¿Cómo podemos eliminar la tensión que vamos acumulando?

Si te interesa saber como evitar la tensión en el siguiente artículo veremos las causas de que vayamos acumulándolo y como podemos eliminarlo.

Como evitar la tensión

Desde mi experiencia de años relacionándome con mi propia tensión y con la de las personas con las que me relaciono día a día, puedo asegurar que tener tensión significa tener miedo, vivir apresurado y con duda por todo.

Es una forma de vivir desde un esfuerzo constante en protegernos a cambio de una "falsa seguridad". Significa querer controlar el futuro ahora, temiendo  de que pasado mañana no seamos capaces de afrontar nuestra propia realidad.

Cómo saber que hay tensiones

El cuerpo es el reflejo de cómo vivimos y en él se proyectan todos nuestros pensamientos, emociones, sentimientos y acciones diarias. Sólo somos conscientes del cuerpo cuando sentimos alguna tensión, alguna tirantez, algún dolor o molestia en diferentes zonas del cuerpo y es en la cabeza donde está el 90% de las tensiones.

Sugerencias fáciles y eficaces para evitar la tensión

Cuando te des cuenta de que hay alguna tensión en tu cuerpo es muy probable que proceda de tu mente. Así pues, tómate un momento para estar contigo mismo, a solas, para repasar tu cuerpo y aliviar la tensión existente.

A continuación sugiero algunas técnicas procedentes de un científico del mundo interior, Osho. Son técnicas tan fáciles que realmente a mi me han ayudado mucho a disolver cualquier tipo de tensión que he creado en mi cuerpo:

Crea más tensión y después relájate completamente

En cualquier sitio donde te encuentres, de pie o sentado, tensa el cuerpo tanto como puedas, casi como si fueras a explotar, hazlo durante dos minutos  y después relájate otros dos minutos.

Haz todo tipo de muecas

Acostado, sentado o tumbado empieza a hacer muecas con tu cara. Te recomiendo que lo hagas antes de acostarte por la noche y al despertarte por la mañana delante del espejo. Por la noche te ayudará a descansar profundamente y por la mañana a preparar tu día con un poco más de humor.

Es muy probable que al mirarte reflejado en el espejo te rías de ti mismo y de todo lo que eres capaz de hacer con tu rostro. Experimenta esta técnica durante una semana y observa si la tensión desaparece.

Al hacer todo tipo de muecas se disolverán la mayoría de tensiones del resto del cuerpo porque la mayoría proceden de tu mente y ésta está en tu cabeza.

Relaja tus tensiones

Acostado en la cama, como todos los días, antes de que llegue el sueño observa como fluye tu energía desde los pies. Parte de ahí, observa el interior: ¿hay tensión en algún sitio? ¿En las piernas, en los muslos, en el estómago? ¿Existe tirantez, tensión?

Si encuentras tensión en alguna parte, trata simplemente de relajarla. No te muevas de esa zona hasta que sientas llegar la relajación. Si todo tu cuerpo está relajado te olvidas de que lo tienes. Al olvidarte del cuerpo te sueltas totalmente, te abandonas y creas un estado de relajación completa.

Para evitar la tensión… simplemente ríe, baila o haz deporte

Cuando te ríes con ganas, una carcajada salida del estómago, no solo de la cabeza sino del estómago, liberará todas las tensiones del cuerpo, así de fácil, simplemente ríe desde los pies hasta la cabeza.

Si no tienes motivos para reírte, empieza sin ganas, haciendo sonidos como si rieras y verás como creas una risa preciosa y natural. Al principio, haz como si rieras y la risa llega. Es como cuando no tienes ganas de nada y escuchas una música bonita, al principio no tienes ganas de moverte y después de unos minutos espontáneamente te ves bailando o tarareando la canción que escuchas. Pruébalo y verás que cambio. La risa es tan saludable. No existe otra medicina que pueda ayudarte más a obtener bienestar.

Busca experiencias que te hagan sentirte abandonado completamente, puede ser nadar, correr, bailar o algún deporte que te guste realizar.

Algunas reflexiones

Cuando cuidas tu cuerpo, lo nutres con lo que necesita, lo mimas y le prestas la debida atención, es decir, lo amas, es imposible que tengas tensión.

Al cuerpo no hay que forzarlo, hay que persuadirlo.

Como evitar la tensión

Vivir libres de tensión sólo depende de nuestra actitud y de la forma en que cuidamos de nuestros pensamientos, nuestros actos y de nuestras palabras.

Artículos Relacionados