Hijos Adolescentes: relaciones con los padres

A veces las relaciones entre padres e hijos adolescentes son muy complicadas ya que la adolescencia es una etapa crucial en la vida de nuestros hijos.

Relación entre padres e hijos adolescentes

Tal vez sea la adolescencia una de las etapas más difícil en la vida de nuestros hijos. Muchas son las cosas que cambian para ellos, y todas empiezan a la vez.
Un cúmulo de nuevas sensaciones, sentimientos desconocidos y afán de ser mayores, todo ello junto puede producir en los adolescentes explosiones que arrasen con todo.

En estos momentos es cuando la relación padres - hijos adolescentes puede verse afectada por muchos problemas, derivados de todos esos cambios que están afectándoles.
Es también durante este tiempo cuando los padres debemos hacerles llegar que estamos ahí para apoyarles, que no somos el enemigo, que es como muchas veces el adolescente percibe a sus padres.

Los padres debemos tener claro que ellos están creciendo, necesitan su espacio, aprender a ir manejando su libertad, y que eso no es el fin del mundo. Los hijos adolescentes deben ir aprendiendo a volar y la función de los padres es enseñarles a manejar bien sus alas.

¿Qué podemos hacer los padres?

Sobre todo debemos ser pacientes, toda la paciencia del mundo en ocasiones no es suficiente. Nuestro pequeño ahora nos planta cara, cuestiona nuestras órdenes y quiere ser él el que tome el timón de su vida.

Llegará, sin duda. Él debe tomar el timón de su vida, cuando llegue el momento. La adolescencia es el tiempo de aprendizaje, aunque no solo los adolescentes están aprendiendo también los padres, sobre todo los que por primera vez se encuentran con un hijo adolescente.

Si los padres fallamos es más fácil que nuestros hijos tengan algún tipo de problemas. Si en ocasiones no sabemos muy bien como actuar es muy conveniente acudir a pedir consejo a un buen profesional.

Es imprescindible que gastemos una parte de nuestro tiempo con nuestros hijos, interesándonos por sus actividades, sus amigos y todo lo que pueda ser importante para ellos.

Hablando con nuestros hijos adolescentes

A la hora de mantener una conversación con un adolescente sería conveniente no olvidarnos de:

  • Explicarles las cosas con claridad: que nada pueda ser malinterpretado o darle un significado que no queremos.
  • Mantener una conversación: hablar y dejar que hablen.
  • No descartar sus opiniones: los padres no tenemos en nuestro poder la verdad absoluta.
  • Si estamos enfadados: no debemos hacerles pagar a ellos nuestro mal humor.
  • Coherencia con nuestras exigencias: el comportamiento de los padres debe ser coherente con lo que exigimos a los nuestros hijos.

Estableciendo reglas

La vida de los adolescentes puede convertirse en un autentico caos. Los padres debemos establecer unas reglas, por supuesto, para que sean cumplidas no para cubrir expediente.
Tal vez a la hora de establecer las reglas que les afectarán sea conveniente comentarlas con ellos, pedir su opinión, aunque al final seamos los padres los que tengamos la última palabra.

Cuando tomemos una decisión sobre algún tema, como horarios, castigos etc., debemos mantenernos firmes y no dejar que nos manipulen, los adolescentes pueden llegar a ser muy convincentes para intentar salirse con la suya.

Por supuesto si hemos de reconocerles su buena actitud, notas, comportamiento etc., no debemos quedarnos cortos, hagámosles saber que están trabajando bien y no seamos tacaños con los elogios.

Nunca debemos olvidar que los padres somos los adultos, los expertos y que tenemos que darles a nuestros hijos adolescentes todo el apoyo, los consejos, halagos, críticas, castigos o premios que necesiten.

Artículos Relacionados