¿Sabías que cocinar con una cazuela de barro es una excelente opción?

Cocinar con una cazuela de barro o con utensilios de porcelana es uno de los sistemas más antiguos y, sin duda, uno de los más saludables que existen.

La olla y la cazuela de barro

Las ollas de barro y las de porcelana son ideales para cocciones largas y con poca agua. Mucha gente afirma que los alimentos allí cocinados adquieren un sabor no conseguido con otros materiales.

Es curioso que, a pesar de su antigüedad, continúan siendo muy apreciados. En muchos países la cazuela de barro es un utensilio de cocina imprescindible.

Hoy en día vuelve a recuperarse su uso ya que en los últimos años los utensilios de acero inoxidable le habían ganado la partida ya que son más ligeros y no se rompen.

¿De qué están hechas?

La arcilla es la materia prima. Una vez moldeada y cocida  es impermeable y no se estropea ni deforma. Algunas excavaciones datan las primeras cazuelas de barro hace unos 12.000 años.

Composición de la arcilla

No hemos de olvidar que la arcilla es un mineral comestible (libre de impurezas). Por  ello es muy significativo que cocinemos con un material que pueda transmitir a los alimentos sean sustancias beneficiosas. El silicio es uno de los minerales que más aporta y resulta que es uno de los más importantes para el ser humano.

Cuidado con el barniz

El único detalle importante es que hemos de asegurarnos (preguntar al productor) que el barniz interior esté libre de metales pesados.

Por lo demás… a disfrutar de este regalo de la naturaleza y moldeado por el ser humano.

Artículos Relacionados