El martillo neurológico, aliado del quiropráctico

Muchas personas que acuden a la consulta quiropráctica se suelen preguntar cual es la función del martillo neurológico así que os lo vamos a explicar.

¿Qué es el martillo neurológico?

El martillo neurológico es un instrumento quiropráctico manual que surge tras 25 años de estudios científicos biomecánicos realizados por la NASA. Consta de un sistema de ejes, resortes y tornillos que, sincrónicamente, disparan una fuerza controlada.

Es una técnica que permite corregir subluxaciones vertebrales y articulares ocasionadas por traumatismos, problemas congénitos, de nutrición, ortopédicos, malas posturas, etc.
Estas subluxaciones producen dolor, contracturas musculares, espasmos y transtornos en el sistema nervioso y, por consecuencia, en órganos internos.

La utilización de esta técnica del martillo neurológico se complementa perfectamente con otras y, en ocasiones, es la herramienta principal del tratamiento quiropráctico.

¿Cómo funciona el martillo neurológico?

El martillo neurológico es una herramienta de ajuste de empuje manual. Los puntos de contacto rellenos reducen el impacto a la mano y al brazo del doctor o terapeuta.

Beneficios del martillo neurológico

Representa un nuevo concepto en fuerza liviana de suave impacto para el tratamiento sin dolor, diseñado de tal modo que, al aplicarlo, no causa estiramiento indeseado o fuerza en el paciente.

Por el contrario, se obtiene mucho beneficio por el estímulo que esta técnica del martillo neurológico brinda al actuar sobre los Centros Nerviosos Paravertebrales.

  • A la hora de tratar un paciente con problemas neurológicos, de origen articular, es muy efectivo, provocando un ajuste energético de la zona afectada.
  • El martillo neurológico sirve para reactivar tonos neuromusculares, ahí donde el cuerpo ha sufrido alguna alteración músculo-esquelético-neurológica.
  • Usado para ajustes cervicales, toráxicos, lumbares, así como íleum y extremidades.

Precauciones o cuando no se puede aplicar

Su diseño, tipo y regulación del golpe, nos permite aplicarlo sin temor, ya que nunca causa fuerza o estiramiento indeseado.

Las contraindicaciones para el uso del martillo neurológico son: ojos, conductos auditivos, ovarios, testículos y fracturas aún no consolidadas.

Artículos Relacionados