Cuidar la cara con ejercicios faciales

Conseguiremos una cara bonita, relajada y bien cuidada con solo dedicar unos cuantos minutos al día a la práctica de unos sencillos ejercicios faciales.

¿Por qué es aconsejable la práctica de ejercicios faciales?

Cuidarnos es fundamental no solo para lucir un buen aspecto sino también para estar más saludables.

Realizar ejercicios faciales es una buena manera de ayudar a nuestro rostro a lucir un buen aspecto lo que, sin duda, nos hará sentirnos mucho mejor.

El ejercicio nos ayudará a tonificar los músculos de la cara y a controlar la flacidez de la piel, si a esto añadimos una buena dieta y una buena hidratación nuestro rostro conservará un aspecto joven por más tiempo.

En nuestra cara hay alrededor de cincuenta músculos y al ejercitarlos no solo mejoramos el aspecto físico de nuestro rostro también estamos aliviando la fatiga visual y liberando tensión en el cuello y en la cara.

¿Qué beneficios se obtienen con la práctica de los ejercicios faciales?

Cualquier cuidado que prestemos a nuestro cuerpo nos reporta muchos beneficios, algunos de los que obtiene nuestro rostro con la práctica d ejercicio son:

  • Retrasar la aparición de las arrugas: los ejercicios faciales ayudan a reducir las líneas de expresión e influyen en la producción de colágeno.
  • Mejorar el cutis: al hacer ejercicios mejora la circulación de la zona con lo que llegan a nuestra cara más oxígeno y más nutrientes.
  • Nos ayudan a envejecer bien: mantener nuestra cara bien cuidada sin tratamientos invasivos es importante, nos hacemos mayores pero nuestro rostro conserva una elegancia y luminosidad muy naturales.
  • Previenen y corrigen: no importa la edad que se tenga es aconsejable la práctica de estos ejercicios, si se empiezan a hacerlos desde joven se previenen todos los problemas que hemos nombrado, y si ya padecemos alguno de ellos nos ayudarán a corregirlos.

¿Cuándo es conveniente realizar los ejercicios faciales?

Es aconsejable programar el tiempo que vamos a dedicar a la práctica de los ejercicios faciales.

Por la mañana al levantarnos o por la noche antes de ir a dormir dedicaremos diez o quince minutos a la realización de los diferentes ejercicios faciales que te proponemos.

Los movimientos sostenidos contribuyen a dar tono y firmeza a los músculos de la cara y el cuello, que necesitan las bondades de la gimnasia como cualquier parte del cuerpo.

Por supuesto para conseguir unos buenos resultados debemos ser perseverantes. Párate delante del espejo y observa detenidamente cada movimiento. Aprovecha el momento para relajarte y evitar que las tensiones del día dejen marca en tu rostro.

Ejercicios faciales para las distintas partes de la cara

  • Papada: este ejercicio nos ayudará, si somos constantes en su práctica, ha reducir de forma notable la grasa que se acumula en la papada. Con la mano derecha abierta, con los dedos pulgar e índice formando una L, estiramos la papada hacia atrás y hacia el cuello. Repetimos el movimiento varias veces. Al finalizar pasamos una esponja con agua fría por toda la zona frontal del cuello y la papada. Eso sí, este movimiento debe combinarse con los ejercicios anteriormente descriptos.
  • Párpados: estos ejercicios son ideales para fortalecer los párpados y resaltar la mirada. Rotamos los ojos hacia arriba, abajo, izquierda y derecha. Realizamos unas 20 repeticiones. Descansamos y repetimos la serie cuatro veces más.
  • Elasticidad facial: abrimos la boca como cuando bostezamos y la abrimos aún más (primero como si pronunciáramos la letra a y luego la letra o) Contraemos un lado de la cara y estiramos el otro. Hacemos esto alternativamente. Luego agarramos las mejillas con las manos, tiramos de ellas hacia afuera. Descansamos y repetimos todos los ejercicios faciales unas 10 veces. Estos movimientos nos sirven para dar elasticidad a la piel de la cara.
  • Mejillas: estos son unos ejercicios faciales ideales para moldear las mejillas y los pómulos. Cerramos bien la boca, soplamos, y llenamos la cara cuanto podemos con aire de manera que las mejillas se inflen. Echamos la lengua hacia la mejilla derecha y luego hacia la izquierda. Repetimos 15 veces.
  • Cuello: este ejercicio nos ayudará a tonificar los músculos del cuello. Sentadas derechas hay que inclinar la cabeza hacia atrás mirando hacia el techo, los labios se mantienen apretados unos segundo y luego se relajan. Colocamos el labio inferior sobre el superior contamos hasta diez y relajamos. Realizar diez repeticiones.
  • Labios: para fortalecer los músculos que rodean los labios frunciremos los labios y realizaremos la acción de lanzar besos durante, aproximadamente, tres minutos.

Artículos Relacionados

  • Bronceado natural
    Todos, hombres y mujeres, estamos un poco obsesionados por conseguir un bonito...
  • Cómo prevenir las arrugas
    ¿Cómo prevenir las arrugas? Una dieta variada, rica en vegetales y frutas, es...
  • Cremas para la cara
    En el mercado podemos encontrar infinidad de cremas para el cuidado de nuestra...