Riesgos de la inseminación artificial

La inseminación artificial es una de las opciones elegidas por muchas parejas que tienen problemas para tener hijos, pero es necesario conocer sus riesgos.

¿Qué es la inseminación artificial?

La inseminación artificial es un proceso de fertilización en el que el esperma es colocado mediante una técnica y un material especializado en el cuello del útero (inseminación artificial intracervical) o en el útero (inseminación artificial intrauterina) de una mujer.

¿Qué tipo de pacientes solicitan este tipo de tratamiento?

Las personas que solicitan la inseminación artificial son aquellas que no consiguen quedarse embarazadas a través de las relaciones sexuales.

¿Hay una garantía total de éxito?

No. De hecho no existe ninguna técnica que lo garantice. Las personas que de forma natural pueden concebir un bebé tienen un 20 % de posibilidades de conseguirlo en el primer mes. Con la inseminación artificial se ronda el 15 %.
Por supuesto que cada caso es distinto y los doctores informarán al paciente de sus probabilidades reales.

¿Cuántas veces se puede hacer?

Lo habitual es que se pruebe con cuatro ciclos. Si no ha conseguido el embarazo es difícil que haya éxito y se suele recomendar otros sistemas de fertilidad, como la Fecundación in Vitro.

¿Es muy cara la inseminación artificial?

El precio dependerá de muchos factores: el país, que el centro sea público o privado, las inseminaciones necesarias, pruebas complementarias, medicamentos necesarios, si los espermatozoides son de la pareja o de un donante, etc.

Riesgos de la inseminación artificial

El equipo médico siempre comentará a las pacientes los posibles riesgos de la inseminación artificial. Además se tendrá en cuenta la salud, en particular, de la paciente. Algunos de los riesgos de la inseminación artificial más habituales son:

  • Embarazo múltiple: aquí nos encontraremos con el riesgo lógico para la salud de la madre y de los fetos (evidentemente a mayor número de fetos mayor riesgo)
  • Problemas ováricos: la hiperestimulación de los ovarios, con la medicación pertinente, puede tener algunos efectos secundarios: alteraciones hepáticas, renales, acumulación de líquido en el abdomen, alteraciones en la coagulación, dolor agudo en la pelvis, etc.
  • Desequilibrio emocional: las parejas que ya llevan mucho tiempo buscando el embarazo pueden acumular mucha ansiedad por temor a que sea su última posibilidad de ser padres. Puede aparecer el miedo, la culpabilidad, el reproche, etc. Es importantísimo el apoyo mutuo de ambos miembros de la pareja y del centro donde se haga la inseminación artificial.
  • Otros riesgos de la inseminación artificial: la avanzada edad de algunas pacientes y sus propias enfermedades genéticas pueden condicionar el propio embarazo y los problemas que puedan aparecer.

Artículos Relacionados