Presión arterial alta, como bajarla

La presión arterial alta causa muchísimos accidentes cardiovasculares por lo que es importante conocer sus causas y los remedios naturales adecuados.

La hipertensión arterial (HTA) es un aumento de la presión ejercida por la sangre en las paredes arteriales. La hipertensión arterial es uno de los principales factores de riesgo de las enfermedades cardiacas, de los accidentes vasculares cerebrales y de la insuficiencia renal. Se considera que el 25% de los hombres y el 18% de las mujeres son hipertensos.

¿Cuál es la causa de la presión arterial alta?

La presión arterial alta viene determinada por dos factores principales, entre muchos otros: la cantidad de sangre que circula, y el diámetro de las arterias por las que circula. Los riñones controlan el volumen de agua circulante y la cantidad de sal que contiene el cuerpo.

Estos dos hechos tienen efectos directos en la presión arterial alta: cuanta más sal en el cuerpo, más agua se retiene en la circulación, y más puede aumentar la presión arterial alta, lo cual a su vez puede aumentar la tendencia de las arterias a hacerse más estrechas.
En más del 95% de los casos, el origen de la hipertensión no está identificado.

En el resto de los casos es secundaria a un mal funcionamiento de los riñones, las glándulas suprarrenales, las tiroides, el estrés, etc. El embarazo y el uso de anticonceptivos orales también pueden producir presión arterial alta en algunas mujeres.

¿Cuáles son los síntomas de la presión arterial alta?

La mayoría de los afectados no tiene síntomas. En otros casos sin embargo, puede producir dolor de cabeza, vértigo, zumbido en los oídos, trastornos visuales, hormigueo en la punta de los dedos, etc.

Consejos generales

  • Mantener un peso saludable.
  • Hacer actividad física con regularidad (yoga, ejercicios aeróbicos)
  • Reducir el estrés.
  • No fumar.
  • Reducir la ingesta de bebidas alcohólicas, café, té y bebidas colas.

Reducir la ingesta de sal

La sal excesiva en la dieta causa retención de líquidos y aumento de la tensión arterial. Conviene reemplazar la sal común por sal del Himalaya, sal marina sin refinar, u otras especias como ajo, laurel, comino, orégano, etc.

Las necesidades diarias de sal están en torno a medio gramo al día (media cucharadita), pero en una dieta occidental normal se consume ocho veces dicha cantidad, no sólo en sal de salero, sino también en snacks, quesos, embutidos, condimentos, sopas de sobre, etc.

El sodio no está sólo en la sal, sino también en el glutamato monosódico, la levadura, etc., por lo que es importante leer las etiquetas de los productos envasados para hacer una dieta hiposódica.

Otras recomendaciones alimentarias

  • Reducir el consumo de carnes, grasas, fritos, embutidos, legumbres, huevos duros, quesos, salazones y vinagres.
  • Comer con frecuencia frutas, verduras, pescado y arroz integral.

Alimentos recomendados

  • Alimentos ricos en quercetina, un antioxidante potente que ayuda a bajar la presión arterial alta: manzanas, cebolla, ajo (además dilata las arterias y fluidifica la sangre), uvas, brócoli, verduras de hoja verde, frutos rojos (moras, arándanos, fresas, frambuesas, etc.)
  • Alimentos ricos en potasio: plátano, naranja, manzana, melocotón, melón, ciruelas, fresas, aguacate, pasas, dátiles, patatas, albaricoques, calabaza, pera.
  • Alimentos con efecto diurético: alfalfa, zanahorias, pepino, maíz, uvas, legumbres, mijo, nabos, algas, guisantes, piña, espinacas, berros, sandia, semillas de calabaza, apio.
  • Otros alimentos y especias recomendados: cereales integrales, frutos secos (sin sal), quínoa, azafrán, hinojo, pimienta negra, albahaca, estragón, jengibre, perejil.

Suplementos nutricionales

  • Aceite de Borraja, Aceite de Onagra, Aceite de pescado, Aceite de Lino: contienen ácidos grasos esenciales con propiedades anticoagulantes (no utilizar con otros medicamentos que fluidifiquen la sangre)
  • Coenzima Q10.
  • L-Arginina.
  • Calcio: protege al corazón, relaja las arterias y ayuda a mantener un equilibrio entre el sodio y el potasio
  • Vitamina C: disminuye la contracción de las arterias por lo que las flexibiliza y facilita el fluido de la sangre, reduciendo la presión arterial alta.
  • Lecitina de soja: previene que el colesterol se deposite en las arterias, favoreciendo la circulación de la sangre y evitando la hipertensión.

Fitoterapia

  • Plantas vasodilatadoras: ginkgo biloba, espino blanco, té verde, centella asiática, muérdago, tilo.
  • Plantas diuréticas: enebro, parietaria, fumaria, maíz (barbas o estigmas), abedul, diente de león, alcachofera.
  • Plantas fluidificantes de la sangre: jengibre, sauce, té verde, achicoria.

Aromaterapia para la presión arterial alta

  • Lavanda.
  • Limón.
  • Ylang-ylang.
  • Mejorana.
  • Melisa. 
En todos los casos le recomendamos consultar con su médico, terapeuta u otro profesional de la salud competente. La información contenida en este artículo tiene una función meramente informativa.

Artículos Relacionados