Asanas para abrir el Chakra Anahata

Asanas para abrir el Chakra Anahata

En este artículo podremos conocer algunos de los asanas más interesantes para poder abrir el Chakra Anahata que es el tercer centro metafísico de energía.

2216688

Anahata, es el chakra central, es decir, el punto intermedio en la evolución espiritual. Por ello su símbolo son doce pétalos de loto que rodean una estrella de seis puntas, es decir, dos triángulos superpuestos: el que apunta hacia abajo representa el espíritu que desciende hacia el cuerpo y el que apunta hacia arriba es la materia que se eleva hacia lo espiritual, hacia lo infinito.

El Chakra Anahata se ubica en el centro del pecho. Vibra con los colores verde y rosa, está asociado al sentido del tacto y al elemento del aire y se relaciona con el corazón, el pecho, los pulmones, el timo y, en general, todo el sistema circulatorio, además de las manos y los brazos.

Anahata significa en sánscrito “sonido hecho sin que dos cosas se choquen” y es una metáfora para indicar la coexistencia de lo material y lo espiritual. Está relacionado con el amor incondicional y espiritual, que no tiene nada que ver con el egoísmo o la atracción puramente sexual.

Los problemas de salud relacionados con el Chakra Anahata son la respiración superficial, la hipertensión, las enfermedades cardíacas y el cáncer. También se asocian ciertas disfunciones emocionales como la dependencia, la melancolía, el miedo a la soledad, al compromiso y a la traición.

Torsiones para el corazón

Ardha Matsyendrasana

Para abrir, estimular o desbloquear el Chakra Anahata, existen asanas específicas, las torsiones. Entre éstas destacan Ardha Matsyendrasana, que significa “el rey de los peces”.

Para realizar correctamente la torsión vertical hay que partir desde una posición de máxima verticalidad de la columna vertebral. Existen diferentes variaciones pero, en esencia, se trata de girar la columna desde las vértebras inferiores progresivamente hacia arriba, culminando con la rotación de las vértebras cervicales al girar la cabeza. En la postura final se intensifica la torsión espinal estirando la columna al inspirar y acentuando el giro del tronco y de la cabeza al espirar.

Tras alcanzar la postura final es importante regresar lentamente con un movimiento en espiral: primero girar lentamente la cabeza, sintiendo cómo la torsión se desmonta de arriba hacia abajo. Y, a continuación, repetir la secuencia al lado contrario, cambiando la posición de las piernas y brazos.

Las torsiones, en general, flexibilizan y fortalecen la espina dorsal y los nervios y músculos del cuello; corrigen los hombros caídos, la espalda encorvada y la postura defectuosa; tonifican y masajean los órganos abdominales por la compresión alternada de cada mitad del abdomen: las torsiones hacia la derecha mejora el peristaltismo y actúan sobre el colon ascendente, parte el intestino grueso, el riñón y el hígado. Al hacer la torsión hacia la izquierda, se estimula el colon descendente, el bazo, el páncreas y el riñón.

Además, las torsiones retrasan el proceso de envejecimiento, fortalecen las glándulas reproductoras, alivian los dolores menstruales, combaten el estreñimiento, estimulan la función renal y la digestión, y están indicadas para los que padecen asma y también para prevenir la ciática y el lumbago.

Sin embargo hay casos en los que está contraindicado realizar las torsiones. Son, entre otros:

  • Cualquier lesión de columna, lumbago, hernia discal y ciática.
  • Inflamaciones en la región abdominal.
  • No realizar a partir del tercer mes de embarazo.

La Paloma, Kapotasana

Kapotasana

Otra de las asanas que benefician la apertura del Chakra Anahata es Kapotasana, la Paloma. Kapotasana facilita, además, la respiración profunda, abre el pecho, consolida los músculos de la espalda, irriga los riñones, aumenta la flexibilidad de las caderas, la ingle y el cuadriceps. Esta postura no se debe realizar en los casos de lesión de cadera, rodillas y/o espalda.



Valoración

Autor: Daya Kaur

Sin descripción.

Anterior artículo »
Siguiente artículo »