Todos los beneficios de la sauna en sus distintas etapas

Todos los beneficios de la sauna en sus distintas etapas

Los beneficios de la sauna son tantos que su uso continuado nos ayuda a cuidar nuestra salud. La alternancia de calor y frío es ideal para rehabilitar cuerpo y espíritu.

41660852

La tradición finlandesa dice que, si entras en una sauna paralizado de frío, este se refugiará en tu corazón. Los amantes de esta práctica tienen claro que los beneficios que les aporta son físicos y emocionales e, incluso, en una cultura como la finlandesa también son espirituales.

El ritual de baños de vapor alternando otros a temperaturas inferiores nos lo encontramos en una diversidad de culturas, desde las termas romanas hasta la cultura azteca. Estos pueblos antiguos, por tanto, ya conocían los innumerables beneficios de la sauna.

Sauna seca o finlandesa

La sauna seca o finlandesa se denomina así porque su humedad relativa es inferior. Es, sin duda, la más practicada a nivel mundial y es tan antigua que sus orígenes son inciertos. Solo en Finlandia existen 2 millones de cabinas para 5,2 millones de habitantes. Este pueblo es tan adepto a los beneficios de la sauna que ha hecho de este tratamiento toda una cultura y seña nacional.

En ella nos sometemos a un calor importante, el cual oscila entre los 80 hasta los 100 grados. Normalmente, una sesión dura entre una hora y una hora y media, alternando fases de enfriamiento y calentamiento que van a aportar diferentes beneficios cada uno.

Beneficios de la sauna: antes de entrar y tomar el tratamiento

Para conseguir una total efectividad durante una sesión es preciso que, aparte de la preparación de tu cuerpo, tu ánimo sea el adecuado. Así que apunta:

  • No debe tomarse con prisa o intranquilidad. De hecho una de sus indicaciones principales es solucionar tensiones y estrés.
  • Aunque es aconsejable seguir ciertas normas, adáptalas a tus necesidades, ya que será tu propio cuerpo quien te ira marcando el ritmo.
  • Los beneficios de la sauna no se ven en la primera sesión por lo que te recomendamos que la practiques con regularidad.

Beneficios de la sauna en la etapa de calentamiento

En esta fase nuestro cuerpo puede llegar a los 40 grados. Debido a esto, los poros se dilatan y comienza la sudoración. Por eso conseguimos los siguientes beneficios:

  • Mejora de la tensión física y emocional. El ritmo cardiaco baja y nuestra musculatura se relaja.
  • Reducción de las situaciones de estrés. Si tu cuerpo se encuentra tranquilo, ayudará a que tu mente le siga a ese agradable estado.
  • Eliminación de toxinas derivado del exceso de sudoración. A través del sudor bajamos la temperatura. En el líquido que excretamos se encuentran sustancias no saludables. Este es uno de los mayores beneficios de la sauna.
  • Limpieza profunda de los poros de la piel. Aunque se tenga un buen hábito de limpieza facial, la purificación que proporciona la sauna no la aporta ningún producto cosmético.
  • Aconsejable para el sistema cardiovascular, ya que dilata los vasos sanguíneos.
  • Efectos positivos sobre sistema respiratorio, sobre todo en enfermos con afecciones obstructivas en los pulmones, al dilatar las vías respiratorias.
  • Alivio del dolor muscular, como los sufridos en casos de artritis o lesiones musculares crónicas.

Beneficios de la sauna en la etapa de enfriamiento

Nuestro cuerpo, para normalizar la temperatura, inicia un procedimiento que requiere cambios abruptos del funcionamiento del sistema cardiovascular. Esto aporta los siguientes efectos:

  • Estimulación del estado de ánimo tras la relajación previa.
  • Incremento de la oxigenación en vías sanguíneas.
  • Aumento del ritmo cardiaco para recuperar la temperatura y contracción de los vasos sanguíneos tras la dilatación previa.
  • Sensación de bienestar derivado de la estimulación de secreción de endorfinas, que se producen debido al esfuerzo del organismo en recuperar la normalidad.

En general, la sauna está indicada por sus efectos a largo plazo en afecciones de todo tipo tanto psicológico, como nervioso o estrictamente físico. Aunque su práctica, realizada adecuadamente, es sin duda un beneficio en sí misma, también es un placer espiritual y físico.



Valoración

picture-1227.jpg
Candela Vizcaíno
Doctora en comunicación, poeta, escritora y mamá. Periodista y redactora en vida sana, lenguaje de los símbolos, literatura, arte, viajes y moda.
Anterior artículo »
Siguiente artículo »