Conoce los beneficios de las cenas ligeras

Conoce los beneficios de las cenas ligeras

Son muchos los beneficios de las cenas ligeras, entre ellos el irnos a descansar sin sentirnos hinchados y pesados. Cenar poco y pronto es muy recomendable.

28309900

¿Cuál es la mejor hora para cenar?

Desde el latir de nuestro corazón, hasta el movimiento lunar cada veintiocho días, la vida y los seres vivos, estamos naturalmente sometidos a los ciclos biológicos.

Nuestros órganos también se ven regidos por un reloj interno, según el cual hay momentos de máximo rendimiento y actividad, y otros de reposo de su energía.

En la medicina tradicional china, es de siete a nueve de la noche (hora solar), la franja horaria en la cual el estómago se encuentra en un momento de mínima energía, este es el motivo por el cual se puede sentir la necesidad de ingerir algún alimento, y es este el periodo de tiempo más equilibrado y saludable para cenar, pues el sistema digestivo necesita recibir alimentos para equilibrarse.

Desayuna como un rey, almuerza como un príncipe y cena como un mendigo

Invertir el orden alimenticio, haciendo desayunos más variados y generosos, y cenas ligeras y más moderadas, es entrar en armonía con nuestro reloj interno, pues es por la mañana cuando todos los órganos están pletóricos y necesitados de un buen desayuno.

En cambio, a partir de las siete de la tarde que todo nuestro organismo, (aunque no nos demos cuenta), se empieza a preparar para el reposo, enlenteciéndose su metabolismo.

Beneficios de las cenas ligeras

Además de que sean las cenas ligeras, cenar temprano garantiza una mejor digestión y asimilación de los alimentos, evitando sobrecargar al hígado, padecer hinchazones, flatulencias y trastornos del sueño.

Comer más a menudo mantiene el nivel de glucosa en sangre más constante, evitando los momentos de desánimo y cansancio que a veces se tienen unas horas después de comer.

Es necesario para ello parar un momento y hacer un bocadito a media mañana y otro a media tarde (a parte de las tres comidas principales, claro).

El hábito de merendar una pieza de fruta, un puñadito de nueces y avellanas, y/o un yogurt, nos hará sentirnos con más ánimos durante la tarde y resulta más fácil cenar menos cantidad.

¿Qué alimentos son más aconsejables para cenar?

  • Para empezar, no es aconsejable repetir lo mismo que al mediodía, (si ha sobrado se guarda para el día siguiente), pues necesitamos hacer una dieta variada, y prescindir de embutidos y fritos que dificultan mucho más la digestión durante las horas nocturnas.
  • Escoger frutas de la estación, lo más maduras posibles, (y si es posible de cultivo biológico), con yogurt o kéfir, o un poco de pan dextrinado con requesón. Es la alternativa más sana y depurativa, ideal para personas que necesitan eliminar líquidos y desintoxicar el organismo.
  • Los cereales integrales nos ayudarán a conciliar el sueño, su riqueza en vitaminas B nutren y calman el sistema nervioso, siendo el grupo de alimentos recomendable en caso de nerviosismo o dificultades para dormir. El cereal más dormilón y, por tanto, ideal para cenas ligeras es la avena. Podemos comprarla en forma de sémola o en copos, y hacer ricas sopas con ella.
  • El arroz integral es una perfecta opción si buscamos cenas ligeras, es un buen diurético natural y combinado con un poco de ensalada es un plato muy equilibrado. Los cereales consumidos en grano (mijo, quínoa, trigo, etc.) nutren y no engordan.

¿Por qué adelgazan las cenas ligeras?

Para aquellas personas que deseen mantener la línea o perder algún kilito, la cena es la comida del día más importante a tener en cuenta, pues el metabolismo se ha enlentecido y no se quema tan fácilmente lo comido, habiendo mucha más facilidad para acumular grasas.

El consumo de proteínas (huevo, queso fresco, un poco de legumbre, tofu, carne de ave o pescado) ayuda a quemar grasas, procurando cocinar con poco aceite y siempre acompañada de un plato de hortalizas frescas.

Autoobservación si tomamos cenas ligeras

La propuesta es una invitación a la auto-observación de nuestro cuerpo y forma de sentirnos.

Os propongo observar la relación entre como cenáis y como os levantáis al día siguiente: ¿Cómo tenéis la boca, amarga, o pastosa?.

¿Cómo estáis de humor, malhumorados o alegres?

¿Cómo sientes el cuerpo, pesado o vital, con ganas de empezar el día?

No solemos relacionar lo que cenamos, con cómo nos sentimos al iniciar el día, y la verdad es que cenar de forma sana, pronto y con moderación aporta ligereza física y mayor alegría interior al levantarnos para afrontar el día.



Relacionados

  • Alimentos que curanAlimentos que curan Aunque desconocemos muchas de sus propiedades, nuestra despensa está llena de […]
  • FrutoterapiaFrutoterapia La frutoterapia es una terapia natural que defiende el consumo de frutas y vegetales […]
  • Calorías diarias necesariasCalorías diarias necesarias Saber cual es la cantidad de calorías diarias necesarias es muy conveniente y nos […]
  • Comer fruta engordaComer fruta engorda Hay mucha gente que dice que comer fruta engorda pero, realmente, ¿hay algo de cierto en […]

Valoración

josep-arnau
Josep Vicent Arnau
Diplomado en Naturopatía y Acupuntura.
Regenta el herbolario Supernatural en Sant Cugat del Vallés.
Articulista sobre temas de salud y calidad de vida.
Anterior artículo »
Siguiente artículo »