Uñas estriadas, ¿son sólo un problema estético?

Las uñas estriadas son irregularidades en la superficie de las uñas, además de poco estéticas son señales de carencias o alteraciones del metabolismo.

¿Qué son las estrías de las uñas?

Las uñas, como sucede con el pelo, están compuestas de una proteína fibrosa llamada queratina. La lámina ungueal es la parte visible de la uña y crece alrededor de 1 mm al día.

En ocasiones, las uñas se vuelven más frágiles y quebradizas debido al estrés y contacto con productos químicos, y se forman estrías que crecen a lo largo o a lo ancho de la uña.

Las uñas estriadas presentan hendiduras a modo de canales que van subiendo desde la parte inferior de la uña, los surcos longitudinales son los más frecuentes. A este tipo de estrías que crecen en sentido horizontal desde la base de la uña hasta la parte final de ésta, se denominan líneas de Beau.

Esta afección de las uñas estriadas no presenta síntomas y su aparición es repentina.

El estado de las uñas es un indicativo del estado de salud general de la persona.

Causas de las estrías en las uñas

  • Carencias alimenticias una dieta deficiente en hierro, zinc, vitamina A, vitaminas B y, proteínas puede producir estrías en las uñas. Las estrías horizontales reflejan a su vez falta de hierro.
  • Enfermedades: el hipotiroidismo puede causar alteraciones en la estructura y aspecto de las uñas.
  • Pedicura agresiva: cortar las uñas de una manera incorrecta o el empleo de productos cosméticos con sustancias tóxicas para la piel que afectan la producción de queratina.
  • Herencia: se sabe que las estrías horizontales tienen un origen genético.  
  • Golpes y traumatismos: pequeños golpes y traumatismos pueden originar estrías en las uñas de manos y pies.

Remedios naturales para cuidar las uñas estriadas

  • Agua caliente con sal: sumergir las uñas estriadas en agua caliente con sal para fortalecerlas.
  • Ajo: frotar uñas y cutículas con dientes de ajo machacados en un mortero. También se puede cortar un ajo en pequeños pedacitos y aplicar directamente sobre las uñas.
  • Aceite de oliva: aplicar por la noche un masaje con aceite de oliva (Olea europaea) en uñas y cutículas. Además, con aceite de oliva y ajo se puede elaborar un excelente remedio casero para las uñas. En un recipiente con una cucharada de aceite se colocan dos dientes de ajo machacados, se dejan macerar todo el día y por la noche se aplica esta mezcla sobre las uñas estriadas para que se vuelvan más fuertes y desaparezcan las estrías.
  • Aceite de ricino: en un bol con medio vaso de aceite de ricino añadimos una  cucharadita de zumo de limón, e introducimos las uñas dentro durante unos minutos.
  • Limón: se puede utilizar el zumo o aplicarlo directamente sobre las uñas. Si se combina con ajo además de fortalecer las uñas estriadas también se estimula su crecimiento.
  • Cola de caballo: (Equisetum arvense) es rico en silíceo que ayuda en el crecimiento uniforme de las uñas. Hervir 3 cucharadas en medio litro de agua. Tomar dos o tres infusiones al día.   No es recomendable tomarla más de un mes, ni con problemas estomacales o durante el embarazo.
  • Milenrama: introducir las uñas de manos y/o pies en un baño de la infusión con un par de cucharadas de Milenrama (Achillea millefolium) por 250 ml de agua.

¿Cómo prevenir las estrías en las uñas?

  • No morderse las uñas (onicofagia)
  • Limarlas. Utilizar limas de cartón flexible, y limando desde afuera hacia dentro. Cortar las uñas en línea recta para evitar se encarnen.
  • Incorporar en la dieta alimentos ricos en hierro, cinc, vitaminas del grupo B y vitamina A.
  • Consumir regularmente legumbres, principal fuente de hierro.
  • Secar muy bien las manos después de lavarlas.
  • Proteger las manos con guantes cuando se utilicen detergentes y otros productos químicos.
  • Hidratar bien las manos, protegiéndolas cuando las temperaturas son extremas.
  • Utilizar productos cosméticos que no deterioren las uñas (disolventes sin acetona).
  • Si se ha producido una leve infección por hongos (micosis), se debe aplicar una crema o esmalte antifúngico y, si la infección está más extendida, se recomienda visitar al dermatólogo para que prescriba un fármaco antifúngico por vía oral.

Artículos Relacionados