La Eufrasia, bendición ocular

La Eufrasia es una bendición para los ojos ya que es un remedio para combatir la conjuntivitis, el dolor, el enrojecimiento de los ojos y el lagrimeo.

Entre las plantas más usadas por los herbolarios, desde siempre, está sin duda la eufrasia (Euphrasia officinalis)

Se tiene certeza de sus propiedades curativas desde el siglo XIV. Desde entonces, se suponía que curaba "todos los males del ojo" y era descrita como una fuente de "preciosa agua que clarifica la visión del hombre".

Matthaeus Sylvaticus, un médico residente en Mantua y que vivió alrededor de 1329, ya recomendaba esta planta para paliar las enfermedades oculares.
Así, se hizo común que sea recetada por los grandes herbolarios del siglo XVI, como Tragus, Fuchsius, Dodoens y otros, y se propagara en muchos países como un popular remedio.

Su nombre es de origen griego, derivado de Eufrosine, una de las tres Gracias o Cárites de la mitología clásica.
Esta misma palabra sirve para designar al jilguero el que, según otra vieja tradición, se dice que fue el primero en usar sus hojas para aclarar la visión de sus vástagos para luego transmitir este conocimiento a los hombres.

Usos en la medicina tradicional de la eufrasia

La Eufrasia es usada para combatir la conjuntivitis, dolor y enrojecimiento de los ojos y lagrimeo. También para desaparecer las ojeras.
Además, los herbolistas han recomendado la Eufrasia también para los problemas de la zona respiratoria, incluyendo infecciones del sino (sinusitis), tos y garganta dolorida.

Ahora bien, debido a la información limitada sobre los componentes activos de la Eufrasia y a la necesidad de esterilizar las sustancias usadas en los ojos, el uso tradicional de la Eufrasia como compresa tópica no se puede recomendar actualmente sin ayuda profesional.

Utilizado internamente en las cantidades enumeradas arriba, la Eufrasia es generalmente segura. Sin embargo, su seguridad durante embarazo y la lactancia no se ha probado.

Usos en medicina alternativa de la eufrasia

Sus componentes hacen de la Eufrasia un eficaz astringente y antiinflamatorio, así como un medio para combatir el catarro.
En ese sentido, es usado específicamente para los casos de sinusitis y conjuntivitis. Sin embargo, debe tomarse en cuenta que las propiedades de la Eufrasia no han sido evaluadas por la FDA (Food and Drug Administration)

Forma de preparación y dosis de la eufrasia

Se emplean las hojas y flores, con las que se prepara un colirio de la siguiente manera:
Se calienta medio litro de agua en un recipiente nuevo o muy limpio, en el que se introducen 0.5 onzas de las hierbas. Luego de 10 minutos se vierte el líquido, se tapa y se deja reposar.
Finalmente, se cuela y, una vez frío, se aplica en compresas o como baño ocular.

Este colirio se conservará en una botella de cristal bien tapada. Se recomienda no utilizarlo cuando tiene algunos días.
En su lugar, debe prepararse a menudo, cuando menos, un par de veces por semana.

Otra manera de consumirla es tomándola en tintura, diez gotas (2 - 6 ml.), dos veces al día. Asimismo, el té de Eufrasia, hecho con la misma fórmula arriba descrita, se puede beber en la cantidad de dos a tres tazas por día.
En ambos casos, su uso es como aperitivo y para trastornos estomacales, por ser amarga.

Origen geográfico y hábitat de la eufrasia

La Eufrasia es la única especie británica cuyos genes están contenidos en 20 especies distribuidas por toda Europa, norte y oeste de Asia y Norteamérica.

Las variedades salvajes europeas crecen en prados, pastos y lugares herbosos de Bulgaria, Hungría y la ex-Yugoslavia. La Eufrasia también se cultiva con fines comerciales en ese continente.

Su cultivo en huertos no es fácil, pues debe ser "protegida" con Grama. La razón de esto es que es un semiparásito que necesita alimentarse, en parte, con las raíces de otras plantas.

Compuestos químicos y aplicaciones de la eufrasia

La eufrasia contiene un glucósido análogo a la aucubina o rinantina, un ácido tánico propio, algo de esencia, y materias resinosas aromáticas. Asimismo, es extremadamente rica en vitamina A y en vitamina C. Además, contiene cantidades moderadas del complejo B, D, y rastros del E.
También hierro, silicio, rastros de yodo, de cobre y de zinc.

En todos los casos le recomendamos consultar con su médico, terapeuta u otro profesional de la salud competente. La información contenida en este artículo tiene una función meramente informativa.

Artículos Relacionados