Turismo sostenible y rentable

Elegir turismo sostenible a la hora de organizar las vacaciones es una buena decisión y es una alternativa ecológica y económica que vamos a disfrutar..

¿Qué es el ecoturismo?

El ecoturismo o turismo sostenible y ecológico es un turismo ético enfocado hacia el recreo en la naturaleza de forma respetuosa con el medio. Sea en una casa de campo con las prestaciones necesarias para su disfrute y poderse recrear con la belleza, tranquilidad del paisaje y los ritmos de algún espacio rural.

Como compartir los quehaceres y la vida cotidiana de una granja o incluso la visita a reservas de la naturaleza en parajes protegidos de África, América, Caribe, etc.

Según la Sociedad Internacional de Ecoturismo (TIES) el ecoturismo es "un viaje responsable a áreas naturales que conservan el ambiente y mejoran el bienestar de la población local".

Los 7 principios del turismo sostenible

Ventajas económicas del ecoturismo

El ecoturismo sin duda ofrece muchas ventajas ecológicas frente al turismo tradicional pero también a nivel económico como negocio de desarrollo sostenible.

De hecho, el auge del turismo ecológico a nivel de mercado lo convirtió en el fragmento de más rápido crecimiento y  dinamismo en el negocio turístico mundial.

Desventajas del ecoturismo

No obstante, existen ciertas desventajas o inconvenientes con respecto al turismo ecológico que provienen de una legislación aún pobre en un mercado de negocio nuevo como éste:

Nuestros consejos

El turismo sostenible o ecoturismo practicado según sus siete principios puede ser  una fuerte herramienta para la conservación de la flora y fauna. A la vez que puede ser un interesante recurso económico para determinadas poblaciones hoy en detrimento social y laboral. Pero también puede ser dañino tanto en lo biológico, físico, social como en lo económico si no se practica correctamente.

  • Debe disminuir todo lo posible el impacto negativo en la ecología y en las comunidades que producen la actividad.
  • Crear respeto y conciencia medioambiental y cultural.
  • Debe aportar experiencias positivas tanto para los turistas como para la comunidad que los recibe (granjeros, indígenas, etc.)
  • También debe proporcionar ayudas económicas directas para la conservación.
  • Debe facilitar beneficios financieros y reforzar la toma de decisiones de la comunidad local.
  • Debe sensibilizar el clima político, ambiental y social de los países o zonas visitadas.
  • Ha de apoyar los derechos humanos y los derechos del trabajador.
    • Veamos algunas ventajas frente al negocio tradicional:
    • El turismo ecológico conlleva menos gastos en infraestructuras, tanto en la construcción de hoteles como de zonas de ocio (campos de golf, cines, grandes superficies, etc.),
    • El ecoturismo o turismo sostenible puede ponerse en marcha con poca inversión y permite ir aumentando la misma en función de cómo vaya creciendo el negocio.
    • Este método de desarrollo sostenible tiene una gran acogida entre el turista nativo y no sólo en los extranjeros, por lo que abarca un mayor número de personas lo que da más potencial para crecer.
    • El ecoturismo potencia el consumo de productos autóctonos y naturales de las zonas en  que se realiza. Aumenta el empleo y el rendimiento económico de los lugareños sin que estos tengan que cambiar de oficio sino aumentar la producción o adaptarla ligeramente.
    • Reactiva la economía y la vida en las zonas rurales.
    • Por lo general los gobiernos, tanto nacionales, regionales como locales, ofrecen ayudas económicas e incentivan todos los tipos de turismo sostenible. Es decir, que ahorren recursos naturales escasos y valiosos (en particular el agua y la energía) y que eviten en lo posible la producción de desechos.
    • El auge del ecoturismo ha generado en algunas zonas la especulación de las tierras y cambios de propietarios, algo perjudicial para las poblaciones locales.
    • Las visitas no controladas a zonas protegidas pueden dañar directa o indirectamente  la flora y la fauna. Hay casos en que se les da de comer a los animales (monos, aves, cocodrilos) para que los ecoturistas los vean mejor o los fotografíen, originando problemas en sus costumbres naturales sobre todo cuando dejen de hacerlo.
    • A veces no se hacen estudios suficientes sobre la capacidad de turistas en una zona para no sobrecargarla y evitar un impacto negativo.
    • Hay  limitaciones presupuestarias para planificar, promover, confeccionar y controlar el ecoturismo.
    • Escasean los exámenes objetivos y detallados sobre el impacto del ecoturismo, así como directrices para mejorar o cambiar el rumbo cuando sea necesario para estimular un ecoturismo más responsable y sostenible.

Artículos Relacionados