticas públicas saludables basadas en los requisitos de salud, como la seguridad de ingresos, vivienda, alimentación, empleo y condiciones laborales de calidad.

La OMS ha elaborado en diversas cartas los principios fundamentales sobre Promoción de la Salud. Los más destacables son:

  • Asegurar que el ambiente externo aquel que está fuera del control de cada persona sea favorable al mantenimiento de la salud.
  • Combinar procedimientos y planteamientos distintos pero complementarios, que incluyan la comunicación, la educación para la salud, legislación y medidas fiscales adecuadas, cambios en las organizaciones e impulsar el desarrollo comunitario.
  • Fomentar la participación de la población, potenciando la autoayuda y motivando a las personas a buscar la manera más apropiada de promocionar la salud en su comunidad.
  • La promoción de la salud es básicamente una actividad situada en el ámbito social de la salud y no necesariamente un servicio médico. Así, todos los profesionales sanitarios y no sanitarios, desempeñan un papel fundamental en apoyar e implementar la promoción de la salud.

Educación para la Salud

Hoy en día, la salud ya no se entiende como ausencia de enfermedad; la OMS (1946) la define como “el completo estado de bienestar físico, psíquico y social”, aunque esta definición ha sido objeto de muchas controversias, sin embargo, ha supuesto una revolución en el sistema sanitario.

La Oficina Regional para Europa (1986) entiende la salud como “la capacidad de realización personal y de responder positivamente a los retos del ambiente”.

Se podría decir que esta definición y la formulada por la OMS en 1946 configuran el sentido actual de la Educación para la Salud (EpS) en el mundo occidental. El binomio salud/enfermedad es entendido como el equilibrio/desequilibrio de las personas con su medio físico, social o espiritual.

La primera definición de la OMS ha ido evolucionando con los años y actualmente la EpS se entiende como: el conjunto de actividades de información y educación, que mueve a una persona a querer vivir en salud, saber cómo conseguirlo e intervenir en su propia salud, en la de su familia y en la salud colectiva.

Los objetivos de EpS actualmente se orientan a:

  • Hacer de la salud un patrimonio de la colectividad.
  • Desarrollar conductas positivas en salud.
  • Cambiar las conductas insanas.
  • Promover cambios ambientales favorables a la salud.
  • Capacitar al individuo para la participación y gestión de su propia salud y la de la colectividad.

La ciencia de Estar Bien

La forma en que una persona piensa sobre las cosas está determinada por lo que cree sobre ellas. Sus pensamientos están determinados por su fe y los resultados dependen de la forma personal de aplicar su fe.

Como explica W. D. Wattles*: “La Ciencia de Estar Bien, entonces, incluye los dos campos: el del pensamiento y el de la acción. Para Estar Bien no es suficiente que la persona piense de una determinada manera, sino que debe aplicarse a sí mismo su pensamiento y debe de expresarlo y de sacarlo fuera en los actos externos de su vida, actuando de la misma manera que piensa.

La mejor manera de hacerlo es formar una imagen mental de uno mismo estando bien, imaginando un cuerpo fuerte y saludable y convertirlo en un pensamiento habitual sobre uno mismo.

La fisiología y la higiene, tienden a llenar la mente con pensamientos sobre las condiciones imperfectas y estas ideas a su vez producen las condiciones imperfectas en el propio cuerpo. No se pueden estudiar los requisitos de la “ciencia” para que se reconozca la enfermedad, sino que hay que pensar solo en la salud.

*”Si cada pensamiento es un pensamiento sano y si todas las acciones de nuestra vida se realizan en una forma sana, deberemos alcanzar pronto la Salud Perfecta”.

Bibliografía: * W.D. Wattles. La ciencia de Estar Bien. Los principios de la Salud Perfecta. Ediciones Librería Argentina. 2008.
Rogelia Perea Quesada. Génesis y evolución de la Educación para la Salud. Curso de Educación para la Salud. UNED. 1998.
Marcos Vélez. Base de la Naturopatía. Editorial Bubok. 2010.



Valoración

picture-1152.jpg
Beatriz Lores
Doctora en Biología, especializada en Promoción de la Salud y Medicina Natural.
Anterior artículo »
Siguiente artículo »