Menopausia y Homeopatía, buenos aliados

La homeopatía es una terapia alternativa que se ha mostrado muy eficaz para ayudar a superar las molestias asociadas a la menopausia. ¿Quieres saber como?

Que es la Menopausia

La menopausia no es una enfermedad, es solo el fin de la menstruación, el fin de la capacidad de poder tener hijos.

No hay una edad exacta de aparición de la menopausia, suele aparecer entre los 45 y 55 años, aunque hay casos en los que puede aparecer prematuramente.

Durante el principio de la menopausia la mujer experimenta cambios importantes tanto físicos como mentales. Es muy importante aceptar que la menopausia es una etapa natural en la vida de la mujer y hay que vivirla de forma positiva. Legar a la menopausia no significa dejar de ser mujer.

No se debe tratar la menopausia como si fuera una enfermedad pues no lo es.

Este artículo nos muestra como la homeopatía nos puede ayudar a superar los síntomas, en ocasiones muy molestos, que vienen asociados a la menopausia.

Tratamiento convencional de la Menopausia

Uno de los tratamientos convencionales que se da a la mujer cuando alcanza la menopausia es la terapia hormonal de reemplazo con ella se persigue evitar el proceso natural de envejecimiento y detener los supuestos problemas que conlleva.

Los últimos estudios realizados están demostrando que este tratamiento que puede reducir los sofocos, la sequedad vaginal y el riesgo de osteoporosis y enfermedades cardiovasculares, sin embargo aumentan el riesgo de padecer cáncer de útero y de desarrollar cáncer de mama.

Incluso los efectos positivos de esta terapia de reemplazo son relativos: un estudio publicado en el New England Journal of Medicine encontró que la terapia reduce el riesgo de osteoporosis, sólo si el tratamiento continúa por al menos 7 años.

Aún si este es seguido regularmente, a los 75 años hay de todas maneras una significativa pérdida ósea. Y en cuanto a la disminución del riesgo de desarrollas enfermedades cardiovasculares e infartos, sus beneficios se neutralizan si la mujer mantiene el hábito del tabaquismo durante este período.

Algunos de los efectos secundarios de la terapia hormonal de reemplazo son:

  • Distensión abdominal.
  • Aumento de peso.
  • Flujo vaginal.
  • Irritabilidad y depresión.
  • Cefaleas.

Homeopatía durante la menopausia

Para las mujeres que no quieren recurrir a la terapia hormonal de reemplazo existen otras alternativas. Entre ellas está la homeopatía que es una de las terapias más segura para tratar los síntomas de la menopausia ya que sin el uso de productos químicos estimula el equilibrio hormonal.

La homeopatía durante la menopausia, ha demostrado ser muy eficaz para el tratamiento de los sofocos, cansancio, problemas de sueño, dolores de cabeza, problemas que suelen aparecer durante la menopausia, consiguiendo atenuar e incluso hacer desaparecer estas molestias sin que aparezcan efectos no deseados.

Un buen homeópata aconsejará cuales son los remedios adecuados para el momento en que se encuentre la mujer. La homeopatía es una alternativa fiable y eficaz que trata a cada persona de forma individual proporcionándole el remedio más adecuado para el momento en el que se encuentra.

La homeopatía, para los sofocos en la menopausia

  • Sepia: este remedio es útil en los periodos en los que se producen episodios de calor seguidos de frío, se produce sudoración y se es propensa a la depresión. Se siente exhausta aunque el esfuerzo realizado haya sido pequeño. Se siente apática y depresiva. El ejercicio ayuda a mejorar, las exigencias emocionales hacen que empeore.
  • Fósforo: bochornos en la cabeza con marcada ansiedad; aparecen después de comer o beber. Mejora con la compañía, estando tranquila. Empeora estando sola, en las tardes
  • Sulfur: bochorno generalizado, incluyendo los pies, que le obligan a sacarse los calcetines o medias. Empeora en ambientes calurosos o sofocantes.
  • Belladona: bochornos con cara roja, congestiva, piel seca. Vienen y se van repentinamente y pueden ser tan intensos que la piel irradia calor. Se acompañan de agitación, intranquilidad, pesadillas, cefaleas e intolerancia al tacto.
  • Lachesis: los bochornos son más frecuentes en la noche, con transpiración. La cabeza se siente caliente, no así el resto del cuerpo. Cualquier presión sobre el cuello es insoportable. Fuerte estado emocional o procesos mentales activos concurrentes. Los síntomas se agravan con el calor, y a menudo, se calman o atenúan con el baño frío o metiéndose en agua helada. Tendencia a experimentar dolores de cabeza, especialmente en el extremo alto y palpitaciones cardíacas.

La Homeopatía para la sequedad vaginal en la menopausia

  • Staphysagria: molestias vaginales tipo picaduras o sensación de costura, a veces después de histerectomía o cirugía. Empeora con stress emocional.
  • Sepia: aversión al sexo. Inconformidad que empeora con el prolapso uterino y vesical. Muy depresiva. Mejora con el ejercicio, al aire libre. Empeora con las exigencias emocionales, el tacto, permaneciendo sentada
  • Brionia: paredes vaginales secas y delgadas, con dolor, ardor, sensación de herida con el movimiento y durante la excitación. Muy sensible al tacto. Constipación e irritabilidad.
  • Lypocodium: irritación vaginal con bochornos y ansiedad. La tensión y la ansiedad llevan a problemas digestivos, incluyendo sensación de ardor, indigestión, meteorismo y diarreas. Mala circulación, piel seca, especialmente el cuero cabelludo.

Artículos Relacionados