Programa de Suplementación

Seguir un programa de suplementación puede ser una ayuda extra que potencie los beneficios de una dieta sana y equilibrada y el ejercicio diario.

Según nuestras necesidades son diversas las plantas, vitaminas y minerales donde elegir y que contribuyen de forma natural a estar más ligeros de equipaje.
En mi experiencia clínica, las deficiencias más comunes suelen ser las vitaminas B y C, ácidos grasos esenciales (omega 3 y 6), y los minerales cromo, zinc y magnesio, principalmente.

Recuerda que el exceso de grasa que tu cuerpo tiene está más relacionado con un metabolismo lento y con la capacidad de tu organismo de combatir la toxicidad de las células y tejidos, que con la falta de fuerza de voluntad.

Activar el metabolismo

Los resultados de la temperatura basal nos permiten saber si es el funcionamiento de nuestro metabolismo es la causa del sobrepeso y si las medida a tomar deben ir dirigidas a normalizar su funcionamiento. Los siguientes suplementos nutritivos cumplen esta finalidad y son recomendables en cualquier plan adelgazante.

Riqueza en enzimas

Las enzimas son las moléculas que posibilitan todas las reacciones y cambios químicos del organismo, sin su presencia o en su déficit el metabolismo se ralentiza. Al aportar enzimas mediante la alimentación lubricamos y agilizamos la relación entre células.

La mejor garantía de aporte de enzimas y clorofila es una dieta rica en hortalizas y verduras de hoja verde, frescas, consumidas crudas, los cereales y legumbres germinadas y los alimentos fermentados como el Miso, el kéfir, el yogurt y el chucrut. Las algas azules como la clorella, la klamat y la espirulina también proporcionan una importante actividad enzimática.

Hay que tener en cuenta que las enzimas se destruyen a una temperatura superior de 60º, motivo por el cual una alimentación a base de alimentos cocinados, empobrece el depósito de enzimas del organismo adormeciéndolo con los años. Las enzimas como suplementación se toman a mediados o al final de las comidas.

Complejo de vitaminas B

Convierten los alimentos en energía al intervenir como co-enzimas imprescindibles en determinadas reacciones enzimáticas. Son esenciales para que los principios activos (hidratos de carbono, grasas y proteínas) de la dieta se asimilen correctamente. Entre ellas la vitamina B5 o ácido pantoténico resulta de especial interés para nutrir las glándulas suprarrenales, encargadas de que podamos afrontar bien los estímulos constantes de los azúcares refinados de la dieta.

Es además un factor clave para la formación de coenzima A, una de las más importantes del metabolismo que se encuentra en la ruta central del metabolismo de todos los principios activos. El suplemento de vitaminas del complejo B se tomar junto a los alimentos.

Ácidos grasos esenciales

Los ácidos grasos esenciales estimulan el metabolismo y por tanto, ayudan a adelgazar. Estas grasas buenas (no todas son malas) se encuentran en los aceites de semilla de prímula y borraja, en el pescado azul, aceite de germen de trigo y aceite de cártamo, en las semillas de girasol, calabaza y sésamo, en los frutos oleaginosos (almendras, avellanas, etc.) y en las algas. Como suplemento se ingiere junto a alimentos grasos como yogurt, ensalada aliñada con aceite de oliva, para facilitar su absorción.

Minerales

Evita los productos lights, contienen fosfatos que desequilibran la sutil proporción entre calcio y magnesio necesaria para que las células y los tejidos puedan expulsar el agua y presenten una mineralización equilibrada.

Un complejo de sales minerales que contenga fundamentalmente cromo, zinc, magnesio, calcio y fósforo será de gran ayuda para alcalinizar los fluidos corporales y estimular el drenaje de toxinas y residuos metabólicos que se producen durante la pérdida de peso. Además que garantiza que no haya deficiencias de micronutrientes Tomar junto a los alimentos.

Algas marinas

El consumo de alimentos y suplementos ricos en yodo como las algas marinas contribuye a tonificar el metabolismo endocrino. El yodo es un oligoelemento estructural de las hormonas tiroideas y por esta razón se recomienda para el buen funcionamiento de esta glándula.

El alga fucus, laminaria, wakame, entre muchas otras variedades pueden incorporarse como verdura en la dieta o como suplemento dietético de media hora a 60 minutos antes de las comidas principales. Consultar siempre con el médico o especialista si hay algún problema relacionado con la Tiroides.

Ejercicio físico

A parte de la dieta y los suplementos nutricionales, es importante mantenerse activo. Se sabe que el ejercicio ayuda a perder grasa. Cualquier tipo de actividad que la persona disfrute haciendo como caminar, nadar, bailar, jugar al golf, etc., ayudará a activar el metabolismo.

Las personas que no pueden seguir ninguna actividad regularmente, es muy importante que se mantengan activas en las rutinas del día a día. Por ejemplo, es aconsejable usar las escaleras en vez del ascensor; bajarse una parada antes del metro o autobús y caminar al lugar de destino; asegurarse de no estar muchas horas enfrente del ordenador o televisión, y, por el contrario, estirarse y moverse regularmente.

Aunque no se puede considerar un complemento dietético, si que el ejercicio físico moderado y constante estimula el metabolismo, razón por la he creído conveniente colocarlo en este apartado.

Un programa de suplementación general sería

  • Un complejo de multivitaminas y minerales: 1 pastilla después del desayuno.
  • Un complejo de las vitaminas B (50 mg.): 1 pastilla después del desayuno, comida y a media tarde.
  • Vitamina C (1 g.): 1 pastilla después del desayuno y comida.
  • Combinación de ácidos grasos esenciales (EPA/GLA): 1 perla después de cada comida.
  • Citrato de magnesio (200 mg.): 1 pastilla después del desayuno y cena.
  • Cromo polinicotinato (200 mcg.): 1 pastilla después del desayuno y comida.
  • Enzimas vegetales digestivas: 1 pastilla una hora antes de las comidas.

Opcional
En caso de tener las digestiones pesadas, acidez, gases, y molestias digestivas, y siempre descartando la posibilidad de una úlcera estomacal o duodenal, se puede introducir:

  • La betaína hidroclorida con pepsina (ácido clorhídrico): 1 pastilla al principio de cada comida.
  • Coenzima Q10 (30 mg.): 1 pastilla después del desayuno y comida.

Artículos Relacionados