Algunos beneficios del yoga para embarazadas y su bebé

Algunos beneficios del yoga para embarazadas y su bebé

La práctica del yoga para embarazadas te aporta increíbles beneficios a ti y al bebé que está por nacer. Confianza, paciencia y conciencia son algunos de ellos.

27342727

Beneficios del yoga para embarazadas y su bebé

Durante el embarazo, para dar a luz y para ser madre, se requiere de una enorme cantidad de fuerza física y emocional. En el interior de esta fortaleza están la confianza, la paciencia y la conciencia.

La antigua práctica del yoga es, sin duda, una excelente preparación para la maternidad. Hoy te traigo 10 beneficios del yoga para embarazadas, para motivarte a comenzar tu práctica cuanto antes.

1. El yoga aumenta la fuerza

Uno de los más grandes beneficios del yoga para embarazadas es que te hace fuerte por todas partes. Y necesitarás bastante fuerza en la parte inferior de tu cuerpo para soportar el peso adicional del embarazo, y compensar el equilibrio que se pierde por el empuje que realiza el bebé dentro del vientre. También necesitarás fuerza extra en la parte superior de tu cuerpo para cargar a tu niño después del nacimiento.

2. El yoga ayuda a aliviar los dolores y las molestias

El dolor de espalda es una queja común durante el embarazo, que a menudo empeora a medida que el bebé crece. El yoga prenatal fortalece los músculos que soportan este peso, disminuyendo la presión sobre la espalda baja. Muchas mujeres experimentan irritación en el nervio ciático durante el embarazo, molestia que también se puede mejorar con ejercicios de yoga. La posición de La paloma (Eka Pada Kapotasana) y La media luna (Ardha Chandrasana), te ayudan a estirar esta zona para aliviar el dolor, y las inversiones pueden ayudarte a hacer espacio en la pelvis para evitar irritaciones.

3. El yoga te enseña a respirar

La mente y la respiración están muy unidos y esto se hace muy evidente en la práctica de Yoga. Normalmente, la frecuencia y profundidad de la respiración es un mecanismo inconsciente regido por el cerebro. Sin embargo, también podemos ejercer un control consciente sobre la respiración, y por lo tanto alterar su ritmo.

El resultado de una respiración lenta y profunda es un sistema nervioso calmado y una disminución del ritmo cardíaco. Además se relajan los músculos y se calma la mente. Las madres pueden utilizar esta técnica de respiración a voluntad para calmarse y mantenerse centrada en su propósito durante el maravilloso momento de traer una nueva vida al mundo.

El control de la respiración es de gran importancia para el manejo del dolor en el parto y en el nacimiento de tu bebé, sobre todo, para las mujeres que deciden renunciar a las inyecciones que disminuyen los dolores de parto.

4. El yoga te enseña a estar en equilibrio

Con el peso y los cambios corporales, las mujeres embarazadas pueden sentirse inestables y fuera de foco. Las asanas de equilibrio, como la postura de El árbol (Vriksasana), o La media luna (Ardha Chandrasana), ayudan a las mujeres a sentirse cómodas en su centro de gravedad. Otras posturas como El perro hacia abajo (Adho Mukha Svanasana) y El guerrero (Virabhadrasana I), te ayudarán a estirar y fortalecer los músculos necesarios para contrarrestar tu barriga, que va creciendo.

5. El yoga para embarazadas te ayuda a abrir las caderas para el parto

El yoga no solo te ayuda a que tu cuerpo sea más fuerte, sino que a medida que avanza tu embarazo, tu práctica puede ir centrándose en la preparación del parto. Las posturas que abren las caderas influyen en la buena posición de tu bebé, facilitando el nacimiento. Con la práctica del yoga durante el embarazo, tendrás herramientas para controlar el dolor y facilitar el parto.

6. El yoga alivia la ansiedad

La atención en la respiración, el ambiente tranquilo, la música, el estiramiento, la relajación, pueden realmente ayudar a disminuir el ruido en tu cabeza. El yoga te motiva a estar en el momento presente, sin pensar en todo lo que no esté sucediendo AHORA. El descanso y la relajación te ayudarán a aliviar la ansiedad, antes, durante y después del nacimiento de tu bebé, haciéndote disfrutar plenamente de ese momento único que estás viviendo.

7. El yoga te ayuda a vincularte con tu bebé

Mantenerte en el momento presente te servirá para otro importante propósito. El yoga para embarazadas le da herramientas a las madres para conectar con la experiencia de estar embarazada, estableciendo un fuerte vínculo con el bebé. Es fácil perderse entre el bullicio de la vida cotidiana. Por lo que tener un tiempo para ti y tu niño que está por nacer, donde puedas relajarte y conectar con él es un grandísimo regalo. Y la huella de esa conexión puede durar toda la vida.

8. El yoga te enseña a descansar mejor

“Duerme cuando tu bebé duerme”. Seguramente escucharás este consejo muchas veces durante tu embarazo y cuando tengas a tu bebé. Solo que es posible que no siempre tengas sueño. En su lugar, deberás aprender a descansar, siempre que tengas oportunidad. Savasana, la postura de relajación que se hace normalmente al final de cada clase de yoga, es adaptada a una postura lateral o semi-inclinada, en el yoga para embarazadas. Los beneficios son los mismos: podrás relajar tu mente y tu cuerpo siempre que puedas. Esto te será muy útil cuando tu horario de sueño aún no esté normalizado.

9. El yoga es una excelente forma de conocer a otras mamás

Las clases de yoga para embarazadas son una genial forma de conocer a otras mamás o futuras mamás, con las que podrás conversar y compartir experiencias. Tener una “red de apoyo” de mujeres a tu alrededor, que entiendan por lo que estás pasando es increíblemente útil.

10. El yoga fomenta la confianza

Sensaciones desconocidas y efectos secundarios suelen dar lugar a una sensación general de malestar en tu cuerpo durante el embarazo. Al ver en una clase de yoga para embarazadas, a otras mujeres en tu mismo estado, te puede dar una gran fuerza y confianza. Además, las palabras de tu instructor de yoga te aportarán sabiduría y te ayudarán a recordar tu fuerza interior.

Se dice que los pensamientos de la madre y su salud emocional afectan directamente al bienestar físico y emocional del niño que está por nacer. Los pensamientos negativos, preocupaciones y temores desestabilizan el sistema nervioso de la madre y otras funciones corporales, lo que influye directamente en el feto.

De la misma manera, los pensamientos positivos, la claridad, la alegría y una sana confianza en sí misma, le ofrecen a la madre y al niño, las bases para una óptima salud física y mental. A través de la práctica de yoga, con la relajación, las asanas y los ejercicios de respiración, se hace mucho más fácil mantener este bienestar positivo.

El yoga te ayudará a que el embarazo esté colmado de la confianza, la paciencia y el pensamiento consciente para que puedas disfrutar y vivir con profundidad esta maravillosa etapa de tu vida.



Relacionados

Valoración

picture-1203.jpg
Naylín Núñez
Creadora de Yogaesmas.com, blog destinado a todas las personas que quieren comenzar con la práctica del yoga. Mi objetivo es ayudarte a que tu vida sea aún más feliz, saludable y llena de significado.
Anterior artículo »
Siguiente artículo »