¿Qué es la insulina?, beneficios y efectos secundarios

La insulina es un remedio que se administra a millones de diabéticos en el mundo pero veamos sus funciones y precauciones a tener en cuenta.

¿Qué es la insulina?

La insulina es una hormona producida por células especiales en el páncreas, un órgano grande localizado detrás del estómago. La insulina ayuda al cuerpo a usar y a almacenar glucosa (azúcar), la cual se produce durante la digestión de los alimentos.
La insulina se secreta hacia la sangre en cada comida, y permite al cuerpo usar la glucosa como energía para las funciones diarias básicas, como moverse y respirar.

¿Qué ocurre cuando tenemos alterada la producción de insulina?

  • Si no existe suficiente insulina, o si el cuerpo no puede usar la insulina producida, las personas desarrollan una afección conocida como diabetes y los niveles de glucosa en la sangre pueden ser muy altos. Si el cuerpo no puede usar la glucosa, empieza a descomponer las grasas para usarlas como energía. Esto genera productos de desecho llamados cetonas. Los altos niveles de cetonas ocasionan una afección peligrosa llamada cetoacidosis que requiere atención médica inmediata.
  • Por otro lado, demasiada insulina puede causar hipoglucemia (baja concentración de azúcar en la sangre)

Existen 2 tipos principales de diabetes

  • En la diabetes tipo 1, el páncreas no produce suficiente insulina. Las personas con diabetes tipo 1 siempre necesitan tratamiento con insulina.
  • Las personas con diabetes tipo 2 tienen lo que se llama resistencia insulínica. Su cuerpo produce insulina pero es poco eficaz y cada vez necesita más cantidad para hacer la misma función. Al final el agotamiento del páncreas puede acabar provocando una diabetes del tipo 1.

¿Cómo se administra la insulina?

La insulina debe entregarse al torrente sanguíneo, y usualmente se administra por medio de una inyección. Los médicos o las enfermeras les enseñan a los pacientes cómo inyectarse insulina.

Muchas personas con diabetes tipo 1 se inyectan la insulina debajo de la piel del abdomen, mientras que otros prefieren el brazo o el muslo. Algunos pacientes con diabetes tipo 1 usan una "bomba" de insulina que les administra insulina por medio de un pequeño tubo colocado debajo de la piel.

¿Se necesita cada día?

Las personas con diabetes que necesitan insulina deben tomarla todos los días. Necesitan insulina todo el tiempo para movilizar la glucosa de la sangre hacia los músculos donde se usa y necesitan suficiente insulina para utilizar la glucosa de los alimentos.

La dosis de insulina para las comidas depende de la cantidad de carbohidratos consumidos. Los niveles de glucosa sanguínea deben medirse durante el día tomando una pequeña gota de sangre (usualmente de un dedo) y colocándola en un medidor que mide el nivel de glucosa en la sangre.

Beneficios de la insulina

La insulina es vital para controlar los niveles altos de glucosa. Si no pudiéramos controlar esos niveles tan altos de azúcar estos provocarían graves problemas de salud que podrían acabar incluso con la vida del paciente.

Efectos secundarios de la administración de insulina

  • Hipoglucemia. La hipoglucemia es el efecto adverso más frecuente del tratamiento con insulina (el 36% de los pacientes presentaron algún episodio de hipoglucemia leve al año y el 2,3 % de hipoglucemia grave)
  • Aumento de Peso. Los pacientes tratados con insulina tienden a aumentar de peso. (1,4-2,3 kg)
  • Empeoramiento de la retinopatía diabética. Se ha descrito que una mejora rápida del control glucémico puede acompañarse de un empeoramiento en la evolución de la retinopatía diabética. Los pacientes de mayor riesgo son los que tienen retinopatía proliferativa.
  • Edema insulínico. Se observa generalmente al inicio del tratamiento con insulina o tras la corrección rápida de una hiperglucemia importante. Es un trastorno leve que se manifiesta por edema localizado o generalizado.
  • Cambios de refracción del cristalino (presbiopía insulínica) Se deben a los cambios osmóticos que se producen en el cristalino por las variaciones rápidas de la glucemia y que producen alteraciones en la acomodación.
  • Reacciones locales. La lipohipertrofia es el crecimiento localizado de tejido adiposo subcutáneo en respuesta al efecto lipogénico y como factor de crecimiento que las altas concentraciones de insulina producen localmente.
    Es un problema más frecuente en los pacientes con múltiples dosis de insulina inyectadas repetidamente en el mismo lugar, usualmente en el abdomen.
    La lipoatrofia es la pérdida de la grasa del tejido subcutáneo en el lugar de inyección causando adelgazamiento y atrofia. Es una reacción inmune a la insulina que es bastante frecuente.

Alternativas naturo-ortomolecular a la insulina (inyectada)

El paciente que opta por la alternativa naturista deberá ante todo empezar por una limpieza colonica de 14 días complementado con una dieta rica en alimentos que ayuden a normalizar la producción de insulina en forma natural.

Recomiendo el consumo de dietas vegetarianas supervisadas por el Medico Naturópata.
Los suplementos naturales sugeridos son: Chromium, Psyllium, fenogreco, curcuma, kathi, pitasala entre otros, y preferentemente en combinaciones herbáceas.
Recuerde que si decide por la alternativa naturista, sea esta llevada por el Medico Naturopata competente.

En todos los casos le recomendamos consultar con su médico, terapeuta u otro profesional de la salud competente. La información contenida en este artículo tiene una función meramente informativa.

Artículos Relacionados