El raquitismo, causas y tratamiento natural

El raquitismo es un problema que afecta a los huesos y que puede ser tratado fácilmente con la dieta adecuada y unos minutos de exposición al sol.

¿Qué es el raquitismo?

El raquitismo es un trastorno que provoca que los huesos se debiliten y se quiebren fácilmente. Es más común en los niños.
La formación de nueva matriz ósea se enlentece, y aún es más acusado este enlentecimiento en el proceso de mineralización.

De esta manera la relación mineral/matriz disminuye, llegando en ocasiones a un valor tan bajo que los huesos pierden su dureza y se deforman ostensiblemente.

¿Cuáles son sus síntomas?

Los síntomas generales del raquitismo son: palidez, flojedad muscular, posturas deformantes, sudoración en la cabeza, abdomen abombado, retraso en el crecimiento de dientes, etc.

  • Veremos que también dependen de la edad del niño.
  • Los neonatos pueden sufrir tetania neonatal y, más tarde, craneotabes (áreas no osificadas al cráneo), esta situación se produce porque la madre presentaba deficiencia de vitamina D.
  • En el caso de los niños pequeños, los signos más característicos del raquitismo son las piernas arqueadas y el rosario raquítico o alargamiento de la unión costacondral de las costillas. Es más frecuente un raquitismo menos severo y en ese caso no aparecen esos signos tan evidentes; en su lugar se puede observar un retraso en el desarrollo de la movilidad, de la erupción dentaria y del cierre de la fontanela anterior.
  • Si el raquitismo ocurre en la adolescencia se puede observar un alargamiento de la epífisis en el extremo de la tibia y mas tarde en fémur y peroné, así como deformaciones en tórax, lo que indica que las anormalidades suceden en los extremos en crecimiento de los huesos largos. El estirón puberal propio de la adolescencia puede precipitar esa situación.

Se ha de tener en cuenta que con el reemplazo de la deficiencia de calcio, fósforo o vitamina D, la mayoría de los síntomas del raquitismo desaparecen.

Causas del raquitismo

  • Sus causas pueden ser primarias o secundarias.
  • Dentro de las primarias se encuentran una deficiencia de ingesta alimentaria de vitamina D y/o una disminuida síntesis cutánea de la misma.
  • Entre las secundarias se encontrarían todas aquellas que interfieren con la absorción de la vitamina D a nivel intestinal o determinadas alteraciones hepáticas y renales.

La importancia de la Vitamina D

La vitamina D regula la absorción de calcio y fósforo en el cuerpo e impide la fragilidad de los huesos, ya que permite la mineralización del cartílago de crecimiento.

Fuentes alimentarias de vitamina D o Calciferol (por 100 g.)

  • El aceite de hígado de Halibut, esta es la mayor fuente animal conocida (30 a 40 veces más potente que el aceite de hígado de bacalao)
  • Aceite de hígado de bacalao (1 cucharada sopera) 1360 UI.
  • Salmón cocido 600 UI.
  • Sardinas frescas 480 UI.
  • Una yema de huevo 120 UI.
  • Quesos 100 a 300 UI (según el tipo de queso)
  • Cacao 100 UI.
  • Leche, un vaso, 95 UI.
  • Mantequilla.
  • Pipas de girasol, es la única fuente vegetal que aporta vitamina D en cantidades importantes.
  • Hongos shiitake secos (4 hongos) 249 UI.

Para el raquitismo se recomienda la exposición a cantidades moderadas de luz solar (unos 15-30 minutos, dos o tres veces por semana, es suficiente), ya que de esta manera nuestro cuerpo es capaz de sintetizar esta vitamina tan importante.

En algunos casos de raquitismo también se podría administrar la vitamina D en forma de suplementación así como otro suplemento de calcio y magnesio.

Importancia en la dieta

Se ha de administrar una dieta adecuada que cubra los requerimientos de calcio en cantidad adecuada  a las recomendaciones (entre 1000-1200 mg. día)

Fitoterapia para el raquitismo

Recomendable la cola de caballo, ya que es muy remineralizante.

En todos los casos le recomendamos consultar con su médico, terapeuta u otro profesional de la salud competente. La información contenida en este artículo tiene una función meramente informativa.

Artículos Relacionados