Beneficios de la actividad física en nuestra salud

Los beneficios de la actividad física relacionados con la salud son indiscutibles. La práctica de ejercicio nos puede ayudar a vernos y sentirnos mejor.

"Mens sana in corpore sana" es la premisa por excelencia en lo que a salud se refiere.

El bienestar de todo se basa en el equilibrio y gozar de un buen estado de salud es sinónimo de disfrutar de un equilibrio armónico entre la actividad física, el alimento, el cultivar la mente y la interacción con nuestro entorno.

Nuestra vida ahora es más sedentaria

Hoy en día, no tenemos que correr detrás de nuestra cena, pues la tenemos lista en tan solo 5 minutos, tras calentar el envase en el microondas y levantar la tapa.

Además, como buenos "Homo sapiens", hemos sido capaces de crear gran cantidad de máquinas que nos hagan la vida más fácil. Teniendo, por consecuencia, que movernos menos para cualquier cosa de la vida diaria. Con un simple click y todo (o casi todo) está en nuestra mano.

Tanta tecnología nos hace, en muchos casos, perder la consciencia de los beneficios de la actividad física relacionados con la salud, y que "El movimiento es vida". Hay gente que tiende  a convertirse  en un cojín con forma de humano de su sofá, tendiendo pensamientos como: ¿Para qué charlar con un amigo mientras doy un paseo si lo puedo hacer a través de internet? ¿Para qué ir al mercado de mi barrio a hacer la compra, si puedo hacerlo a través de la red?

Mucha actividad mental (estrés)

No hay mayor agotamiento que el que produce estar todo el día pensando en qué tengo y no tengo que hacer, qué pasará si…, cómo será si… qué pensará mi jefe de mí, etc.

Por ello, el ejercicio físico va muy bien para desconectar de la rutina, y poder recargar las pilas, ya que el pasarse horas tumbado en el sofá sin moverse, favorece a qué le demos demasiadas vueltas al coco.

Actividad física y salud (beneficios a nivel físico y mental)

Los beneficios de la actividad física son muchos, destacamos los siguientes:

A nivel físico

  • Corregir la postura corporal.
  • Ganar fuerza y resistencia muscular.
  • Ganar flexibilidad.
  • Fortalecer el corazón.
  • Ganar capacidad pulmonar.
  • Mejorar nuestros reflejos.

A nivel mental

  • Ganar flexibilidad (ser más tolerantes).
  • Mejorar nuestra memoria.
  • Mejorar nuestra concentración.

¿Que deporte es el mejor?

Esta decisión es bastante personal. Para obtener todos los beneficios de la actividad física, la mejor combinación sería una actividad aeróbica (como, por ejemplo, bailar o caminar) con una actividad de estiramiento y/o percepción corporal-mental (como el yoga, el taichí, etc.).

El trabajo aeróbico es aquel en el que estamos en el 60-80% del ritmo cardíaco máximo (RCM = 220 - edad) siendo menos saludable el ejercicio anaeróbico (aquel que supera el 80% del RCM). Un ejemplo de ejercicio anaeróbico sería el ciclismo indoor, tan de moda hoy en día.

Sin embargo, desaconsejaría el running diario (por los impactos articulares y su repercusión en el suelo pélvico), así como el trabajo anaeróbico prolongado.

¿Cuántas horas?

Eso depende de varios factores pero si no somos deportistas de élite o profesionales del sector, lo adecuado podría ser de 1 a 2 diarias, descansando 2 días a la semana, por ejemplo.

¿Y si tengo poco dinero para apuntarme al gimnasio?

Para aprovechar todos los beneficios de la actividad física no es necesario apuntarse a un gimnasio. Hay muchas maneras de practicar ejercicio sin tener que pagar por ello. Ahí van algunos ejemplos:

  • Pasear por la playa o por la montaña. A las malas, puedes darte un paseo de una hora cada día por tu ciudad, variando el recorrido.
  • Ir al trabajo paseando, en bici, etc. en lugar de coger un autobús para 10 minutos. ¿Por qué no te levantas un cuarto de hora antes y vas andando?
  • En lugar de utilizar el ascensor utiliza las escaleras.
  • Puedes coger DVD de la biblioteca con diferentes ejercicios y ponértelos en casa.
  • Puedes ponerte la música que más te guste y bailar cada día un ratito en casa.

Aprovecha para hacer otros cambios (alimentación, prioridades en la vida, etc.)

Una vez que empiezas a hacer ejercicio el cuerpo te pedirá más y te sentirás genial cada vez que lo hagas. Además, está demostrado que ayuda a estar de mejor humor y a ser más positivo ante la vida.

Al activar tu cuerpo y adoptando costumbres más saludables, a tu cuerpo le irá apeteciendo, cada vez, menos comida basura.

Cuando, poco a poco, cambiamos nuestros hábitos por otros más saludables, nos escuchamos más a nosotros mismos y empezamos a disfrutar de los pequeños detalles de la vida.

Espero que ahora veas una mayor relación entre la actividad física y salud.

Artículos Relacionados