Cocinar a la plancha

Cocinar a la plancha es una técnica culinaria que gana adeptos cada día entre aquellas personas que buscan cuidar la línea y tambien mejorar la salud.

Al cocinar a la plancha el alimento se pone directamente sobre una plancha o placa de metal que va directamente sobre el fuego. La fuente de calor suele ser el gas (especialmente en restaurantes) o la electricidad (planchas pequeñas de uso más doméstico) Esta técnica no requiere incorporar apenas grasa o aceite, por lo que es muy adecuada para la confección de platos bajos en calorías y pobres en grasas.

El material utilizado es muy diverso y podemos encontrar desde unas hechas con hierro colado, a otras con distintas aleaciones y hoy en día la mayoría se venden con materiales antiadherentes. Las planchas eléctricas tiene la ventaja de que suelen tener un termostato con lo cual mantienen la temperatura constante que más nos convenga. Las de hierro fundido tienen la desventaja de que son más pesadas y requieren más cuidados pero dan un sabor inigualable. Siempre hemos de poner los alimentos cuando la plancha esté bien caliente.

Trucos para cocinar a la plancha

  • Tener siempre la plancha bien limpia. Una plancha bien limpia evitará que se quemen restos anteriores de alimentos y que la comida sepa a otros alimentos.
  • Cuidar la intensidad del fuego. Los alimentos más duros o más gruesos conviene cocinarlos a fuego más bajo o lento para que hagan también por dentro. En cambio los alimentos más finos o suaves hay que hacerlos con un fuego más alto o vivo para que queden con un sabor casi a parrilla.
  • No cortar o pinchar el alimento. Si pinchamos o hacemos muchos cortes en el alimento para que se cocine más rápido nos podemos encontrar que pierda los jugos que contenga y quede muy seco. Un truco es ponerle unas gotitas de aceite (y el condimento que nos guste) directamente sobre el alimento y no sobre la plancha.
  • Añadir la sal en el último momento. Con esto ayudaremos a que quede todo más jugoso.
  • Es muy importante cortar las verduras bien finitas y que sean lo más frescas posibles para que queden bien jugosas. Las verduras más utilizadas suelen ser las alcachofas, espárragos, papas o patatas, calabacines, todo tipo de setas u hongos, pimientos, etc. La verdad es que prácticamente todas quedan muy ricas a la plancha. Intentad siempre que queden al "dente". Probad también a cocinar a la plancha las proteínas vegetales como el Tofu y el Seitán o gluten ya que quedan muy ricas.

Ventajas de cocinar a la plancha

  • Los alimentos toman un delicioso sabor parecido a la parrilla o a la brasa pero con la ventaja de que no quedan trocitos de carbón y que no llega a socarrarse o quemarse apenas nada (las partes quemadas son potencialmente cancerígenos)
  • Es una cocina muy rápida y fácil ya que no hay que saber o recordar complicadas recetas.
  • Es ideal para cuidar la salud y el peso ya que no nos aporta grasas extras. Las personas con problemas digestivos disfrutan mucho con este tipo de cocción ya que toleran muy bien los alimentos así cocinados.
  • Entre las ventajas más importantes destaca que no se necesita aceite (algunas personas se lo ponen en el último momento)
  • Otro detalle muy importante es que ayuda a comer más verduras ya que quedan muy ricas. Muchas personas solo saben prepararlas hervidas con lo cual tiene menos sabor.

Desventajas de cocinar a la plancha

Hay planchas que son demasiado grandes o demasiado pesadas.
Según el material pueden ser caras aunque sólo con el ahorro en aceite se amortizan muy rápido (sin contar que la salud no tiene precio)
Hay que buscar condimentar los alimentos un poco (aceite en crudo, especias, etc.) sino pueden ser un poco sosos.

Artículos Relacionados