Parto vertical, lo más natural

El parto vertical, se asocia con una reducción notable del dolor y, de la duración de la fase inicial del parto, favoreciendo la salida del bebé.

Cada vez son más las clínicas y centros especializados que, proporcionan a las mujeres la posibilidad de dar a luz de forma tradicional o mediante el parto vertical (sentada o en cuclillas), considerado por muchos expertos como la forma más natural de traer un hijo al mundo.

Aunque parece una técnica novedosa, si investigamos un poco descubrimos que el parto vertical era la posición más frecuente en la que parían las mujeres hace siglos.

Antigüedad vertical, gravedad natural

De hecho, antes de que se conociera la anestesia epidural, el parto vertical era el más frecuente porque, se creía que la postura vertical facilitaba la expulsión del bebé con menos esfuerzos de la madre.

Los conocimientos actuales de fisiología han demostrado que el parto vertical, al permitir la acción de la fuerza de la gravedad dentro del útero, permite que el nacimiento del bebé sea más rápido y menos traumático.

En posición horizontal (tumbada), la pelvis de la mujer se retrae haciendo el proceso de alumbramiento más difícil. Sin embargo, en el parto vertical la fuerza de la gravedad facilita la dilatación, por la presión que ejerce el bebé sobre el canal del parto.

En posición vertical la vagina se amplía y acorta, pero además la presión de la cabeza del bebé sobre el cuello del útero ejerce un efecto hormonal que estimula la producción de oxitocina, y por tanto la dilatación.

La posición vertical acorta y amplía el canal del parto, permite que las articulaciones de la cadera se abran más para dar paso al bebé, facilita sus movimientos de rotación y permite que la fuerza de la gravedad le ayude en su descenso. Episiotomía y fórceps son procedimientos técnicos que sustituyen la fisiología de la mujer y la gravedad con evidentes y penosos efectos secundarios para la madre y el bebé.

Estudios recientes han determinado que en el momento del empuje final, la madre flexiona sus rodillas, lo que facilita el nacimiento del bebé, sin recibir tracciones ni rotaciones de cabeza, a diferencia de la técnica que emplea el fórceps.

Cada vez son más los especialistas que se decantan por las ventajas del parto vertical y también la OMS (Organización Mundial de la Salud) no está de acuerdo con el parto en posición horizontal porque la madre no puede controlar de la misma forma su cuerpo y por tanto ella y el bebé sufren más durante todo el proceso.

Ventajas verticales y desventajas naturales

No existe un consenso unánime entre los especialistas sobre qué método de traer un hijo al mundo es el más adecuado.

Para los defensores del parto vertical, la posición es ideal porque supuestamente la fuerza de la gravedad ayuda al bebé a descender a lo largo del canal del parto.  Se producirían menos desgarros y el alumbramiento sería más rápido.

Los defensores también sostienen que el parto vertical transcurre de una forma más rápida que el parto horizontal.
La ventaja del parto vertical es principalmente que es el parto más natural y beneficioso tanto para la madre como para el bebé, entonces

¿Por qué no está tan extendido?

No existe aún un estudio clínico científico y randomizado (basado en la evidencia) que pueda demostrar la superioridad del parto vertical frente al más común en occidente, el parto horizontal.

Según algunos especialistas, en esa posición el médico tiene menos control sobre el proceso sobre todo, en el supuesto caso de presentarse alguna complicación, como puede ser el sufrimiento fetal.

También afirman que la acción de la fuerza de la gravedad no es superior a las propias contracciones de parto, que se producen de forma natural tanto en una como en otra postura.

Conclusiones

Hoy en día, muchas mujeres están reclamando esta nueva forma de dar a luz, así como el parto en el agua también va ganando cada día más adeptas.

En el fondo escoger la forma de parir es algo muy personal, cada modalidad tiene sus pros y sus contras, tanto para el médico como para la madre y el bebé, dependiendo de muchas circunstancias.

En nuestro país, esta modalidad ya se lleva a cabo en algunos hospitales como el Hospital Costa del Sol de Marbella, y ha servido para que el grupo de profesionales al frente de este proyecto sea premiado por UNICEF como "Hospital amigo de los niños y las madres".

En estos hospitales se le ofrece a la madre elegir de qué manera quiere dar a luz a su bebé, contando con toda la asistencia médica necesaria, en el caso de algún tipo de complicación.

Las mujeres interesadas en tener a su hijo mediante un parto vertical, deben consultar a su médico para que les oriente sobre hospitales y centros privados que están especializados en el parto vertical, la opción más natural.

Artículos Relacionados