La Transpiración excesiva, causas y remedios naturales

La transpiración excesiva o hiperhidrosis es un signo clínico por el cual la persona suda de manera excesiva e impredecible incluso en reposo o a temperaturas bajas.

Hiperhidrosis o transpiración excesiva

La transpiración excesiva o hiperhidrosis es el incremento de la sudoración en las zonas del cuerpo donde hay más glándulas sudoríparas como la cara, las manos y los pies, y las axilas, sin que se presente un estímulo que lo provoque como pudiera ser el ejercicio físico.

La hiperhidrosis presenta varios tipos

  • Generalizada o sistémica: el sudor afecta a toda la superficie del cuerpo.
  • Localizada o emocional: el sudor afecta zonas determinadas del cuerpo.
  • Idiopática: el exceso de sudoración es de causa desconocida.
  • Patológica: puede ser resultado de otras enfermedades.

El estrés y la ansiedad pueden provocar esta sudoración excesiva denotando su origen psicógeno. Cuando se produce a nivel general de todo el cuerpo suele ser debido a la fiebre. También puede ser un síntoma secundario de otras enfermedades como el hipertiroidismo.

La hiperhidrosis puede afectar notablemente a la calidad de vida de la persona que la padece, con una importante repercusión en problemas de autoestima, aislamiento social y ansiedad.

Síntomas

El principal síntoma de la hiperhidrosis o transpiración excesiva es la humedad causada por el aumento de la sudoración.

Las zonas corporales más afectadas suelen ser las axilas, las palmas de las manos y las plantas de los pies, la cara, las mamas y el pubis.

Diagnóstico

El diagnóstico de hiperhidrosis es subjetivo. El paciente es en la mayoría de los casos quién nota como, a diferencia de otras personas, tiene una transpiración excesiva sin razones aparentes y en mayor proporción a lo que es considerado normal.

Se puede establecer a partir de la historia clínica y un examen físico del paciente. Además, pueden realizarse pruebas electrofisiológicas para identificar alteraciones funcionales.

Causas

La sudoración es un mecanismo totalmente natural que ayuda al organismo a mantener estable su temperatura interna (homeostasis) y es fundamental para eliminar toxinas. Las personas sudan más con temperaturas altas, al practicar deporte o en respuesta a situaciones de nerviosismo, furia, vergüenza o miedo.

No obstante, la transpiración excesiva aparece sin que se den tales detonantes. Las personas con hiperhidrosis tienen glándulas sudoríparas muy activas.

Si la transpiración excesiva afecta a manos, pies y axilas, se conoce como hiperhidrosis primaria o focal y afecta alrededor del 2-3% de la población en los países desarrollados y, con una demostrada tendencia a presentarse en varios miembros de una misma familia.

Las causas que provocan la hiperhidrosis o transpiración excesiva son desconocidas pero se piensa tiene un origen nervioso y puede ser debida a un incremento de actividad del sistema vegetativo simpático.

La hiperhidrosis puede provocar un gran malestar personal, tanto a nivel físico como emocional.

En el caso de que la sudoración ocurra como resultado de otra causa médica, se le denomina hiperhidrosis secundaria.

Algunas enfermedades o afecciones que causan hiperhidrosis secundaria son:

  • Ansiedad crónica.
  • Menopausia.
  • Cardiopatía.
  • Accidente cardiovascular.
  • Lesiones en la médula espinal.
  • Procesos infecciosos como la tuberculosis.
  • Enfermedad de Parkinson.
  • Trastornos en la regulación de los niveles de glucosa.
  • Algunos medicamentos y drogas.
  • Hipertiroidismo.
  • Cáncer.

Remedios naturales

Algunos productos naturales que ayudan a combatir el sudor son:

  • Fitoterapia:
    • Salvia: poner una cucharada de salvia en una taza con agua hirviendo y tomar antes de cada comida.
    • Azahar: realizar infusiones de flor de naranjo con propiedades tranquilizantes y relajantes.
    • Tila y Valeriana: por sus propiedades sedantes.
    • Hojas de nogal: ayudan a regular la producción de sudor y, tienen propiedades antisépticas y astringentes. Se cuecen las hojas del árbol y se aplica el agua de cocción en forma de compresas.
    • Limón: aplicar zumo de limón en la zona de excesiva sudoración.
    • Vinagre de manzana: tomar una cuchara en ayunas.
  • Homeopatía: Nitricum acidum, Antimonium crudum, Sambucus, Sanguinaria, Sulfur entre otros, son remedios homeopáticos para distintos síntomas y características generales de tipos de hiperhidrosis.

Recomendaciones

La transpiración excesiva o hiperhidrosis puede ser la señal de una enfermedad grave. Es importante consultar con el médico si:

  • La sudoración es excesiva, inexplicable y prolongada.
  • La sudoración se acompaña de dolor u opresión a la altura del pecho.
  • La sudoración se acompaña de una notable pérdida de peso.
  • La sudoración se produce más frecuentemente en el período de descanso y sueño.
  • La sudoración se acompaña de dolor torácico y dificultades respiratorias acompañadas de fuertes y rápidos latidos cardíacos y pérdida de peso. Todos estos síntomas pueden ayudar al diagnóstico de hipertiroidismo.
  • En todos los casos le recomendamos consultar con su médico, terapeuta u otro profesional de la salud competente. La información contenida en este artículo tiene una función meramente informativa.

    Artículos Relacionados

    • Dieta Desodorante
      La dieta desodorante es ideal, como su nombre indica, para aquellas personas...
    • El cortisol
      El cortisol es considerado la hormona del estrés pues el organismo la fabrica...
    • Plantas para la ansiedad
      ¿Quieres conocer las plantas para la ansiedad más eficaces para esos momentos...