Vitamina C o Ácido Ascórbico

La vitamina C o Ácido Ascórbico tiene muchas propiedades pero destaca por su conocido efecto antioxidante y fortalecedor del sistema inmunológico.

Características de la vitamina C o Ácido Ascórbico

La vitamina C es soluble en agua, lo que significa que su exceso se elimina a través de la orina. Su más alta concentración en los órganos corporales se halla en las glándulas suprarrenales, partes del ojo, músculos y grasa corporal.

La vitamina C es la más vulnerable ya que la destruyen múltiples factores como; el contacto con el oxígeno, el agua clorada, el cobre de las tuberías, el contacto con la luz, la cocción (la destruye en un 40%), la larga conservación y almacenamiento, dejar los vegetales en remojo y el humo del cigarrillo.

Funciones de la vitamina C o Ácido Ascórbico

  • La vitamina C mantiene la estructura de tendones, ligamentos, huesos y cartílagos (llamado tejido conectivo), por esta razón ayuda eficazmente a frenar la artrosis.
  • Refuerza las defensas orgánicas. Según un estudio realizado con 8000 personas sobre los efectos de la vitamina C sobre el resfriado común se observó que no evita que lo enganches pero sí disminuye de un 20 a 30 % la virulencia, es decir, la duración e intensidad de las enfermedades del frío.
  • La vitamina C es junto a la vitamina E y A, una gran antioxidante, evita el envejecimiento y la degeneración de las células al neutralizar los radicales libres (células desequilibradas que se encargan de destruir a las sanas)
  • Protege de la contaminación y de los efectos negativos del humo del cigarrillo. Un cigarrillo destruye de 25 a 40 mg. de vitamina C.
  • Ayuda a rebajar el exceso de colesterol.
  • La vitamina C evita la adherencia de grumos de colesterol y grasa en los vasos sanguíneos y fortalece las paredes evitando roturas y hemorragias internas.
  • Acelera la cicatrización en fracturas óseas tomada junto al calcio.
  • La vitamina C ayuda a la eliminación de metales pesados como el plomo, y protege de sustancia tóxicas como nitritos, insecticidas, ozono, radicaciones, disolventes, etc.

Síntomas de que estamos bajos de vitamina C o Ácido Ascórbico

  • Las encías sangran y se inflaman con facilidad.
  • Surgen o se forman hematomas y roturas capilares al más mínimo golpe.
  • Como se dice de forma coloquial, "lo enganchamos todo" es decir los virus parecen tener una especial predilección por nosotros.
  • Las heridas o cortes tardan mucho en cicatrizar.
  • Padecemos de anemia crónica.
  • Surgen arrugas prematuramente.
  • Hay dolores articulares o reblandecimiento óseo.
  • Los músculos están como cansados, débiles.

Cuando aumentar la ingesta la vitamina C o Ácido Ascórbico

  • Épocas de estrés o crónico.
  • En momentos de adaptación a un intenso calor o frío.
  • En caso de ser fumador activo o pasivo.
  • Consumo habitual de alcohol u otras drogas.
  • Después de pasar fiebres altas.
  • Embarazo y lactancia.
  • Niños durante toda la etapa de crecimiento.
  • Ancianos.
  • Internados en hospitales y postoperatorios.
  • Consumidores diarios de medicamentos.
  • Viviendo en cuidad.
  • Dietas muy carnívoras donde faltan vegetales frescos.

Según el Doctor Linus Puling, dos veces premio Nóbel y creador de la medicina ortomolecular, la toma correcta de vitamina C disminuiría un 50% la incidencia de enfermedades de cualquier etiología ya que es la deficiencia que más afecta a todo el organismo.

Contraindicaciones de la vitamina C

Las personas propensas o con historial médico de litiasis renal y gota no deben tomar dosis elevadas de vitamina C.

Qué alimentos contienen la vitamina C o Ácido Ascórbico (por 100 g.)

El grupo de alimentos más altos en contenido de vitamina C son las frutas y hortalizas crudas y frescas.

  • Acerola 1500 mg.
  • Escaramujo 1500 mg.
  • Brécol 210 mg.
  • Alfalfa germinada 200 mg.
  • Perejil fresco 166 mg.
  • Guayaba 150 mg.
  • Pimiento crudo 140 mg.
  • Kiwi 100 mg.
  • Hinojo crudo 93 mg.
  • Col bruselas 87 mg.
  • Coliflor cruda 69 mg.
  • Berro 60 mg.
  • Limón 55 mg.
  • Naranja 50 mg.

Promedio de mg. de vitamina C de medio vaso de jugo de frutas cítricas; de 45 a 60 mg.

¿Sabías que la vitamina C...?

El ser humano necesita ingerir en su alimentación alimentos ricos en vitamina C, ya que junto a las cobayas y el mono somos las únicas especies que no podemos sintetizarla.

La vitamina C puede ser natural (extraída de una fruta) o sintética (a partir de glucosa en el laboratorio) La de origen natural tiene la ventaja de que permanece en el organismo durante un periodo mucho más largo.

La vitamina C es mejor tomarla fuera de las comidas a fin de no interferir en el proceso digestivo.

En todos los casos le recomendamos consultar con su médico, terapeuta u otro profesional de la salud competente. La información contenida en este artículo tiene una función meramente informativa.

Artículos Relacionados