La Terapia Gestalt en qué ayuda

La terapia Gestalt es una psicoterapia que difiere de las demás poniendo el acento en el aquí y ahora y no en el pasado para así sanar holísticamente.

Qué es la Terapia Gestalt

Es una psicoterapia humanista que tiene un objetivo integral dentro de los aspectos psicoemocionales de las personas. Da importancia al aspecto creativo del ser humano y la integración de la fuerte relación cuerpo-mente dentro de la terapia, como parte de un sistema integral de salud y bienestar, donde también se incluye el mundo de las relaciones, tanto familiares como sociales en general.

Enfoque de la terapia Gestalt

La terapia Gestalt tiene un enfoque dirigido hacia la experiencia vital del momento, más que en la exploración de experiencia del pasado. Pondera la toma de conciencia del aquí y el ahora centrándose en los procesos mentales, emocionales y físicos.

Mientras que el resto de las psicoterapias tienden a indagar el pasado recóndito de los pacientes.

La visión de la terapia frente a eso es que las cuestiones del pasado sin resolver pendientes y los conflictos están en el presente, latentes para emerger y completarse cuando se observan esos estados aflictivos del ahora.

En qué se basa la Terapia Gestalt

La Terapia Gestalt se basa en la noción de autorregulación del organismo. Cualquier organismo sano es capaz de detectar su necesidad y de ponerse en movimiento para satisfacerla. En un proceso de creación y satisfacción de experiencias y necesidades, las personas contactan consigo mismas y con el ambiente para permanecer fuertes, equilibradas y crecidas.

Cuando estas experiencias y necesidades son interrumpidas y, por tanto, no llegan a satisfacerse, las personas se tornan fóbicas al contacto, con lo cual pierden vitalidad, espontaneidad, capacidad de expresión y van acumulando asuntos inconclusos.

El proceso terapéutico favorece el restablecimiento de la capacidad de contactar, de concienciar aspectos no reconocidos de la personalidad, de rescatar partes alienadas y reapropiarse de uno mismo.

Pilares de la terapia Gestalt

Alguno de los pilares más importantes de la Gestalt son:

  • El darse cuenta: Se trata de que el paciente se dé cuenta de forma inmediata de lo que está sintiendo, pensando o haciendo, para anteceder una posible conducta a modificar y, para antes de cambiarla, entender qué función tiene esa conducta para la persona y crear estrategias más sanas que la sustituyan.
  • El aquí y ahora: Estar en el momento presente, vivirlo y sentirlo sin adjetivos. Con ese objetivo, durante la terapia se utiliza recurrentemente el tomar conciencia del propio cuerpo.
  • Cómo, mejor que por qué: No interesa saber por qué (pasado) de un trauma problema, limitación, etc., sino el cómo (presente) ¿Cómo me siento? ¿Cómo estoy haciendo las cosas? ¿Cómo huyo? ¿Cómo lo supero de la mejor manera? Etc.

En qué nos puede ayudar la Terapia Gestalt

La terapia Gestalt, como todas las técnicas psicoterapéuticas, busca que el individuo descubra las causas de su sufrimiento, limitaciones internas o simplemente esas trabas que obstaculizan una buena relación consigo mismo y/o con el mundo, como:

  • Rabia.
  • Miedos.
  • Angustia.
  • Depresión.
  • Superar traumas.
  • Sentimiento de soledad.
  • Fortalece la autoestima.
  • Aceptarse a uno mismo.
  • Problemas de comunicación.
  • Tomar conciencia de fortalezas y debilidades.

En estas, como entre otras muchas cuestiones, la Gestalt puede ayudar, aunque como toda terapia tiene sus limitaciones y quizás para determinadas personas sea más apropiada otro tipo de técnica psicoterapéutica.

Orígenes de la Terapia Gestalt

La Terapia Gestalt fue creada y desarrollada por Fritz Perls (1893-1970) en los años cuarenta del pasado siglo con la publicación del libro "Ego, Hunger and Aggression: A Revision of Freud's Theory and Method" (Durban, 1942).

Influenciado por la escuela de la gestalt alemana de la que toma el nombre, pero sobre todo por el psicoanálisis freudiano de Jung y el de Rank y la fenomenología de Edmund Husserl.

En 1952, los Perls inaguran el primer Gestalt Institute en Nueva York y a finales de los 50 y comienzos de los 60. Con la boga del crecimiento personal en California, Fritz Perls se ve cada vez más inspirado por la idea de la terapia Gestalt, como forma de vida más que una terapia, y empieza a dar cursos de formación en esa línea en la Costa Oeste, tomando así cuerpo esta psicoterapia tal y como se conoce hoy.

Artículos Relacionados