¿Qué podemos curar con la moxibustión y cómo se aplica?

La Moxibustión es una técnica antiquísima de la Medicina Tradicional China pero ¿por qué después de tantos siglos continua teniendo tanto éxito?

¿Qué es la moxibustión?

La moxibustión es una técnica de la Medicina Tradicional China (MTC) que utiliza el calor de la artemisa para sanar. En la antigua China, para mencionar la acupuntura se utilizaban dos ideogramas: el de aguja y el de fuego.

Es decir, para la MTC, la acupuntura consiste tanto en la aplicación de agujas como en la aplicación de calor. Los chinos antiguos decían: "como la mujer soporta la mitad del cielo, la moxibustión soporta la mitad de las enfermedades".

Para la moxibustión utilizamos las hojas de la artemisa que, una vez secas, se muelen. Su polvo en incandescencia alcanza los 500 y 600 grados centígrados. Es un calor seco de gran calidad terapéutica cuando se aplica sobre los puntos de acupuntura, meridianos y zonas. Así se suma las propiedades del punto de acupuntura con las propiedades del calor.

Características de la artemisa

  • Composición química: su aceite esencial contiene cineol, linalol o tuyona, además de taninos, adenina, colina y vitaminas A, B y C.
  • Propiedades: tónica, aperitiva, digestiva, antiinflamatoria, antimicrobiana, analgésica.
  • Usos: es la planta para la mujer. Tradicionalmente se utilizaba para regular el ciclo menstrual, calmar los dolores propios del periodo y fortalecer la matriz. También es indicada en casos de anorexia, anemia, vómitos, atonía nerviosa y popularmente se utiliza para ayudar a la madre a recuperarse del parto.

Usos de la moxibustión

La moxibustión tiene la propiedad de calentar los meridianos, dispersar el frío y la humedad. También favorece y regula el flujo de la circulación de la sangre y de la energía, además de recuperar el Yang.

Por todo ello, es eficaz para mejorar el sistema inmunitario, es analgésica y antiinflamatoria en los dolores reumáticos, es desintoxicante, y regula el metabolismo y el aparato digestivo. En la antigüedad utilizaban la moxibustión para fortalecer la salud y prevenir las enfermedades.

Enfermedades en las que está indicada la moxibustión

La MTC diferencia dos tipos de enfermedades:

  • Unas son enfermedades Yin: frías, de metabolismo lento y que se vuelven crónicas. La persona se siente cansada, el pulso puede presentarse profundo, débil y lento. La lengua puede estar hinchada, pálida, con marcas dentales en los bordes, que sugieren un síndrome de deficiencia de yang de bazo. En este tipo de cuadro de vacío es donde sería ideal el uso de moxas.
  • Las enfermedades Yang: son calientes y muestran cuadros agudos. Acostumbran a ser de aparición rápida, como es un accidente con traumatismo, una intoxicación o la invasión de una energía externa perversa de viento, frio o calor. En este caso puede haber fiebre, inflamación, piel roja, irritabilidad… El pulso puede ser superficial, rápido y tenso. En estos casos, la moxa está contraindicada.

Moxibustión con conos

El polvo obtenido de la artemisa se puede utilizar en forma de conos de diferentes tamaños.

  • Moxibustión directa: se aplican los conos directamente sobre la piel, en el punto elegido; se enciende el primero (con una varilla incienso) y se van quemando conos hasta que el paciente no tolere el calor. Entonces se retiran a tiempo para no dejar cicatriz.
  • Moxibustión indirecta: entre la piel y los conos se coloca un elemento intermediario: ajo o jengibre. Se corta una rodajita es estos frutos y se le hacen varios agujeros. Luego sobre éstos se coloca el cono de moxa, que se quemará hasta que el paciente sienta dolor. En este tratamiento, aprovechamos las cualidades fungicida y calorífica del ajo y el jengibre.

Moxibustión con puro de moxa

Con todo, la forma más usada de la artemisa es aquella en que se enrolla como un puro. El puro se enciende y se aproxima a la piel, a una distancia de unos 3 centímetros aproximadamente, durante 3 a 5 minutos. Se va calentando suavemente para que el calor penetre en la profundidad antes de que el paciente sienta el dolor de quemazón. Este es el método más recomendable.

Enfermedades tratadas con moxibustión

Son muchos y variados los casos en que utilizamos la moxa: en las enfermedades por viento, frio y humedad, así como en el vértigo, la anemia, la amenorrea, la diarrea, la enuresis, los prolapsos, las metrorragias, la debilidad, etc.

Un caso muy típico y eficaz es el tratamiento para la mala posición fetal. Es muy usado por los ginecólogos chinos, y en Occidente ya se practica en algunos hospitales. Se usa esta técnica cuando el feto está mal colocado en el curso de las 3 últimas semanas. La embarazada debe estar semisentada y otra persona le aplica calor con puro de moxa templada en el punto 67 de vejiga "llegada del Yin", durante 15 minutos en cada punto, una vez al día.

Contraindicaciones y precauciones con la moxibustión

  • Hay que tener cuidado con no quemar al paciente.
  • No debemos utilizar la moxibustión en enfermedades que se caracterizan por calor.
  • Esta técnica nunca se emplea cuando hay fiebre a partir de los 38.
  • No es recomendable aplicarla en la cara.
  • En embarazadas no es conveniente la moxibustión en abdomen ni en zona lumbo-sacra.
  • Siempre hay que evitar puntos o zonas donde están los grandes vasos sanguíneos.

La moxibustión es un técnica sencilla, que puede ser muy útil tanto para profesionales de la salud como para uso doméstico. Sin embargo, antes de practicar es mejor acudir a un profesional.

Artículos Relacionados